martes, 18 de agosto de 2015

JAPÓN NO CONFIABLE



Durante largo tiempo imperó una oleada de admiración hacia Japón, ya sea por su estilo de vida, por el tesón puesto por el pueblo japonés en la superación de las consecuencias de la 2GM , y sus invenciones tendientes a mejorar las comunicaciones que posibilitaron un avance inmenso en ese campo.
En los últimos años pareciera que todo lo logrado por Japón ha culminado mal.
El tsunami que azotó sus costas el 11 de marzo de 2011 , también determinó el colapso de la central nuclear de Fukushima, propiedad de Tohocu Electric Power, mas conocida por las siglas TEPCO y el sismo también impactó en otra central del mismo sistema: en la región de Kanto.
Acostumbrados a la eficiencia nipona en materia de catástrofes, las informaciones que llegaban a posteriori del tsunami y el colapso de Fukushima , para cuando las autoridades japonesas declararon la “situación de emergencia nuclear de nivel 4” y evacuaron a mas de 200 mil personas vecinas de la zona afectada, las medidas adoptadas en la oportunidad llegaron demasiado tarde.
Mientras el portavoz del gobierno, Yukio Edano aseguraba que la “situación estaba controlada” , la verdad es que se estaba ocultando información sobre la catástrofe y sus inmediatas consecuencias a toda la población.
Tampoco se habló del número de víctimas de la catástrofe, ni de los empleados de la Central de Fukushima que inmolaron su vida con la intención de controlar lo que es incontrolable. Porque ese es el quid de la cuestión en materia de energía nuclear:
Podemos instalar orgullosamente una central de este tipo de energía. Lo que no podemos es tomar medida alguna cuando colapsa. Y esto lo hemos visto en Chernobbyl . Y Japón no ha sido la excepción.
Estos infaustos acontecimientos han llevado a ciertos especialistas, a analizar la calidad de la democracia japonesa. Bien se podría decir que no existe, dado que se trata de una monarquía imperial que se ha mantenido por largos 2 mil años, no obstante haber sido el Japón imperial uno de los grandes perdedores de la 2GM.
Si bien existe un Parlamento nipón, la mayoría de sus parlamentarios son “ hijos, nietos o bisnietos de antiguos políticos. Y casi todos los gobernantes que han pasado por el puesto de Primer Ministro eran herederos de anteriores altos cargos” , que en Japón son denominados vulgarmente botchan “literalmente hijos de los ricos “ .Entre ellos la familia Hatoyama, fundadora de la compañía de neumáticos Bridgestone . Familia a la cual pertenece “Yukio Hatoyama, bisnieto de un antiguo portavoz del Parlamento y mas tarde Ministro de Exteriores “ .
Wikileaks dio a conocer que en “2008 el Organismo Internacional de la Energía Atómica dio un toque de atención a Japón por haber revisado sus guías de seguridad contra seísmos solo tres veces en 35 años. insistiendo en que “recientes seísmos han sobrepasado en algunos casos el diseño con que fueron construidas algunas plantas y esto es un serio problema hacia el que ha de dirigirse ahora el trabajo sobre seguridad”
Estos ‘recientes seísmos’ aludían a un terremoto que en 2007 dañó la central nuclear de Kashiwazaki-Kariwa, la más grande del mundo. En aquella ocasión, el propio Gobierno reconoció que la compañía eléctrica Tepco, propietaria de la central (y propietaria también de la central de Fukushima), había informado de forma lenta y poco rigurosa sobre los verdaderos daños. Además hace poco se descubrió que Tepco, la compañía eléctrica más grande de Japón y tercera más grande del mundo, ha estado falsificando decenas de informes “
En una palabra: Los ilustres caballeros japoneses no son tan eficientes como el Mundo pudo creer alguna vez. Están muy lejos de ser honradamente responsables , y esto lo abona el hecho de que su país sufre seísmos a continuidad, de modo que no es apto para tener en su propio territorio nada menos que CINCUENTA centrales nucleares. Y lo mas grave: que desde el 11 de Marzo de 2011 los desechos nucleares de la Central de Fukushima están contaminando todos los Océanos.
Fuente:Ferrán Vargas . 21 / 03 / 2011
Foto: www.ticbeat.com

No hay comentarios: