jueves, 26 de enero de 2012

LA JUSTICIA A LA ESPAÑOLA




No solo Amnistía Internacional se ha acercado al famoso caso del JUEZ BALTAZAR GARZÓN, preocupados por los sombrios matices que va adquiriendo el TS de España. Importantes diarios de todos los continentes estan destacando sus representantes para dar la versión mas exacta e inclaudicable de este acoso y derribo que se está practicando contra el Juez que se atrevió a diligenciar las causas de las victimas del franquismo. Tanto Human Rights Watch (HRW) como AI , han fijado posiciones críticas señalando el acoso a Garzón “ por atreverse a romper el tabú de investigar el franquismo” ha sido utilizada tanto por France Presse como por el semanario germano Der Spiegel.
“ El International Herald Tribune (edición global de The New York Times ) llevaba ayer la fotografía del magistrado en su portada; la británica BBC conectaba desde las puertas del Tribunal Supremo con una plaza repleta de familiares de víctimas pisoteadas por el fascismo; el parisino Le Monde describía un sistema cómplice de un minúsculo grupo ultraderechista ...”
Por su parte,The Guardian consignaba en sus páginas:”El caso es simplemente escandaloso e inaceptable y afecta a la independencia del sistema judicial en España”, según Amnistía. “Es la primera vez que una democracia procesa a un juez por investigar abusos en los derechos humanos y por aplicar la ley internacional” subraya HRW en el rotativo británico y, con palabras muy similares, en la mayoría de medios internacionales de referencia “
Lo particularmente digno de destacar es que el recientemente nombrado Ministro de Asuntos Exteriores hispano - José Manuel Garcia Margallo- se había reunido el pasado martes con lo representantes de grandes empresas españolas con el “objetivo de promocionar juntos la marca España “ .
Nunca España obtuvo tanta publicidad negativa dando la vuelta al Mundo en los albores del siglo XXI.

Fuentes: Pere Rusiñol / Barcelona 26 /01 /201
“La prensa internacional,perpleja por el juicio a Garzón “
Público, versión digital

lunes, 16 de enero de 2012

EL SECTOR VIP



Estaba aún somnoliento. Una enorme llanura se extendía alli donde dirigiera la mirada. Algunos caminaban mirando hacia el suelo. El también miró y se sintió perturbado porque el suelo que al principio le pareció arenoso, luego se le antojó formado por millones de moléculas que se hundian suavemente a su paso, lo suficiente para causarle la sensación de una alfombra nunca antes caminada.
Poco a poco vió como la gente se concentraba al pie de un promontorio que si bien tenía un aspecto rocoso, no dejaba de mostrar una puerta enorme y otras mas pequeñas, ridiculamente estrechas. Cuando quiso mirar con mas detenimiento las puertas de acceso, ya no le parecieron puertas, sino escaleras mecánicas que subian o bajaban sin que persona alguna hubiera subido a ellas.
Buscó con interés inusual el cartel con las tres letras. VIP. Allí no estaba. A un hombre joven que pasó a su lado con la barbilla hundida en el gabán intentó preguntarle por el sitio VIP. El joven siguió caminando sin responder. Hizo la misma pregunta al menos a otros diez transeúntes. Ninguno respondió.
Mas y más personas seguian llegando al lugar. Algunos vestidos de riguroso negro. Otros con colores tan alegres, que tuvo la certeza que regresaban de alguna fiesta de Carnaval. Cuando quiso meterse las manos en los bolsillos descubrió que su traje no tenía bolsillos. Ni siquiera aquél, pectoral, donde su padre decía que debian guardarse los secretos masculinos. Cielos ! Dijo cielos, y se percató que la palabra provocaba un estremecimiento del raro suelo. Volvió a repetir “Cielo” y una troupe de patinadores avanzó por la noche de una Avenida , con sus luces intermitentes uniéndose en infinidad de dibujos multicolores. Ahí fue cuando se manifestó su ansiedad. ¿Qué era esa multitud caminando de contínuo, con prisa o sin ella ? ¿Qué esperaban ? ¿A quien estaban aguardando?

Una hermosa mujer vestida de luto riguroso venía acercándose a él. Creyó reconocerla pero aunque dejó pasar por su memoria nombres y mas nombres femeninos, ninguno correspondía a esa mujer y debió verla alejarse sin formularle la pregunta. Pero, apenas ella avanzó unos pasos mas allá, se volvió y le dijo:
Aquí no hay sectores VIP.
Una contrariedad. ¿Cómo era posible que la gente del protocolo hubiera cometido tal equívoco? A él solo se le podía recibir y despedir en los sectores VIP.
Volvió a considerar el lugar. El cielo era gris. Los suelos tambien eran grises. El promontorio revelaba ahora unos raros ventanales que se deslizaban y giraban al mismo tiempo. Estoy soñando, pensó.

Ya no estaba de pié. Flotaba sobre las moléculas del pavimento. Iba en una larga cinta transportadora . Por momentos cambiaba de posición y observaba la espalda del hombre que conducía la cinta . Se parecía a su Abuelo cuando volvía sobre el carro cargado de heno para las vacas, con las primeras sombras del atardecer, en los veranos. Había sido mirando aquellas espaldas sudorosas y malolientes , con los tufillos del corral de cerdos cuando decidió que él iba a ser un hombre tan importante, como para nunca tener que salir a cortar las hierbas para alimentar animales.

Quiso cerrar los ojos. Ya no tenía párpados. Un pájaro de pico larguísimo lo vigilaba. El pájaro se posó sobre su hombro derecho y acto seguido dejó caer su excremento sobre el casimir inglés que lucía. Introdujo el pico en el bolsillo pectoral y sacó de allí todos aquellos adminículos de látex que alguna vez habia guardado en aquél sitio. Se vió a si mismo yendo y cayendo en los brazos de todas las mujeres con las que había intimado. Incluso con Isolda, la lechera . Pues sí, y cuanto disgusto habia tenido luego, porque la muy tuna le acorralaba en los momentos mas inesperados y le llevaba a lo mas oscuro del corral y aquello era tan bestial y horrendo, que se sentía violado por Isolda. Durante años no había logrado evadirse de aquellos olores donde se mezclaban las leches fermentadas y los detritus de los animales , que se habian instalado en su mente y ni el mas persistente aroma de rosas lograba imponerse. Sucio. El seguía sucio, maloliente a perpetuidad.

Llegaron a una amplia explanada donde algo semejante al mar rodaba de forma interminable como los ovillos de lana de su madre. Era un desfile militar. Los grandes desfiles militares del régimen, donde las mismas águilas se daban cita volando o posadas sobre las torres mas altas. Las marchas militares se sucedían y los escuadrones pasaban milimétricamente moviendo sus brazos y sus pies . El Dictador flanqueado por él mismo y el Ministro de Aviación desde el palco oficial contemplaban las tropas. Raro, se sintió muy raro. ¿Cuánto tiempo había transcurrido desde aquél desfile? ¿Cincuenta años? Y el acto militar seguía allí sucediendo, inacabable. Y el Sol despiadado subiendo y subiendo la temperatura estival.Sintió millones de gotitas de sudor empapando su ropa. Quiso tomar un pañuelo y enjugar su frente. No tenía bolsillos. Mucho menos un pañuelo. Jadeó. Ahí mismo el edecán le estaba indicando que firmara el expediente. ¿Qué expediente ? Preguntó. Ah, Ud. ya sabe cual expediente. No dijo nada mas y firmó. El resto de aquel siglo, su mujer se la pasó señalándole : “No debiste firmar esa sentencia de muerte” .
La cinta transportadora se habia detenido. Lo hicieron bajar y de inmediato lo obligaron a acceder al túnel. Era una de aquellas obras infernales, que no llegaban al metro de altura y para recorrerlas había que doblarse en dos. Se dobló en dos. Luego el tunel se hacía mas y mas angosto. No supo bien como ya rodaba vertiginosamente hacia abajo y las piedras del empedrado le lijaban la piel.
Le lijaban la piel. Mas adelante le volatilizaron los huesos. La gente de la llanura continuaba caminando . Quería gritarles “No me pisen, por favor!” . Lo suyo era una súplica. Un ruego. Pero es que nadie oye a una grisácea molécula que cae al lagar de las moléculas grises .

martes, 10 de enero de 2012

EL COLOSO DE FABRA




Fuentes citadas : Alejandro Rebossio / Diario EL PAÍS, versión digital , 5/01 /2021
“El aeropuerto sin aviones de Castellón tendrá pronto su particular guardián: un coloso de metal de más de 20 toneladas inspirado en la figura del presidente provincial del PP, Carlos Fabra, de cuya cabeza saldrá un avión. El artista valenciano Juan Ripollés está acabando de instalar la escultura de 24 metros de altura y 300.000 euros de coste que flanqueará la entrada al recinto aeroportuario.
La obra ha sido objeto de polémica desde el principio tanto por su coste como por servir de homenaje a Carlos Fabra, expresidente de la Diputaciónimputado por varios delitos fiscales ...”
“Un coloso de 20 toneladas inspirado en Carlos Fabra “
Lorena Ortega, Castellón 8/01 /2012
El País, versión digital

Hemos iniciado el 2012 , y mira Shico, por donde nos ha llegado el humor !
Justo de nuestro talle . Que por algo seguimos esperando que el COLOSO DE RODAS sea rescatado al fin, del mar Egeo y de su acuático sueño ! Y aquí nos cae este coloso que aun no sabemos si por entre sus piernas podrán pasar los boeing a punto de levantar vuelo ! Es que ni siquiera sabemos si este Coloso posee piernas . Pero que si está dedicado a perpetuar a CARLOS FABRA, impulsor de este Aeropuerto de Castellón al que no llega avión alguno ! Pero Shico, esto es apenas un detalle.No cualquiera se puede dar el lujo de construír una obra faraónica e inservible a la vez !
Y para que a los vecinos de Castellón no les quepan dudas, aquí va por obra de Juan Ripollés, una escultura para honrar al autor de tanto delito por las tierras valencianas. Mejor retrato del causante imposible. El mismo ha dicho:
“El Ripollés se ha inspirado en mí, y yo creo que no inmerecidamente, que he tenido mucho que ver con el Aeropuerto, si se me permite la inmodestia “ .

Creedme que conozco gente con un mal gusto a toda prueba. Pero el Ripollés de esta ha salido CAMPEÓN .
El Fabra, un tío que ha metido baza en todo cuanto ya sabemos y aún más, y para mejor INRI con toda frescura y holgura ha hecho construír un aeropuerto que NO FUNCIONA ( Ciento cincuenta millones de euros ) y además con una escultura - acaso admonitoria - para que el nombre de Carlos Fabra se codee de lleno con la Eternidad. Como un Hércules o si cabe, con el mismo Zeus.
Hay que darle un buen vistazo. Hay que observar, sobre tóo, la mano derecha con esos dedos dispuestos a recibir, amplios muy amplios . Parece que está como adivinando cuanto de bueno “alguien” han puesto en la amplia copa de su mano .
Que la tal estatua no va a durar , pongo aquí la firma ! Ya veréis como un dia cualquiera desaparece este “coloso “ y ni que vengan de la mismita estrella Sirio a investigarlo, pues ná, desaparecido por un arte superior al del mago DAVID COPPERFIELD. ¿Que nó ? Tiempo al tiempo !
Con la coneja que vamos a pasar los españoles entre tanto ajuste y cese de empresas estatales, seran unos cuantos los que le echen el ojo al metal que la recubre . Que no le daran tiempo a las cigüeñas a hacerse un nido allá en la altura !

Foto: Carlos Fabra y Juan Ripollés en la inauguración del Aeropuerto de Castellón.

jueves, 5 de enero de 2012

OLER A LIMPIO



A raíz de la operación a que fue sometida la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se comenta en estos dias acerca del Hospital Austral, de Pilar (Argentina ) . Un edificio puesto en marcha por uno de los hombres mas ricos de ese País - el empresario Gregorio Perez Companc , y similar al Hospital Universitario de Navarra (España ) bajo la dirección del Opus Dei. Se dice que los 36 mil metros cuadrados de su planta, son un modelo de eficiencia y asepsia, donde todo huele a limpio.

Justamente una joven estudiante de Enfermería , que comienza a realizar sus primeras prácticas en su futura profesión, debutó a finales de 2011 en uno de los tantos Hospitales del área de la Provincia de Buenos Aires. En su primer dia fué asaltada por un número no preciso de PULGAS, que dejaron sus piernas y brazos con las consabidas picaduras de este insecto.

Ahondando en el tema, supo que un paciente que se recuperaba de un proceso infeccioso fué atacado por multitud de pulgas, alojadas precisamente en el interior del colchón de la cama de este paciente. Si bien lograron curarlo de las multiples picaduras padecidas en la piel, el hombre debió ser alojado en un pabellón de Psiquiatría, porque persiste ahora en propiciarse un permanente rascado.

Uno se pregunta ¿cómo se llega a esta situación en un Hospital público ? Por el hacinamiento que padecen los allí internados, que dificulta las tareas de desinfección que se cumplen rutinariamente en todos los Hospitales. No hay suficiente espacio para desalojar siquiera UNA SALA , para proceder a tareas de limpieza profunda.

No podemos dejar de preguntarnos ¿cómo puede el cuerpo médico asignado a ese Hospital tolerar esta situación ?



Foto: efecto dejado por picadura de pulga sobre la piel.

Fuentes citadas : Alejandro Rebossio / Diario EL PAÍS, versión digital , 5/01 /2021

martes, 3 de enero de 2012

RUBIA TONTA




Era una de esas tardes bochornosas del verano. Húmedas , que te convierten en un animal remojado en sus propios líquidos. Mi amigo era un promotor de figuras artísticas y por su oficina desfilaban a diario toda clase de gentes, desde las mas encumbradas hasta las mas míseras. El siempre con sus posaderas contenidas en un sillón tan regio y alto, que por ello mismo le apodaban “ el Rey de la Farándula” .

La secretaria , por el comunicador interno, le informaba que había llegado la “señorita DIC “ . ¿Cuál era la estrategia ?
-Equis. - respondió él y de inmediato la puerta de la sala se abrió y la vimos aparecer.

Ella entró con sus tacones repiqueteando sobre el mármol. Elegante y sobria. Mirando altanera y radiografiando personas y objetos. Aquellas dosis de altanería y soberbia , exactas para fascinar a mi amigo.

Ella le venía a ofrecer un cantante de tangos.
El Rey de la Farándula con parsimonia encendió un puro e hizo ademán de invitarme. La hizo tomar asiento en la peor de las sillas del mobiliario . Ella no se inmutó. Aprovechó la oportunidad para dejar al descubierto un bellísimo par de piernas entronizadas en sus zapatos con plataforma y sus tacazos espeluznantes.

Opté por ponerme de pié y dejarlos solos.

Con el correr de los dias, de los meses, la señora DIC se había transformado para el Rey de la Farándula en un ícono.
La reverenciaba igual que un niño a su juguete preferido. DIC, se mantenía en sus aires altaneros y soberbios a pesar que mi amigo iba cediendo punto por punto, todo cuanto ella demandaba para el cantante de tangos.

El hombre cantaba bien. Tenía buena figura. Gustaba al público. Hubiera logrado un nombre fuerte en el ambiente artístico, pero el hombre, una vez abandonado el escenario, regresado el traje negro a la percha, se transformaba en uno de tantos jugadores de billar que pueden verse por esos lugares. Se perdía en las neblinas de los cigarrillos. En los escozores de los hombres que calculan con la mirada las geometrías de las bolas sobre el verde paño de la mesa.

El Rey de la Farándula siempre esperando que sus concesiones rindieran sus frutos en el entorno de la señora DIC. Ella tan pronto representaba a uno de los grandes pintores de la plástica nacional, que correteaba pianistas, locutores o cantantes. Tenía ese finísimo olfato para descubrir talentos y además talentos cuyos caché subían y no dejaban de subir . Ella vivía de aquél tácito 20 % de cada contrato celebrado entre sus representados y el empresario teatral.
De cuando en cuando , ella le proporcionaba al Rey de la Farándula una alegría. Le regalaba un par de billetes para la Opera, o para asistir a una velada del Ballet Bolshoi . Luego descubría que ella estaba a una distancia de dos butacas, acompañada por un jovencito que poseía los mismos ojos azules de ella y sus mismos rasgos faciales. Era sin duda, su hijo.

En cierta ocasión me mostró un album de fotos, donde la señora DIC aparecía entre bambalinas, detrás del telón acompañando a sus representados. No se la veía ni soberbia ni altanera . Sonreía como los ángeles y como ellos tenía algo de guardián, de protector, de velador de los seres talentosos.

Me tuve que aguantar las referencias a los encuentros casuales en que ella había aparecido, saliendo del subte, ingresando a una cafetería, llevando al hijo a la sastrería, degustando unos helados en un banco de plaza. Para el Rey de la Farándula esos encuentros equivalían al hallazgo del Unicornio, o el pasaje de la Luna por las finas torrecillas del Taj Mahal.

Un día lo invitó a su casa. Ella vivía en una de aquellas localidades cercanas a la Capital, lo suficientemente lejanas para creerse en medio de la pampa, y tan cercanas para el ferrocarril que llevaba en apenas treinta minutos a la infernal Buenos Aires. Le había invitado a comer un asado, siempre y cuando el se hiciera cargo de asar la hermosa sección del costillar que había comprado quien sabe donde.

Allá se fué mi amigo llevando hasta el chimichurri, para ir dando sabor al emprendimiento culinario. El asado salió digno de los emperadores romanos. El buen vino se había impuesto vaso tras vaso, y al final ya pasada la medianoche, el Rey de la Farándula percibía sus brazos y piernas como adoquines adosados a su tronco. Y con el resto de coraje que le iba quedando, le pidió a ella - a la DIC - si podía darle un lugar donde echar su propia osamenta.

_ Claro que sí, hombre, por allí tienes en esa habitación una cama !

Los pasos que dió hasta llegar a la cama tuvieron la levedad del Paraíso. El posar sobre nubes plácidas que absorbían todas las penas del Mundo, y te dejaban flotar como un nenúfar sobre las divinas aguas.
Se durmió. Se durmió hasta que unos ruidos sobre el tejado lo sobresaltaron. Eran unas corridas múltiples como de un pequeño ejército en marcha. Recordó que estaba en la casa de la señora DIC . Saltó de la cama y fué a buscarla .
Le demostró su alarma . La mujer lanzó divertida una carcajada.
-Hombre, que ha de ser ? Son las ratas que caminan por el techo a esta hora !!

Se sintió tan ridículo, que no fue capaz de añadir una sola palabra y volvió a la cama.

Poco a poco los párpados le iban cayendo fieles con voluntad de sueño. Se rendía, se iba rindiendo sin pena ni olvido.
De pronto lo sacudió un estruendo que hizo retemblar toda la casa. De nuevo saltó de la cama y buscó una vez mas a la señora DIC.
Ella regresaba del parque , todavía con las botas puestas y sosteniendo muy oronda una pistola en su mano derecha.
-Qué fué eso ? - preguntó mi amigo angustiado. Y la señora DIC, que nunca había sido una rubia tonta, explicó:
-Hombre, apenas un disparo con esta pistola que va cargada con balas dum-dum !

Os lo juro. El Rey de la Farándula solo atinó a huír . -