martes, 6 de abril de 2010

HOGAR DULCE HOGAR


Hay hogares compuestos por madres y abuelas que han sabido plantar a los niños de la familia como verdaderos robles, en su condición moral, elevándose por encima de las circunstancias.
Hay hogares con una mamá y un papá que como pareja lograron ser UNO SOLO, que se han complementado en el cuidado y educación de los hijos con resultados óptimos. En todos los casos hay una sólida base de respeto mutuo, que ha permitido a los niños crecer en un ambiente de armonía, de ponderación de las virtudes de los demás, de comprensión de las situaciones que la vida misma nos provee.
Los padres tenemos la responsabilidad de educar , de trasmitir nuestros conocimientos a las nuevas generaciones, sin alentar falsas esperanzas, ni talentos que quizás no existen. Nuestro deber es apoyar las vocaciones de nuestros hijos, pero de modo alguno inclinarlos . Por encima de los lazos naturales que existen entre PADRES E HIJOS , jamás debemos dejar de considerarlos PERSONAS .
Y lo más importante , animarlos desde pequeños , a ir asumiendo responsabilidades. Desde cuidar de unas plantas, sus mascotas , contribuir al orden y el aseo del hogar, y por sobre todo: compartir. Ya lo dije en otro post : tengo una sobrina que a los quince años era capaz de dirigir una empresa de servicios urbano-ambientales , porque lo fué asimilando desde pequeña junto a sus padres. La familia es la base de toda sociedad.
Que ahora tengamos familias compuestas de modos distintos, no por eso las limita en cuanto a su propio desarrollo y vocación de FAMILIA. Los deberes y los derechos son los mismos .

1 comentario:

ANITA dijo...

Totalmente de acuerdo en todo lo que dices.
Los hijos desde pequeños hay que inculcarlos los valores y pautas necesiarios para su desarrollo.
La base de la familía es muy importante, y a la larga hace mella en ellos y lo toman como ejemplo.
Si un niño sale rebelde si ha tenido una buena base es recuperable y puede rehacer su vida, si lo que ve no es lo adecuado desde pequeño crecerá siempre pensando que el lo mejor porque no ha visto otra cosa.
No es tarea fácil educarlos pero hay que poner todos los medios a nuestra alcance, y hacer sobre todo de la comunicación un arma para llevarlos por un camino correcto.
Un abrazo