TRABAJAR


Creo que todas las personas saben lo que es trabajar.Mas alla de lo que constituye nuestra profesión u oficio, casi todos los seres estamos dotados para realizar con mayor simpatía o eficacia, cierta labor , o ciertas gestiones que terminarán redundando en beneficio nuestro o de otras personas para las cuales los realizamos.
Hay todavía un punto infinitamente mas alto en nuestro trabajo: es el Amor que depositamos en la tarea.
Cual sea la tarea, carece de importancia. Está el caso de San Martín de Porres , el famoso “santo de la escoba” . San Martin sencillamente barría los suelos. Pero lo hacía con Amor, vale decir con una vibrante intención de Bien.
He tenido el privilegio de conocer varios “ Martin de Porres” , que en apariencia se dedicaban a barrer. Barrian veredas, jardines, amplios salones, etc. etc. Recogían el resultado de su labor con exquisito esmero . Si uno les dirigía la palabra seguramente nos dedicaban una sonrisa.Ah! Pero qué sonrisa !!
Como la del Arcangel San Gabriel en el Pórtico de la Gloria .
En una oportunidad una señora amiga que llevaba cuatro largos años de matrimonio y no había logrado quedar embarazada, se acercó a uno de estos barredores de suelos. Le contó su desdicha. El de la escoba realmente la oyó y le dijo:
_Vete tranquila a tu casa. Despreocúpate. De aquí a que pasen cuatro meses, en cualquier momento quedarás embarazada.
Así fué . Santas palabras que se cumplieron.
Es por eso que deseo comunicar a mis queridos lectores, la dimensión del Trabajo , con mayúsculas . Trabajo para el que todas las personas estamos preparados para ejercer siempre y cuando tengamos vocación de servicio y voluntad de Bien.
No hay otro misterio.

Comentarios

Paco Nadal ha dicho que…
No creo mucho en los milagros, pero si en esa gente que de forma callada hace una labor encomiable y se da a los demás, sin esperar nada a cambio. Supongo que esos son tus Martín de Porres. Y los míos también. Un abrazo.

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total