viernes, 17 de marzo de 2017

LA SALIDA

Mao Tse Tung tuvo que salir de los Infiernos por mediación de un francés que llevaba muchos siglos congraciándose con el Maligno, a causa que en reiteradas ocasiones dejaba ganar al dueño de casa partidas de ajedrez.

Cuando traspuso la gatera infernal, se lo vio a Mao muy alto y de porte atlético, recuperado de las dolencias y la edad senil que le habían llevado al óbito.

Lo primero que advirtió fue que su retrato había desaparecido de todos los muros y columnas de propaganda y las fotos de Teng Hsiao Ping reemplazando a las suyas se apreciaban en alto relieve y resplandecían aún en la noche y bajo la lluvia.

Quedó estupefacto ante los puestos de venta de periódicos. Allí la gente se reunía sin apuro a leer los titulares y a comentar jocosamente la nueva ley de matrimonio. Mao, olvidándose que era un fantasma tomó al azar algunos ejemplares.

Inesperadamente se encontró siendo tomado levemente por el brazo izquierdo por un polaco que había conocido en los Infiernos: Rostik Kaneruk, que en los ratos de ocio zurcía las caudas de los demonios y en horas comunes trabajaba de espía del Maligno.El mismo Mao sabía de muy buenas fuentes que el Secretario General lo tenía apuntado en la lista de los miembros destacados, por lo que al ex jerarca chino se le contrajeron los humores.
¿De servicio?, preguntó Mao a Kaneruk.”Visita de Turismo” , respondió el aludido.Mao pensó:: “Si dijo turismo es porque debe haber algo gordo”

El Vaticano, quizás ? ,preguntó Mao.
Acabo de enterarme que hay un polaco en el sitial de Pedro, el Apóstol”
Lo felicito, camarada Kaneruk: Ud. Siempre bien informado.


El delegado del Infierno rió con una risita socarronay llevándose las yemas de los dedos unidas hasta sus labios enviaba besos al aire con gesto divertido.
Mao – comenzó diciendo Kaneruk – el Jefe le ha tomado verdadera estima y desea que Ud. Progrese en la Carrera.
Honradísimo – murmuró el ex Premier.”Ud. Sabe que en la Carrera los servicios son todos iguales. Ninguno goza de mayor o menor jerarquía.

Me está dorando la píldora” , pensó Mao y quiso distraerse admirando una nave surta en el espigón más cercano.
El ex premier se dobló para tomar un objeto cilíndrico que yacía en un cúmulo de basuras a un costado de la dársena.Lo hizo girar hasta que lanzó un grito:

¡Coca Cola ! ¡Coca Cola envase de latón!!
Mao estaba tan rojo y doblegado por la elevada estatura,que le hacía recordar a Kaneruk una cacerola abollada en la que su madre cocinaba el borsch.

-Belcebú ha dicho que no hay inconvenientes en que abra usted una feria de novedades en París...
Mao dejaba escurrir unas  lágrimas sentado sobre un adoquín relamido por desechos de petróleo.
-Su labor estará concentrada en la compra y venta. Podrá viajar. Correr mundo y … quien sabe - le animaba el polaco.


Mao compórtese. Por mucho Jefe de Estado que Ud. Haya sido, por líder, todo eso ya pasó. Debe reconocer que la China de Mao ya no existe. Teng y los que sucedan a Teng pasarán y China seguirá siendo China. Este mundo está cambiando aceleradamente. Pronto sucederá un colapso internacional. Todos los países quedarán enterados que Fort Knox está vacío y que las reservas de oro se quemaron en las guerras perdidas, en carrera armamentista, en espionaje, sobornos y gobiernos títeres. Hasta nosotros dejaremos de usar nuestras anacrónicas colas archi-remendadas con similes de mono y adoptaremos rabos de dacrón. Imagine la inmensa población actual de los Infiernos va a septuplicarse en la próxima década. Belcebú en persona ha tenido que visitar a los directivos de la Casio para interesarles en una supercomputadora y banco de datos que pueda mantener nuestros archivos al día. No es fácil. Siempre se nos desliza algun internado, tal como usted mismo lo ha logrado.”

De inmediato se oyeron disparos de pistola. Hombres favorecidos por las sombras huyeron en bicicletas hacia el bosque cercano y como impulsadas por la misma mano endebles luces se encendieron en las cercanías. Desde la rada se dejó oir una sirena de alarma y algunos barcos, entre ellos el yankee, se iluminaron de proa a popa. Una gran manguera de incendios fue corriendo por uno de los muelles y a medida que los disparos se multiplicaban, el aire se iba llenando de signos de peligro que se azuzaban y perdían en torno al bosque. Finalmente un jeep de la Prefectura apareció gastando los faros con el “encendido a giorno”. Los militares aparecieron blandiendo con soberbia sus itaka.
Los cuatro militares bajaron del jeep, corrieron en diagonal, caminaron con sigilo junto a un muro que los visitantes del Infierno no habían advertido,dos de ellos estuvieron a punto de matarse chocando espalda contra espalda,pero nadie vio a Rostk Kaneruk dialogando con Mao Tse Tung ,sentados a horcajadas sobre la pared.
Tampoco escucharon el breve diálogo que ambos sostenían:

Es muy dura esta posición – decía el ex Premier achicando la eminencia de su voz.
Es excesivamente dura hasta para unos pobres diablos como nosotros “ , dijo el polaco.
-Permita que regrese a los Infiernos – rogó Mao y algunos lagrimones se le corrieron de los ojos.
Imposible. Belcebú lo ha confinado a la feria de novedades de París”

Rostik se sintió alcanzado por un estado de creciente euforia que le hizo sudar azufre, sin embargo dejó que el evadido masticara la negativa y luego dejó caer su respuesta:

Unicamente que pactemos una permuta. “¿Cuál?” exclamó Mao con ansiedad.
-Yo me haré cargo de la feria y Ud. Irá de zurcidor de las diablas caudas.

Mao pensó: “Polaco reaccionario” , pero antes de que el espía se arrepintiera de la oferta respondió: Que sea !!



sábado, 11 de marzo de 2017

BORGES Y SWEDENBORG




Continuando esta serie de “relatos de la Otra Esfera” os traemos hoy algunos fragmentos de un Ensayo acerca de Emanuel Swedenborg, que Jorge Luis Borges le dedicara , y donde ya desde las primeras líneas nos hace saber de Emanuel Swedenborg “ que recorrió este Mundo y los otros, lúcido y laborioso” , como lo testimonian los nueve volúmenes de ARCANA CAELESTIA,además de toda su obra anterior dedicada a temas diversos, entre ellos la Mineralogía.

Mas adelante nos dice Borges: “Como Buddha ,Swedenborg reprueba el ascetismo, que empobrece y puede anular a los hombres. En el confín del Cielo vio a un eremita que se había propuesto ganarlo y que, durante su vida mortal había buscado la soledad y el desierto.Alcanzada la meta , el bienaventurado descubre que no puede seguir la conversación de los ángeles ni penetrar las complejidades del Paraíso. Finalmente le permiten proyectar a su alrededor una alucinadora imagen del yermo. Ahí está ahora, como estuvo en la tierra, mortificándose y rezando, pero sin la esperanza del cielo” .

¿Por qué Swedenborg reprobaba el ascetismo? Porque los Seres hemos surgido del mismo Seno de la Divinidad y la Divinidad es por sobre todo AMOR y es obvio que los seres brotados de su Seno debemos vivir nuestras Vidas generando y recibiendo Amor el cual es el estado perfecto de nuestra Alma.

No somos mejores personas por apartarnos de nuestro prójimo. Al contrario. Al separarnos de nuestro entorno estamos dejando de corresponder a las corrientes de Amor que ciertamente nos contienen. Apartados de la Humanidad, difícilmente recibimos y damos Amor, que es lo esencial.

Lo más penoso que le sucedió al eremita fué no tener siquiera con quien dialogar. Con quien compartir palabras, gestos, silencios, sonrisas y por que nó, lágrimas. De ahí que al hallarse en la compañía de los Angeles, no comprende sus diálogos.

Nos refiere J.L.Borges en su ensayo que el padre de Emanuel fue un eminente obispo luterano. “No deja de ser significativo que a la salvación por la fe, piedra angular de la reforma que predicó Lutero, antepusiera la salvación por las obras, que es prueba fehaciente de aquella” .
Aquí ingresamos en aquellas Palabras de los Evangelios: “La fe sin obras muerta es “ . Quien posee Fe debe realizar sus obras, con el pensamiento unido a una perseverante Humildad, porque cada uno de nosotros ha venido a este Mundo a cumplir una Misión, que en definitiva son obras, aunque adquieran la forma de pequeñas losas de un Camino o imperceptibles escalas que vamos reuniendo mediante las palabras para aquellos que como nosotros buscamos las respuestas a los infinitos por qué que trajimos al nacer.

Ilustración: Retrato  de  Swedenborg.The formula  for Creating Heaven  on Earth .





domingo, 5 de marzo de 2017

TRUMP Y LA INMIGRACIÓN







Silicon Valley ya no puede disponer de Médicos, Matemáticos o Ingenieros mediante el sistema de visado H1-B exprés que le permitía en tan solo 2 semanas tener a sus nuevos miembros en funciones. Trump ha cancelado el sistema de visados preferidos.

Tal como nos dice Ana Piano, asidua lectora de las páginas de “El País”: “El tema es que, Trump nunca ha necesitado nada, nunca ha vivido problemas económicos, nunca ha sido inmigrante.. nunca ha.. nunca... no tiene la más remota idea de lo que sufre la gente que sí ha tenido que luchar en la vida. El mítico alcalde de NY, el que de verdad hizo el NY de hoy... Ed Koch, judío de nacimiento, dijo de él que era arrogante, déspota, egoísta y mala persona. Todos quienes le han conocido y tratado anteriormente dicen lo mismo... así es que "de Mesías nada de nada" y nunca EEUU como bien dices, tuvo grandeza en nada, es un país grande... nada más. Y ni son autóctonos ni han respetado nunca a los que sí son de allí, los indios, a los que masacraron y quitaron absolutamente todo y encima dieron una imagen de que los malos eran ellos... ahora están alcoholizados y perdidos en el siglo XXI sin nada que decir a la sociedad y sin respeto alguno por sus costumbres. “

Lo realmente cierto es que las mentes brillantes nacen en cualquier punto del Planeta y Silicon Valley ofrece a esas mentes brillantes el sitio exacto para seguir creciendo y desarrollando sus virtudes y conocimientos.

Es evidente que el actual Presidente de los Estados Unidos no valora el potencial de Silicon Valley y ni siquiera está orgulloso que ese sitio tan especial forme parte de su dilatado imperio.

Juraría que Donald Trump aún no se ha enterado que ni Werner Von Braun ni Albert Einstein , entre tantas otras eminencias no nacieron en USA , sino que ellos también llegaron como inmigrantes.


Trump cancela el sistema de visados preferidos en Silicon Valley”
Rosa Jimenez Cano – San Francisco 5/ 03 / 2017
El País , versión digital.

Foto: Einstein por Biográfica.info.


domingo, 26 de febrero de 2017

R A M I R O


Era un español nacido en algún punto del Norte de la Península ibérica, sin edad y aficionado a las novelas policiales inglesas de principios del siglo XX, igual que a contar cuentos de aparecidos, de esos que circulan en la sobremesa nocturna de los hogares galaicos, donde los niños abandonan la mesa llenos de terror ante la perspectiva de caminar junto al espejo de algún antiguo mueble para llegar de  puntillas  hasta  su cama.

Ramiro se los conocía todos y en las madrugadas de enero y febrero, se los iba narrando al conserje . Allí desfilaba el Apóstol Santiago sobre su blanco caballo, espada en alto lista para cortar las cabezas de los moros. La mujer que lavaba su larga cabellera en un río de aguas doradas en lo profundo de la noche, el sátiro que huía perseguido por el marido de una bella mujer, o la marcha de la nave incendiada que pasaba a ras de tierra y se llevaba a cuanto trasnochador regresara con premura a su hogar y cuando los primeros rayos de Febo asomaban, caía el secuestrado por la Santa Compaña en cualquier sitio.
Jubilado prematuramente por quién sabe que rara enfermedad, logró convencer a los administradores del Hotel que él bien podía desempeñarse como sereno, auxiliar del conserje del turno noche en la temporada estival.

Todo el bullicio que habitualmente reinaba en aquél lugar, en la época invernal se convertía en una zona inhóspita, que la ferocidad de los vientos impedía el paso de personas y animales. Acaso de tanto en tanto algún murciélago se colgaba en alguna de las cornisas de la fachada y él, aprovechaba para desalojarle antes de la llegada del Sol en el horizonte.

Ramiro cumplía su rutina noche tras noche. Recorría piso por piso, observaba que las ventanas interiores y externas estuviesen cerradas y exactamente a las 3 de la madrugada, oprimía el botón del ascensor y subía al último piso, para prepararse unas tostadas y saborear el rico café con leche que llevaba en su termo.

Cada noche repetía los mismos pasos, y realizaba con puntualidad sus rituales nocturnos.
Una noche - la última de todas - le atacó una suave modorra y lentamente su cuerpo se deslizó hasta el mismo piso del ascensor.
El personal de limpieza le halló plácidamente dormido. Le llamaron por su nombre, luego le palmearon delicadamente los carrillos, y ahí se dieron cuenta que Ramiro había pasado a mejor vida.

Cumplieron todas las diligencias de estos casos, lo entregaron a su familia, y pasaron el resto de su jornada laboral hablando de Ramiro.

Con el transcurso de los días, tanto el personal de limpieza como todos cuantos trabajaban en la temporada veraniega en el Hotel, se fueron enterando de la situación: exactamente a las 3 de la madrugada el ascensor emprendía su ascenso al último piso sin que persona alguna lo manipulase. Veinte minutos mas tarde, tan misteriosamente como había subido, bajaba.

No se podía creer. Pequeños grupos de dos, de tres personas se quedaron haciendo guardia para observar el comportamiento del ascensor a las 3 de la mañana. Y todos observaron lo mismo.

Los que pretendían ser testigos de la actividad se ubicaban juntos en un sillón de tantos que había en el hall principal del Hotel.Ninguno se movía del sitio. Previamente habían revisado – tal como lo hacía Ramiro - cada una de las habitaciones, para cerciorarse que no había nadie en el lugar. Nadie, excepto los 2 o tres que recorrían con sigilo cada uno de los pisos.

A las 3 en punto el ascensor iniciaba la marcha en solitario que culminaba en el séptimo piso. Veinte minutos después, regresaba al punto de partida.

Ilustración: dibujosbonitos.com






sábado, 18 de febrero de 2017

DORA (Sala de Proyecciones IV)






Había llegado a refugiarse en casa de su hermana mayor hasta carente de ropas interiores. La hermana la recibió y la fue dotando de un modesto ajuar, pero ajuar al fin.
En apenas un par de años fue urdiendo la forma que la hermana mayor dejase aquél rancho con paredes de adobe y techo de pajas, camelando al hombre que cuidaba de larga data aquellas tierras donde cada año sembraba patatas y luego alfalfa para alimentar al caballo.

La zona donde vivían había pasado de ser una sección de quintas, a convertirse en todo un barrio de vecinos nucleados en torno a la Parroquia, y aquél rancho escondido tras un cerco de ligustros y rositas rococó, iba resultando un exabrupto para el vecindario.

Logró sus propósitos. Dora quedó como ama del rancho, mientras su hermana era compensada con una modesta casita de materiales, con hasta baño instalado. Todo un lujo que ni Dora ni su hermana imaginaron.

Como aquella era una ciudad dedicada al Turismo, Dora se las ingenió para ingresar como mucama en alguno de los muchos nuevos y viejos hoteles de aquella urbe. Al poco tiempo se lió con uno que hacía de mozo en las horas del almuerzo y la cena, y con su labia lo convenció al cuidador de las tierras y lo llevó a convivir al rancho. Fueron progresando gracias a los sueldos y propinas que el verano les dejaba y cuando aquellas tierras se lotearon, los dueños dieron al cuidador un lote donde fueron construyendo su casita. Ya para entonces eran un trío . Así como suena.

El que hacía de mozo era dado a la bebida y llegaba en malas condiciones a la casa , dando portazos y gritos, que enteraban al vecindario de los pormenores de sus privadas vidas.

Dora nunca hizo la calle – como otras mujeres - pero el mozo le traía de tanto en tanto clientes. Hasta la misma Policía de aquellos tiempos les visitó, alertados por las praxis que en la casa ocurrían.

Años pasaron de igual modo. Hasta que Dora comenzó a experimentar el acoso de una dolencia. Llevada al Hospital, le diagnosticaron una triste enfermedad.

El cuidador de las tierras – ya anciano – lloraba sentado en los escalones de la entrada a la casa. La gente se conmovía. “Está enferma la Dora” , repetía entre sollozos.

El presunto marido había comenzado a hacer las compras. Ya el continuo consumo de bebidas alcohólicas le hacía protagonizar hechos diversos: perdía las llaves de la casa, perdía la billetera, salía calzado y regresaba descalzo.

Los vecinos que apenas les daban el saludo, comenzaron a interesarse por la salud de Dora. Alguien contó que se había rodeado de todo un altar con imágenes de la Virgen y algunos Santos, y que día y noche oraba, y hasta un vecino de ascendencia rusa le había obsequiado un pequeño ícono del siglo XVII.

Para cuando los vecinos mas católicos de la vecindad la visitaron, Dora estaba realmente transformada. Tenía plasmada en el rostro la cara del Profeta Daniel, el del Pórtico de la Gloria. Y cuando finalmente abandonó este Mundo, en su entorno se olía a santidad.

Cuando ingresó a los recintos de la Sala de Proyecciones, el Guía no le mostró película alguna. “Es cierto que los placeres que brindaste te fueron pagados. Pero, al menos les brindaste a aquellos hombres solitarios una ternura que fue auténtica. Vete en Paz, Dora!” le dijo y de inmediato unos jóvenes ángeles la llevaron en volandas.

Ilustración: ru.depositphotos.com


viernes, 10 de febrero de 2017

FORTUNA




Imagen relacionada




Las Leyes lanzaban los Destinos según estaban inscriptos en el Libro de la Vida. Cada Ser tenía un día y una hora señalada para ser parido. Fortuna fue lanzada en un día y hora tan exactos, que jamás Matemático alguno hubiera siquiera rozado la perfección surgida de sus natales cifras.
Las criaturas designadas a encarnar La Fortuna nunca llegan solas. Son acompañadas por dos Guías sapientes y sagaces que poseen el don de pasar desapercibidos entre cualquier muchedumbre.

Fortuna creció en una aldea africana de los antiguos dominios de la Reina de Saba. Eran familias de abolengo que se decían descendientes directos de la mítica reina y vivían en las cuevas que mayor frescura conservaban .

Llevada por sus Hados , Fortuna inició su apostolado saliendo a las ferias que se instalaban en los egidos de las ciudades populosas. Se apoyaba en alguna de las viejas y colosales columnas construidas por gente desconocida y mientras con la mano izquierda cuidaba de su propio manto, su mano derecha permanecía extendida en espera que alguien le donara una limosna. 

Fuesen los óbolos de plata gastada,de oro puro o de cobre, ella se inclinaba agradeciendo. Lo que nadie supo nunca fue que Fortuna otorgaba el don de su nombre a quienes la veneraban.

Marchó tranquila por los caminos, por las calles, siempre con su derecha extendida. Su belleza impactó en millones de ojos. Tanta prosperidad se extendió por el Continente africano, que Fortuna decidió hacerse a la mar para posar sus desnudos pies en tierras de personas infortunadas.

Así se enteró que la gente de su color era esclavizada.

Ella misma estuvo a punto de ser rematada en el Puerto de Marsella, si sus Guías no hubieran movido sus invisibles cordajes.
Primero la confundieron con una pitonisa y le rogaban que leyera sus manos. Fortuna acariciaba las manos que se le mostraban, las besaba con Amor y con la mirada de sus ojos de amatista cada uno marchaba de su lado sin imaginar el don que ella terminaba de legarle.
A pesar de los permanentes cuidados de los Guías, alguno descubrió los dones de Fortuna y cada mañana apenas amanecía, encaminaba sus pasos en pos de su presencia. Dejaba su óbolo y se alejaba.

Entonces sucedió que la bella Fortuna fue enviada a un mundo distante años luz de la Tierra, pero antes de ser llevada , pidió que su Don afortunado pasara a todas las personas que llevaran en este Mundo su color de piel y que al ser honrados por los blancos, concedieran a ellos la bendición.

No pudo saberse si este legado de Fortuna trascendió en algún sitio. Lo cierto es que a las puertas de los hoteles de lujo se volvió tradición que los porteros que recibían y despedían a los huéspedes tuvieran el aspecto  de  Fortuna,para que la Prosperidad siempre animase a sus clientes.


El legado de Fortuna continúa.

Ilustración: www.torreciudad.org.