lunes, 26 de junio de 2017

¿DALÍ PROGENITOR ?




Que Salvador Dalí fue un surrealista, nadie lo duda.

 A tal punto lo surreal va unido a Dalí, que trasciende su mismo óbito 28 años después de ocurrido, y en su condición de difunto será exhumado por razones de orden genético y legal. De modo que sus mortales restos serán verificados por la Ciencia siguiendo los protocolos establecidos para dilucidar si Salvador Dali es el progenitor de Pilar Abel Martínez.


Esta realidad la está haciendo posible “ la Jueza María del Mar Crespo, titular del Juzgado de Primera Instancia número once “ que autorizó los protocolos para poner en averiguación si los genes de Dalí tienen coincidencia con los de Pilar, nacida en 1956.

Todo esto nos lo ha participado Jesús Ruiz Mantilla – el autor del artículo- quien descree de la posible paternidad de Dalí.

Personas que conocieron personalmente a Salvador Dalí - años ha! - nos confiaron que Dalí era la obra de Gala, su mujer. Ella era la que impulsaba el 99% de las extravagancias que el pintor generaba. Y fueron precisamente todas esas invenciones escabrosas las que elevaron en el Nuevo Mundo el valor de las obras , que permitieron a Dalí ser Dalí.

Un genio al que sus amigos consideraban un hombre tímido. Luego en Londres conoció a Sigmund Freud, y desde entonces, Dalí se daba rienda suelta en sus diarios personales.

Gala fue la gran manager de Salvador. A tal punto coincidieron, que cuando se produjo su encuentro en Cadaqués, Gala era la esposa del poeta Paul Eluard, que en realidad se llamaba Eugene Emile Paul Grindel , y desde entonces no se separaron jamás.
Será la Ciencia quien nos devele el misterio.

Fuente: "¿Una  hija del  gran  maturbador?" /  Wikipedia .
Jesús  Ruiz Mantillo - 26 / 6/ 2017
El País.es   versión digital
Foto: Periódico La  República.








viernes, 16 de junio de 2017

LA CUNA



Resultado de imagen para Moisés  para  recien nacidos




La  anciana  había  llegado  a  duras  penas  hasta   el  borde  de  la  escalera que  descendía  al  subsuelo. La  había  llamado  por  el  nombre,  había  golpeado con el  bastón  el  escalón de  madera,  y  por  último  el  latón  de  un  juguete  inservible.
Recién  entonces  ella   subió  y  oyó  el  reclamo  de  la  anciana.

-Una  mujer  joven    pide  ropas  de  bebé,  una  cunita ...  y  recordé  el  moisés  donde  duerme  el  perro.
La  quedó  mirando  con  tristeza. No  respondió  y  ambas  iniciaron  la  marcha  por  la  casa.
-Es  que   el  moisés  del  perro  huele  muy  mal. No  es  para  una  criatura. No podemos  brindar a un  bebé  el  reposo  de  un perro.

-  La  muchacha  no  tiene  nada.  Nada  de  nada. Solo  su  bebé  próximo  a  nacer.

La  anciana  la conocía  bien. Fue  donde  el  viejo  moisés  ,  lo  llevó  hasta  el  final  del  patio  y  lo  volcó.  El  perro  había  destrozado  todo.  El  colchoncito,  las  frazaditas  que  con  tanto  esmero   ella  había  tejido  junto  a  la  ventana .No se  podía  creer  que  aquél  montón  de  fragmentos  informes  habían  sido   el  moisés  de  un  bebé. 
Conectó   el  sistema  de  riego   y   apeló  a  un  chorro   fino  e  intenso  para   terminar   de  quitar  de  entre  los  mimbres  los  fragmentos  adheridos.  
Miraba   aquel  fluir  de  basuras  acumuladas  ,  desde  otra  vida  y   otras  ilusiones  que  no  pertenecían al  ahora. 
-         Si  lo  cepillara ...  -  le  sugería   la  anciana.

  Al  final   lo  cepilló  y  lo  volvió  a   agredir  con  el  potente  chorro  de  agua,  como  si quisiera  exorcizar  al  canasto  del tiempo y  el  abandono.
Por  fin  cerró  el  grifo.  Y  una  vez  más   lo  puso  boca  abajo,   para  que  escurriera  el  agua.

Aquel  día  que Mama  Andicha  sacó  al  corredor   la  cuna,  nunca  pensó  en  el  destino  de  aquél  moisés  que  había  preparado  para el  nacimiento -  sencillo  -  pero   bordado  con  las  iniciales  suyas  y  de  su  marido,  entrelazadas  como  quería  la  Abuela  Anna. Porque  eso  era  la  niña :  el  milagro   de  aquel  amor , que  ella  seguía  bordando  a  pesar  de  la  notoria ausencia del  hombre.

La  vecina  de  su  comadre  fue  la  primera  en  verlo  y  hacer  correr  la  voz  por  el  poblado. Un  par  de  días  después,  la  cuna  había sido llevada  entre  aplausos  y  festejos  por  los  niños  de  la  vecindad  como  un  trofeo  conseguido  al  final de un  partido  de  fútbol  hasta  una  casa  baja ,  de las  que  estaban  al  final  de  la  calle, con  su  pilar   conectado  a  la  red  eléctrica.
 Un  acontecimiento.

Pero  a  la  nueva  dueña del  moisés  le  nacieron  unos  mellizos,  y  ya  entró  a  mascullar   que  aquél  canasto  ni siquiera serviría  para  un par de meses,  a  pesar de lo muy pequeños que  habían  nacido  los  bebés .Lo  único  que  le  vino  bien  fueron  dos   cajones  de  manzanas, que  se habían salvado  de  alimentar  el  fuego  de  la  vieja cocina.

Entonces  recordó,  cómo  su  propia  abuela  polaca  había  llegado  entre  la  turba de  inmigrantes,  dentro  de  otro   cajón de manzanas. 

Ilustración: Puerta al Sur.


viernes, 9 de junio de 2017

LA CAZA DEL DRAGÓN ( II )

Resultado de imagen para LIBROS  ANTIGUOS ABIERTOSEn el transcurso de aquella semana regresé a la Librería. Un hombre entre los 30 y los 40 se acercó hasta mi, tras observar mi dar vueltas por las mesas atestadas de libros.
- ¿Es posible hablar con el dueño de la Librería?- le pregunté.
-¿Se trata de algo muy urgente? - inquirió el hombre.


-Realmente no lo es - le respondí algo desalentado.


El regresará la próxima semana. Ya le verá por aquí” , me respondió mientras se alejaba para atender a otro posible cliente.


Abandoné el lugar satisfecho de saber que el hombre no había pasado al otro Mundo.
Respiré hondo e inicié mi marcha habitual hacia el mundo laboral.

 Mi mente recordó la Nepente que se encontraba junto a la puerta de ingreso de la Sociedad Teosófica de aquella ciudad donde residía. Imponía respeto y repulsión.

Ese recuerdo me llevó a una serie de fieros leones pintados por los monjes de un monasterio Zen, que había visto en una feria donde se vendían multitud de objetos que procedían de la India. Parecían terribles, pero si fijabas bien tu mirada, descubrías que esa fiera figura de león, te miraba hasta con dulzura.
El Jefe me llamó a su despacho. ¿Qué error habría cometido? Pensé. Luego de una charla distendida y hasta jovial, el Jefe me propuso hacerme cargo de una nueva sucursal que se abriría en otro país.
¿Por qué pensó en mí? - le pregunté.
Oh, porque sabe organizar y tiene buen gusto para producir una imagen excelente de la empresa.”

La propuesta sirvió para que mi Ego creciera un poco más, y el asunto del dragón se estacionara quien sabe donde. Pasé largos dos años sin abrir el Libro. Y cuando parecía que aquel hechizo que emanaba del Libro había desaparecido para siempre, buscando una de las enciclopedias de mi padre, “ La Caza del Dragón” cayó justo encima de mi nariz y quedó como un pájaro herido, con las alas abiertas ante mis ojos. Ahí  mismo  leí :

No nos engañemos, reverendo Frade. Fuimos perfectos al nacer, porque salimos del vientre materno con nuestra máquina de Vivir perfecta, latiendo y respirando. Luego ese ingrato, llamado Tiempo nos obliga a crecer, y crecer y seguir creciendo, y cuando ya completó nuestros aspectos visibles, ahí mismo, inicia tus cuerpos invisibles! Si. Esos cuerpos invisibles que - lo aceptes  o les  ignores  - se  instalan  al inicio de las cervicales y un poco mas abajo, contactan con tus brazos y a partir de entonces, cada vez que elevas tus brazos hacia lo alto,  se desplegan  como lo que son:  Alas.Porque a pesar de todo, seguimos siendo esos ángeles que Alguien olvidó en este tercer planeta”.

Ilustración: freepik.


miércoles, 31 de mayo de 2017

LA CAZA DEL DRAGÓN






Hace tiempo llegó a nuestras manos un libro ciertamente raro. Estaba en una librería de viejo, ni siquiera en un estante, sino dentro de una caja desordenada de libros . Nos llamó la atención su título: “La caza del Dragón” y su anterior dueño debió haber estado tan en contacto con sus tapas, que su ilustración era una mancha seguida de otras tantas que nada sugerían. Pagué por él la mitad del  billete mas pequeño que estaba en circulación entonces.

Fue abrirlo y comprobar que su lenguaje - aunque estaba escrito en español – resultaba incoherente.
Nos saltamos algunas páginas y nos encontramos con un capítulo donde a duras penas alguien intentaba narrar la situación en que se hallaba a causa del desventurado hecho de haber adquirido un libro raro, incomprensible, donde otro  “alguien” creía dar lecciones acerca de la caza del Dragón. Y a continuación entre paréntesis advertía ( como bien es sabido los dragones no existen ni existieron) . ¿ Cómo pues darle caza? A continuación se transcribía el siguiente texto:” Es bien conocido desde la Antigüedad que los chinos han tenido volando a buena altura de sus montañas, multitud de dragones a los que no solo respetaban, sino que consideraban el mayor de los tesoros poseer una pluma de tales seres voladores “.
Mucho más adelante, en otro extraño capítulo el autor nos hacía saber : “La posesión de una pluma de estos ( …) por ínfima que sea, bien puede ser la llave que abra para ti todos los cerrojos. Empero no te confíes: la plumilla puede abrir el cerrojo, pero no abre puertas. Eso queda en tu voluntad” .

Cerré entonces el libro y continué con mi trabajo habitual.

En el resto de aquél día no volví a retomar la lectura .


Ocurrió que regresando a pie a mi hogar, debí detenerme en todos los semáforos y mientras esperaba el cartel de avance, observé que las personas a mi alrededor y en la vereda opuesta, todas bostezaban. Salían de ellos potentes bostezos. Fue al final de esa jornada, cuando, al preparar la bolsa de residuos para el recolector, observé una plumita increíblemente verde. “Una cotorra”, pensé. Sin embargo nadie  en la  vecindad  tenía por  mascota  una cotorra  ni  ave alguna. La tomé pues, y la ubiqué sin mirar entre las páginas del libro.

Si pasaron tres dias o una semana, cuando abrí el libro donde había dejado la verde pluma hallé el siguiente texto: “Has dado el primer paso. Hay un dragón en tu cercanía. Cuídate y mucho de que el dragón llegue a enterarse que has hallado una pluma verde “

Cerré de inmediato el libro.No puede ser,pensé, y desde ese momento me sentí raro.Al día siguiente regresé a la librería donde había comprado “La caza del Dragón” .Estaba cerrada y con un breve anuncio que decía:”Cerrado por duelo” .

Ah, la flauta!Me convencí que no podía justamente ahora partir el librero de este Mundo. Antes debía explicarme algo acerca de ese raro libro.

Marché caminando a mi trabajo y otra vez al detenerme en los semáforos la gente abría la boca como caimanes. Resultaba gracioso, pero perturbador.

Esa noche tuve un sueño tremendo. Soñé que flotaba sobre mi cuerpo pero esa flotación no ocurría en mi cuarto , sino en un espacio inmenso donde las estrellas se apreciaban intensas y poderosas y apenas tuve esa realidad estelar retenida en mi Ser, alguien vestido de blanco, me inmovilizó de la cabeza a los pies. Cuanto más me resistía mayor era la presión de ese ser sobre mí y lo peor era que me estaba quitando mis propias fuerzas, y si bien no podía luchar con él, mi mente invocaba a Alguien con desesperación. Y cuando creía que estaba sucumbiendo , el ser que me dominaba desapareció y desperté. De un salto abandoné el lecho y busqué el libro.
Cuando quedó abierto ante mis ojos leí: “No le has dado caza. Aún. “

Ilustración: taringa!




















domingo, 21 de mayo de 2017

GOOGLE EARTH: HALLAZGOS




Pasa desapercibido para nuestros  ojos humanos, pero lo cierto es que GOOGLE EARTH está en funciones circundando muy orondo los cielos que nos rodean.

Gracias a esta silenciosa labor - el satélite Google Earth – mediante sus investigadores hallaron 467 millones de hectáreas de bosque que no habían sido registradas debidamente. Una noticia sin duda promisoria, ya que mejora en mucho la calidad del aire que respiramos los casi 7 mil millones de habitantes de Geo.

Ciudades  como Madrid, Londres, México DF, Sao Paulo, Santiago de Chile, Buenos Aires, y un largo número de puntos neurálgicos habitados, continúan exponiendo a sus ciudadanos a los mas altos índices de plomo y otros elementos contaminantes, altamente perjudiciales para la salud.

Aunque está muy próximo el lanzamiento de los autos propulsados por energía eléctrica - se habla del 2018 / 2020 – el cambio no será inmediato ni tan profundo como para eliminar ipso facto la contaminación reinante. 


Seguimos abocados a continuar forestando nuestras ciudades. Solo nuestros amados árboles poseen la capacidad de purificar el aire que respiramos.

 Tengamos presente que cada año tenemos un creciente número de personas alérgicas o comprometidas sus vías bronquiales a causa de la contaminación ambiental,y también su epidermis es vulnerada en muchos casos. A ello debemos sumar el uso de aerosoles insecticidas, para librarnos de los millones de insectos que nos atacan cada primavera y verano que aportan una honda preocupación para toda la gente porque significa una lucha constante que no solo es costosa, sino que nos está atacando directamente nuestra buena salud.

Foto: El Guardían de  las Badlands / Walsh, Alberta. Canadá. Difundir.ORG

jueves, 18 de mayo de 2017

¿ CÓMO REACCIONAMOS ?




En mi novela "El Fulanito", uno de los personajes cuenta de alguien que era lo que en la jerga popular se llama "borracho perdido". Ese personaje pertenecía a una familia que lo había tenido todo a su favor. Y malos negocios les llevan a la quiebra. Entonces ese hijo de buena familia, se evade a través del alcohol. Hasta que una noche, cae a una cuneta y unos jóvenes que le reconocen, detienen su auto y lo auxilian. El, al verse socorrido por sus pares, desde el fondo de su orgullo se jura que nunca más bebería una sola gota de alcohol en la vida. Y lo cumple.
En este caso, lo que salva a esta persona de su alcoholismo, fue el ORGULLO.

Debemos señalar que el ORGULLO conlleva un gran precio que siempre vamos a pagar con dolor , porque el ORGULLO obra de tal modo, que hace que nuestro YO levante a su alrededor poderosos muros que nos aíslan de los Otros. No nos damos cuenta, pero con el ORGULLO avanzamos como con una coraza cubierta de púas, por medio de la cual, aunque no seamos conscientes de ello, iremos creando DOLOR en nuestras vidas, porque dadas nuestras actitudes para con nuestro prójimo, se irán distanciando y dejándonos huérfanos de cariño, de Amor, de solidaridad.

Hay una sola “medicina” para todos nuestros males: la HUMILDAD. La Humildad es el primer paso para abordar ese YO rebosante de vanidad, y a la vez de orgullo, que nos hace creer lo que no somos.

Pensad: cada uno de nosotros estamos viviendo en este Planeta, por una voluntad muy anterior a nuestro nacimiento que nos es desconocida. Es decir: somos seres dotados de una VOLUNTAD y cada uno de nosotros ha optado vivir esta VIDA para realizar una tarea que es una vocación. En algunos seres esta Tarea se halla en la plenitud de nuestra Consciencia y en otros seres aún no se ha manifestado . 


Sea cual sea nuestra situación en la Vida, el primer paso es lograr la HUMILDAD, porque logrando la Humildad – que es la Madre de todas las Virtudes - también venceremos nuestro orgullo.
Y nos iremos dando cuenta de que vamos logrando la HUMILDAD, cuando hagamos propios los males ajenos, las aflicciones tanto físicas como espirituales, porque les vamos prestando nuestra atención. Con tan solo PRESTAR ATENCIÓN a quien nos muestra su dolor, sus males, su desesperanza, YA es comenzar a proyectar sobre esa persona nuestra solidaridad, nuestro AMOR, nuestros mejores deseos para que supera a la mayor brevedad sus situaciones adversas.

Uds. Mismos van a comprobar que, luego de haber hablado con cualquiera de estas personas afligidas por sus circunstancias, un día cualquiera se vuelven a encontrar, y esa persona les va a decir:” Sabes que luego de hablar contigo, mis asuntos se solucionaron?” Pero como ya la semilla de la HUMILDAD arraigó en nosotros, no nos vamos a creer “los salvadores” . No.
 Ha sido la fuerza de ese Amor que proyectamos sobre nuestro vecino, nuestro amigo, quien sea, lo que ha logrado el cambio. 

Ilustración: Imagui