lunes, 2 de diciembre de 2013

AMORES CONTRARIADOS

Toy exultante ! Contra todos los pronósticos funestos que mi Mujer ha tenido a bien expresar, lanzando eso de que vamos para una SOCIEDAD DE LAS ABEJAS , hoy, mismito HOY , un tío de los que vamos quedando pocos, ha sido condenado a cinco meses de prisión por andar leyendo  la correspondencia de un rival.

Asuntos de estos feudos de la Internet, si señor ! Para que os enteréis las damas escépticas, que pregonáis a quien quiera oíros que los machos vamos en decadencia. Sabed Señoras que por bien de la humanidad existimos unas cuantas categorías de machos funcionales , capaces de cometer locuras por amor o por amor contrariado.

El caso que este buen hombre, se tuvo sus reveses en materia amorosa.

Vamos, que una mujer que le electrizaba los pelillos debió darle calabazas y el hombre se quedó con la sangre en el ojo, como suele decirse.

Y lo peor, no es que te den calabazas. LO PEOR es darse cuenta que el rival por el cual te han dejado, apenas tiene el grado de sargento cuando tu te llevas luciendo las insignias de Coronel de larga data.

Porque una cosa es la incompatibilidad de caracteres y otra enterarse que la fulana salía con un sargento que no sabe ni cuadrarse en tiempo y forma. Enterado de la situación ahí el Coronel a lo primero se ha puesto verde, luego rojo, y al final casi morado de la ira contenida.

¿Qué se le vino a la cabeza ? Hablar con nada menos el Jefe de Informática de la base. Camarada y amigo, al cual había hecho alguna vez buenos favores. Y como quien está muerto de aburrimiento, se las ingenió para convencer al tal Jefe de Informática, que le facilitara la contraseña del sargento que le había birlado la dama.

Accede el hombre y le da cuanto él pretendía. Y ahí nomás se largó a crearse una falsa identidad, de señorita que busca compañía masculina, se metió en uno de esos portales de ligue, y fué directo a curiosear la cuenta del sargento . Cuando lo creyó oportuno, le envió unas misivas mas ardientes que los chilis de los mexicas !
Y en esos entreveros de fuegos cruzados, la falsa señorita le pide que le envíe una foto en traje de Adán al sargento.

Magináos como se puso el sargento! Ya tenía coleccionada a la ex del Coronel, pero este otro match con una desconocida le hacía levantar ronchas a mediodia, media tarde, medianoche !

En esas orondeces y ufanidades se encontraba cuando por esas líneas que traza el Destino, alguien lo puso en  guardia .

Que te están echando una trampa, tenga ojito don sargento !” le hizo saber el infaltable don Juan de los Palotes. Ni corto ni perezoso lo consultó con la dama por la cual surgía el evento.

Que si, que nó. Que nó que sí. Ya parecía el Uberto de “Serva Padrona” , cantando una de las preciosas arias de la obra de Pergolesi.

Investigaron . La dama por su lado - que, entre nosotros, no cabía en si misma de las maquinaciones del Coronel - culpa de lo cual mas de un par de soutiennes se le descosieron a fuerza de tanta risa y tanta alegría por los fingimientos y perversiones simuladas por el hombre le proporcionaban - y entre ambos qué descubrieron ? Que el mismísimo coronel estaba metido bajo una falsa identidad manipulando los correos electrónicos.

Como servida en bandeja venía la venganza, y ninguno de los dos renunció a ella. Denunciaron y la justicia militar les dió la razón.

La pena , mi Coronel, que ha sido Ud. pillado .Uno se tiene que sacar esa espina que siempre se queda provocando en nosotros los varones con el amor contrariado ese pensamiento:

¿QUÉ tendrá ese sargento que yo no tenga?

Algo distinto. Diferente. O quizá la audacia para hacer creer a la dama que tiene algo distinto, diferente. Y no es verdad. Es una vez mas el poder de convicción. 

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz. Hola a todos.
Muy bonito, amiga mía, muy bonito. Y no lo digo poniéndome en jarras, sino de verdad. Vamos, que el episodio, a fuer de ser sacado de la realidad, de bien contado parece un relato ficticio, una invención socarrona de los tejes manejes a los que se ven abocados quienes celan y recelan de la fidelidad de sus parteanires. Es decir, que celan y recelan y desconfían de sí mismos, entrándoles tal complejo de inferioridad, que no pueden sino maquinar lo para intentar salir airosos del desplume o el descreste a los que sus parejas creen que les someten.

Ya sabemos todos, que esto de los celos trae muy malas consecuenciaas, para uno o para otro (e, incluso, para el otro u otros de más allá, donde el burlado encuentra el origen de su desgracia dignataria).

¿Qué tendrá el otro que yo no tengo/a? ¿Qué le encuentra ésta? Son preguntas que todo celoso de pro se hace. Aunque el qué tenga el otro es lo de menos, porque lo de más es el qué le encuentra la prójima, que es quien verdaderamente retoña nuestra frente de floridos apéndices no deseados.
Lo que al celoso más le duele, sí, obviamente, es el cuestionamiento de su hombría, de su capacidad para satisfacer las ansias de la amante; lo de la posición social o económica, o incluso cultural, es secundario. Lo que duele es la "clavada, o clavadas" que nuestra prójima disfruta con otro que no soy yo, sus retozos y restregones, sus abandonos, y sus re-encuentros en cabalgadas que nosotros no protagonizamos.
Vistas así las cosas, las locuras que un tal celoso pueda cometer son juegos de niños... porque el celoso, efectivamente, es un hombre al que se envía de sopetón a la infancia casi adolescencia, cuando uno es aún un ser inseguro.

Pero, repito, lo que da más enjundia al relato es el relato mismo, su forma, su expresión.
Muy bien Beatriz, y gracias por este regalito pre-navideño.

Un abrazo a todos (y no me sean celosos, o les regalaré un chupete).