sábado, 30 de abril de 2011

SÁBATO EN NUESTRAS VIDAS


En nuestra época de estudiantes, tenía un amigo que acababa de leer las obras de Ernesto Sábato. Lo habían impactado profundamente. El era entonces un joven pintor. Pasado un tiempo, cuando escribí EL HERMANO me tomé la libertad de describir alguna de las obras de mi amigo.
Un cuento que tuvo gran significado entonces. Por esas cosas tan naturales de escribir y leer ,alguien que leyó EL HERMANO , me dijo :”Esto es Sábato puro “ . Me quedé helada , porque, para mi vergüenza, yo no había leído hasta entonces nada de Sábato.
Como homenaje a este GRAN HOMBRE Y GRAN ESCRITOR que ha emprendido el magno vuelo de la concordia, aquí les dejo la primera parte de este cuento :


EL HERMANO


Había cumplido diez años hacía pocos días, cuando una tarde, en pleno verano, mis padres decidieron dar un paseo por la Rambla.
Aquello significaba ir a Mickey a tomar helados o jugos de frutas, y por entonces, los colores fascinantes de las cremas heladas y los jugos, ejercían en mí un poder mágico, alegremente transfigurador.
La sorpresa fue que allí, sentado con aire displicente en el borde de una silla, nos esperaba un niño de no más de cinco años, muy chic, con su trajecito de marinero, con un aspecto tan vivaz como reservado.
Inmediatamente nos vio, se puso de pié. Dejó que mis padres lo besaran y yo también me incliné a besarlo.
El pequeño gentleman dijo:
-Me harán el honor de ser mis invitados?
-Desde luego, Alejandro -respondió mi padre, y de un vistazo capté dos hechos: la profunda satisfacción que embargaba a Papá y el carácter aparente de juego de visitas que tenía aquél encuentro.
No me fue fácil comprender que aquél niño a la vez atractivo y circunspecto, era mi hermano. Hijo de mi padre, pero no de mi madre.

En ocasiones y por breves períodos, Alejandro formó parte de nuestra vida familiar, pero no podría decir que era un miembro de la familia.
Educado al estilo de su abuela, en ningún momento dejaba de ser el nieto de señora tan encumbrada y aunque me fue evidente cuanto complacía a mi padre la presencia de Alejandro, tampoco ignoraba que, destilaba cordialidad en fórmulas sociales, no dejando translucir sentimientos filiales
Ahora que lo pienso, resultaba una especie de venganza permanente.
Pero nada de eso existía, me consta.
El trato y la tolerancia que mi hermano dispensaba a nuestro padre, debía ser idéntico al que reservaba al mayordomo de su abuela o al chofer que de riguroso uniforme y gorra visera, lo trasladaba en paseos y diligencias por la ciudad.
Era a la vez frío y gentil. Dulce y arrogante.

En cierta ocasión, sabiendo que nos visitaría, Mamá preparó chocolate para agasajarlo. Llegó puntualmente a las cinco. Parecía un príncipe. Bebiéndolo manchó su camisa. Entonces mi Madre se levantó de inmediato para auxiliarlo. Alejandro muy finamente la rechazó.
-Oh, querida señora -le dijo -Será un verdadero placer para mí conservar estas gotas de un chocolate tan exquisito; Por favor déjelas tal como están. Son una delicia.
- Una prenda tan primorosa, apena que la lleves así! -insistió Mamá.
-Puede tener la seguridad que cuando mi Abuela vea esto exclamara: He aquí la camisa de un chico feliz.
Y no permitió que lo aseara.
Recuerdo que cuando Alejandro cumplió catorce años, Papá le regaló una discretísima corbata, adecuada a su edad.
Dos días después, recibimos una elegante tarjeta firmada por el gerente de una de las sastrerías más lujosas de la ciudad, donde citaba a mi padre en día y hora determinada. Sumamente intrigado, acudió.
Así quedó enterado que "el Niño" le hacía obsequio -o quizá agravio? - de seis camisas de tela inglesa.
Imposible destinarle un solo reproche. El no daba lugar.
Entre los 15 y 16 años su abuela se lo llevó primero a Europa, luego a Egipto, Medio Oriente, India, Indonesia y Japón.
Cuando volvimos a verlo, ya había adquirido un aspecto inquietantemente seductor. Pasaba muchas horas en la playa y por entonces, me invitaba a compartir sus largos ocios.
Alejandro había descubierto mi nombre impreso al pié de un soneto, en la página literaria de un diario, y a propósito de ello me sorprendía algunas veces, confiándome sus propios poemas.
Lo que al principio fue motivo de verdadero regocijo -casi un halago - que mi hermano, la joya tallada por doña Gracia del Pinar de Bonim de Giraldo, me participara la quintaesencia de su ser, fue convirtiéndose en una misteriosa complicidad, lindante con un placer oculto y asfixiante.
Porque allí, en su poesía, con una transparencia inequívoca, manaba esa intensa sustancia arcaica que milenios de civilización no han agotado. No era la presencia de ángel alguno quien invadía el ser vibrante de mi hermano, sino terribles minotauros, serpientes sagacísimas, seres incestuosos, fantásticos ayuntamientos.
Ni qué decir de sus dibujos. A simple vista tenían esa gracia de las miniaturas persas de los siglos 16 ó 17. Pero no bien observaba con atención cada una de las figuras, se iba descubriendo la sordidez de los detalles, la inconmensurable fealdad de que estaba revestida cada criatura. Al principio todas las figuras participaban de una formal cohesión. Pero paulatinamente fue rompiendo, desmembrando, exhibiendo aquí unas vísceras, allí una tráquea, más abajo unos senos como campanas y en función de sexo, instrumentos musicales: infinidad de oboes, cítaras, laúdes.
Dotaba a sus caballos de patines y las crines de cada animal eran trenzados complicadísimos de langostinos, cefalópodos, cangrejos. Lo que realmente me subyugaba era que todos sus paganos estaban rodeados de un clima edénico. Jugando y participando de un tiempo de delicias en un jardín de flores lánguidas, eróticas e ingenuas a la vez.
Un orden minucioso regía cada uno de sus trazos. Un orden creador en el que prevalecían los más remotos instinto de la especie.
Aunque Alejandro era la imagen viva de la gracia, de la salud, de lo rotundamente triunfador, jamás llegaba al desborde, a la libre eclosión de sus energías, así cabalgara, girara en los velódromos con sus bicicletas deportivas o maniobrara con su karting por las pistas de Constitución. Sólo, una vez le vi quebrar sus propios límites.

Corríamos por un bosquecillo de coníferas y eucaliptus entre el Alfar y Mogotes. Algunos pájaros se insolentaban. De improviso, disparando en la dirección opuesta a la que llevábamos, apareció como una saeta, lo que yo denominé un conejo de pelaje rojizo. Ah, qué incontenible catarata era la risa de Alejandro! Verdaderamente se desternillaba. Y cuando cesó su explosión de alegría, con los brazos muy abiertos, corrió a abrazarme.
-Oh, mi hermana que aún no distingue entre una liebre y un conejo! Mi dulce hermana! Por qué, tú? Justamente tú, tenías que ser mi hermana? Esta es la burla más cruel que la vida me ha pagado... Oh, porque tengo que ser tan desdichado y consumir mis días y mis noches como el más necio de los mortales?-
Por única vez permitió que asomara al recinto prohibido. Dejó que me balanceara sobre el precipicio reconociendo el revés de todas las tramas prolijamente hiladas en el telar de la Vida.
En aquél instante me permitió ser el ave más fabulosa de la Tierra; sólo porque él me sostenía desde el pinnaculum de su soledad.

miércoles, 27 de abril de 2011

EL TRASLADO




A sus casi 50 años , allí estaba, como un chiquillo estrenando la habitación de uno de aquellos hoteles lujosos, donde iban las parejas fugaces a enmarcar sus amores .
La miró una vez más deslumbrado por los movimientos de ella, seguros, graciosos, como si formaran parte de un ballet o de una comedia con pasos tan estudiados que salían a la perfección.
En su pensamiento se deslizó por un instante la idea que era una verdadera artista.
Ella se reía. Le contaba chistes. Le hacía cosquillas inesperadas. En menos de media hora lo había convertido en eso : un chiquillo !
Se bebieron un par de buenas copas de bourbon. Estaba distendido y locuaz. Le había contado de aquellas largas navegaciones en las proximidades de la Antártida . Del rompehielos que avanzaba lentamente entre un mar de olas mansas y hielos rotos , que en la madrugada, cuando la primera cresta solar asomaba en el horizonte, se volvían soberanamente rojizos y fulgurantes. Los hombres acodados en el puente de mando, apenas respiraban , solo atendían a la rotunda magnificencia del Sol. Se sentían buenos. Hechos de bondad pura .

Ella lo abrazó. Lo hizo sentir un Zeus lánguido, satisfecho, rotundo en su doble identidad : divina y humana. Le arrancó nuevas emociones , breves raptos de ardientes comuniones . Y luego nada.
Nada. Ni hielos ni mares. Ni música ni danza. Ni siquiera ese leve perfume de rosas desvanecido en la piel.
Se puso de pié. Estaba solo. Audazmente solo. La mujer de Araujo había desaparecido como la luz en las esferas nocturnas.
¿Cómo era posible? Se preguntó sin falsos escrúpulos. Entreabrió la puerta y vió que el auto rojo había desaparecido.
Se vistió como siempre y pidió al conserje un remisse que lo llevara a la civilización. En menos de cinco minutos estaba regresando al mundo, a la gente, a las cosas , y el chiquillo que llevaba muy adentro también había desaparecido igual que la mujer de Araujo. Sin dejar señales.
Pasaron años. Décadas . Zeus cubría su incipiente calvicie con una boina de vasco , que inclinaba hacia uno de los lados de su rostro.
Caminaba con menos bríos. Era un caballero atento y generoso con las damas. Capaz de ceder su asiento en el metro, los ómnibus, las barcazas. De tanto en tanto se dejaba elegir por alguna romántica empedernida, se dejaba quitar la ropa y los zapatos, y se metía entre la frialdad de las sábanas , dispuesto a todo.
Era su homenaje a la mujer de Araujo. La gran siete! Qué finamente lo sedujo, con qué coraje lo citó a media tarde y se lo llevó en su Cadillac rojo. Y lo amó. Vaya si lo amó con requiebros humanos , con desparpajos divinos y perfectos.
Al tiempo se enteró que Araujo había sido trasladado a una nueva misión en un país del Atlántico Norte. Asuntos de la diplomacia. Nunca más supo de ellos. Igual que si la tierra los hubiera tragado.
Ya estaban todos retirados. Si uno se encontraba con algún conocido en los supermercados, allí comparecían con sus uniformes de turista. Bermudas, camisas hawaianas, ojotas. Anteojos oscuros.
A Zeus le fascinaban las ojotas. Dejaban ver aquellos dedos de las extremidades, los testigos torturados por aquel hombre o aquella mujer. El mismo ventilaba sus propios dedos desnudos sobre las arenas de la playa. Los condenaba a los salitres que el mar renovaba hora tras hora, con ese ímpetu salvaje , de bestia acuática.
Aquellas uñas suavemente perladas de la mujer de Araujo! Como si las conchas marinas las hubieran tallado con milenario esmero.
Lo vió en la lejanía. Con aquél aire de lobo marino. Bamboleándose y sacudiéndose . Romero!
Obeso, con sus ojos claros, y los bigotes de morsa.
Te estaba mentando , bandido ! - le dijo Romero al abrazarlo. Después de recordar los bueyes perdidos, le clavó la frase:
-Sabés que me los encontré a los Araujo en Bruselas ?
No sabía nada de esa gente ! -
Tienen un hijo que les nació en Bélgica. Estudia astronomía. Al muchacho le atrajo el Universo, igual que a vos. Salió igualito a la madre. En Junio cumplirá veinte años .Sacá la cuenta !
Sacá la cuenta.
Zeus lo abrazó con emoción y se despidieron.

jueves, 21 de abril de 2011

ESTADOS UNIDOS y EL FMI




Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), pasa revista a los grandes temas de actualidad, como la situación de las finanzas públicas estadounidenses, después de que el lunes 18 de abril Standard & Poor's pusiera bajo perspectiva "negativa" la deuda a largo plazo de Estados Unidos.

“Estados Unidos carece de un plan creíble para reducir el déficit”
Alain Faujas- París 21 /04/2011
El País, versión digital.


Admiro a estos Blanchard , que salen al ruedo con sus ojillos claros- propios de los encantadores de serpientes - a decirle al mundo : nos estrellamos , pero sin air-bag!
¿Qué es la deuda externa de los Estados Unidos ? Una bicoca de 14, 3 billones de dólares ! Y el déficit del presupuesto del presente período apenas 1,3 billones de dólares. Como diría Blanchard: “Muchachos, nos hemos pasado unos cuantos semáforos, es hora de aplicar los frenos !”
Las recetas, todas las recetas del FMI , del BCE o cualquier otra sigla , las paga el Pueblo. Doña María, Don Pepe, tu y yo y los vecinos de la otra calle. Nunca un Soros, un Getty, un Slim. Si alguien debe hundirse con estas deudas externas y estos déficits, que sean los pobres, que para algo son pobres !
Fijaos bien el caso de Golden Sachs. Este Golden Sachs que ha obtenido en los primeros tres meses de 2011 dos mil setecientos millones de dólares de GANANCIA! No solo dibujó sus propios quebrantos en el 2008 , sino que ayudó a Grecia a ocultar la gravedad de sus deudas, que finalmente hicieron eclosión a finales del 2010. Antes, mucho antes, se las ingeniaron para que Grecia fuera la anfitriona de las Olimpíadas de 2004, las cuales contribuyeron en buena medida a agravar su situación.
Aunque se sabía que la deuda externa de Estados Unidos superaba ampliamente las de los países líderes, hasta ahora el FMI no se pronunciaba. Sí lo hacía con países tercermundistas a los cuales enviaba sus veedores , a verificar si tal o cual país había cumplido o nó las directivas del Fondo. Hay que decir que el FMI ha hecho mucho mas que inmiscuirse en los balances de los países que pretendían sus ayudas.
Se sabe que durante el gobierno de Fujimori, en Perú, obligaron al estado a promover campañas de esterilización a mujeres peruanas del ámbito rural. Llegaban auxiliares de la medicina a las poblaciones rurales a convencer a estas mujeres , mediante una donación de arroz,frijoles, maíz, etc. a someterse a este tipo de intervenciones quirúrgicas. Unas 300 mil mujeres fueron sometidas a ligadura de trompas en Perú.
Esta misma política ha sido exigida a casi todos los países que ellos catalogan como tercermundistas. Irónicamente, India y Brasil – paises del Tercer Mundo - han pasado a liderar a los llamados países emergentes.

(Fuentes: Público.com / Planeta Negocios / Wikipedia )

miércoles, 13 de abril de 2011

EL AMOR PROPIO







"Sólo desde un tiempo a esta parte, en que los especialistas han empezado a contar con tecnologías altamente avanzadas de registro de imágenes de la actividad cerebral, la neurociencia ha comenzado a observar los procesos mentales asociados con la religión y la espiritualidad humanas. 

Urgesi y sus colaboradores enfocaron su investigación en tratar de establecer una relación directa entre la actividad cerebral y la espiritualidad. Para ello, se centraron en el estudio de una característica humana conocida como autotrascedencia (ST), una de las tres dimensiones del carácter que según la psicología agrupa las características de espiritualidad, misticismo, pensamiento mágico y religioso, así como la visión de uno mismo como parte integral del universo. 

Las personas con una ST elevada poseen una percepción del yo disminuida, y son más propensas a identificarse como una parte integral del universo, en sentido total ".

“La “autotrascendencia” depende de un área concreta del cerebro “.
Yaiza Martínez – 16/02/ 2010
Tendencias21.net.
 

“Las personas con una ST elevada poseen una percepción del yo disminuída”
Nos cabe expresar que no es tal cual como el enunciado. Hasta que los seres tomamos consciencia que quien nos proporciona la mayoría de los sufrimientos “espirituales” o morales es nuestro propio YO, seguramente ya llevamos tiempo protagonizando nuestra vida. No se trata de “yos disminuídos”, sino de un control cierto y eficaz del yo, muy difícil, porque los seres humanos tenemos siempre en acción o en guardia permanente eso que se llama AMOR PROPIO.
Es natural amarnos a nosotros mismos, por la simple razón de vivir dentro de este Universo que nos contiene. Es un modo de honrar no solo nuestra posibilidad de existir, sino de agradecer a los seres que hicieron real nuestra existencia: nuestra madre y padre, abuelos, y así una sucesión infinita de seres merced a los cuales estamos aquí. Ahora.
En casi todos los seres , este amor propio adquiere dimensiones muy fuertes y muy difíciles de vencer, al punto que reaccionamos ante cada gesto o palabra que nos prodigan los demás que consideramos injusto o cruel hacia nuestra persona. Nos sentimos heridos,atacados, ninguneados, odiados, etc.etc. Vamos por la vida con una herida abierta que nos hace doler a la menor levedad de algo que consideramos lesivo para nuestro YO. Y de inmediato, como ciertos animales , sacamos a la superficie nuestra coraza de espinas afiladas.
El amor propio tiene tantas facetas que nos puede llevar hacia los sentimientos negativos más destructores, separaciones y acciones de las mas despreciables que podamos concebir, solo por castigar a quien nos ha herido nuestro AMOR PROPIO. También las ambiciones desmedidas caben en la misma esfera , porque es un ente que crece y se agiganta a medida que lo vamos estimulando desde nuestro YO.
Nos convierte en seres egoístas y ambiciosos, capaces de destrozar cuanto se cruce en nuestro camino por lograr lo que el amor propio nos parece dictar.
Tal vez si analizáramos las mismas instituciones tanto privadas como publicas, nos daríamos cuenta que la mayoría de ellas no han sido creadas por razones de necesidad colectiva, sino por satisfacer caprichos personales de sus creadores .
No es fácil vencer a nuestro amor propio incrustado en nuestro YO. No sé si al final de nuestra vida lo habremos logrado. La verdadera empresa comienza cada día analizando nuestras reacciones y acciones, de la mano de esa amiga , la mas importante de todas: LA HUMILDAD.
Con Humildad todo es posible. Así descubriremos que cuando no nos sentimos hermanos de nuestro propio hermano, es porque el Amor Propio nos domina ciegamente.
Los estados caóticos que atraviesa la Humanidad, están inspirados por el Amor Propio de un grupo de personas que desde el poder maquinan para atentar contra el resto con la mayor impunidad. Estan organizados para lograrlo.
Aquellos que han hecho creer a la Humanidad que pertenecen a razas superiores a otras razas , lo estan haciendo como forma de dominio y sometimiento de una minoría sobre todos los seres humanos, mediante una contínua humillación.
Estemos atentos y en guardia como si de un bravo corcel que debemos guiar se tratara. La acción del Yo nunca cesa.

jueves, 7 de abril de 2011

PUBLICIDAD POR AJUAR DE NOVIA



" Una canción por el diseño de una portada de un disco; ropa por crear las invitaciones para un desfile; sesiones de fisioterapia por unas tarjetas de visita. Diseños publicitarios y de comunicación corporativa para pymes que no pueden permitirse contratar servicios de una gran agencia. En tiempo de crisis, se vuelve a los orígenes. Al trueque."

“Se cambia campaña de publicidad por cesta de la compra”

Marta Garijo – Madrid 6 /4/ 2011
El País , versión digital 

El trueque es mas viejo que la Civilización. Quizás el padre de ella. Así que la moda del trueque no puede faltar en estos tiempos que vamos viviendo. Si lo sabré !
Fuí , muy joven, un vendedor de publicidad. Para aquél diario que por muchos años fue el órgano oficial de todos los idealistas de esa ciudad maravillosa con la que sueñan quienes la conocen. Ahí mismito. De la noche a la mañana el diario comenzó a crecer como los hongos. Y de andar camina que te camina, ofreciendo centímetros de publicidad de negocio en negocio, pasamos a formar parte del “staff” de una agencia con diseñadores, promotores y hasta gerentes. De tanto en tanto trocamos unos centímetros de publicidad por zapatos para toda la familia ! ¿Por qué no ?
Como las crisis siempre estan a la vuelta de la esquina, el trueque regresa, con su impronta de juventud y creatividad. Los buenos clientes, los mejores , los mas fieles, fueron logrados en tiempo de crisis. Cuando dejamos trascender nuestras inseguridades, nuestros temores, y vamos haciendo el equilibrio absoluto entre el debe y el haber. Cuando somos capaces de revolver los viejos arcones de la Abuela buscando quien sabe qué, que nos ilumine las ideas, que nos restablezca una vez más los geniecillos delirantes del pasado. Tantas veces hemos vestido novias, madrinas, damas de honor a cambio de nuestros avisos publicitarios , o canjeamos motos antiguas por palos de golf, que la publicidad , más que publicidad, es una fuente de eterna alegría. -

lunes, 4 de abril de 2011

ISLANDIA Y SUS BANQUEROS



El tipo de la foto se llama Sigurdur Einarsson. Era el presidente ejecutivo de uno de los grandes bancos de Islandia y el más temerario de todos ellos, Kaupthing (literalmente, "la plaza del mercado"; los islandeses tienen un extraño sentido del humor, además de una lengua milenaria e impenetrable). Einarsson ya no está en la lista de la Interpol. Fue detenido hace unos días en su mansión de Londres. Y es uno de los protagonistas del libro más leído de Islandia: nueve volúmenes y 2.400 páginas para una especie de saga delirante sobre los desmanes que puede llegar a perpetrar la industria financiera cuando está totalmente fuera de control.

“Islandia enjaula a sus banqueros”
Claudi Perez – 3 /04/ 2011
El País- versión digital

Esta es de las mejores noticias que al dia de hoy podemos leer en los diarios. Lo dijimos muchas veces, y lo continuamos diciendo, nunca los Gobiernos debieron socorrer a los Bancos que se declaraban en quiebra.
En principio, porque los dineros del Estado - de cualquier Estado - son dineros del Pueblo. En segundo lugar, porque, ¿quien nos garantiza que la tal quiebra es real? Sabemos que no es difícil dibujar una quiebra y desde allí a la tentación de ponerla en práctica por los gerentes de Banco, no media muchas veces, ni los pasos que cubren un par de metros.
¿Cómo se entiende que bancos que se han declarado en quiebra, y luego han sido socorridos por los respectivos gobiernos, abonaran a sus ejecutivos millones de euros o de dólares , en retribución de sus funciones ?

¿Cuales funciones? Las de mandar a pique al mismo Banco. Mientras la gente del Pueblo nos debatimos en nuestros hogares, acorralados por la falta de trabajo, la falta de dinero para hacer frente a las obligaciones contraídas, y vamos viendo como cada día se van al garete todos nuestros sueños, aún los mas modestos.

Hay que felicitar a Islandia. Una isla con poco mas de 320 mil habitantes, donde el mismo Presidente Olafur Grímsson se asoma a la puerta de su residencia para recibir a sus visitantes, sin que escolta alguna le acompañe. Pero la dura realidad de los islandeses es que, Holanda y Gran Bretaña les exigen 4 mil millones de euros ,suma ésta que estos países desembolsaron para cubrir a sus inversores . Un primer plan fué rechazado por el Presidente Grímsson, y actualmente hay un segundo plan a 37 años, al tipo del 3 % a cargo de los ciudadanos de Islandia, que en este mes de Abril , mediante un referendum, el pueblo habrá de pronunciarse si lo acepta o nó.

Este es el precio de las recetas del neoliberalismo.