Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

ESTAMOS FREGADOS

El joven no hablaba bien. Su lenguaje era tosco. Cuando comenzaba a decir, decía:”Estamos fregados”.


Oli no sabía que pensar, porque el joven y su hermano menor se veían mas bien sucios y desprolijos. Guma no hablaba casi. Solo movía la cabeza y cuando el joven y su hermano aparecían les llevaba de los bollos fritos de Oli que nadie comía al banco de piedra que estaba en la entrada de la casa.


Algunas veces Guma les hacía una pregunta: ¿Que hubo? Y ambos a la vez iniciaban el relato:


“Estamos fregados. Bien. Mal. La vieja sale a las mañanas muy temprano con un tazón vacío y cuando llega al caserío va tanteando los carruajes. Ella tiene un berbiquí dice. Si te doy tus 2 minutos de felicidad cuánto me regalas.El hombre se ríe y si es bueno le dá algunas monedas . Si es malo hace alguna cosa prohibida. Le dá unos pesos del país del norte y se larga cantando en su carro.”


Cuando a la vieja le vale su encanto nos trae comida. Ese día no estamos fregados. Nos hace sacar los catres al sol…

Entradas más recientes

POR TU CULPA

DE TURISMO EN EL VATICANO

CARTA ABIERTA

EL COLIBRI

GIUSEPPE CONTE

UNIVERSO DE TRAGONES

YUNUS: " UN MUNDO CON TRES CEROS "

EL CASO DEL BEBE ALFIE EVANS

ESPERANDO A ROBOTINA

JUGANDO A LOS DADOS CON LA ETICA

Páginas vistas en total