PERU





No siempre los viajeros retornan felices, dichosos, exultantes de los viajes emprendidos. Máxime cuando los itinerarios escogidos se relacionan con países donde la Cordillera de los Andes impera en su territorio.

La majestuosidad del paisaje, sus alturas desafiantes – que obligan a los viajeros a estar siempre provistos de la medicación que evita el apunamiento , o sea el mal de las alturas – ya es toda una condición predominante . Luego, quien desee conocer mínimamente los arcanos de los Andes, debe saber que tendrá que transitar caminos de cornisa la mayor parte del tiempo .Pasar de una altura superior a los 4 mil metros, a otra de 2100 , y mas luego descender hasta el nivel del mar en las zonas costeras.

En Perú puede el viajero ir al Cañón del Colca , donde los cóndores anidan y donde inician sus primeros vuelos o hacer un paseo en lancha visitando las Islas Ballestas donde se puede admirar su encantadora fauna, compuesta por focas, lobos marinos, delfines, nutrias marinas ,pingüinos de Humboldt, pelícanos, guanay, piquero común, gallinazo de cabeza roja, etc. etc. Estas islas son las “islas Galápagos” peruanas, un santuario para multitud de estas especies.

Nos cuenta nuestro viajero , que el Lago Titicaca  de tan inmenso mas bien parece un mar a casi 4 mil metros de altitud. Hay  allí además  de las islas naturales, islas artificiales logradas por los nativos Uros, utilizando su planta sagrada: la Totora, porque de ella comen, hacen sus viviendas, sus embarcaciones; con sus raíces han hecho la isla flotante lo suficiente  para albergar  cuatro o cinco viviendas. Luego son muy artistas y artesanos de tal finura que sus obras no parecen realizadas por mano humana y lo notable es que son los hombres los que hacen los tejidos y los bordados que son cada una en sí auténticas OBRAS DE ARTE !

El padre de familia delega en el hijo o hija más hábil y perseverante el sumum de su oficio. Su tradición se trasvasa de una a otra generación con la misma pasión y la búsqueda de la perfección hasta en los mínimos detalles.Nuestro viajero, admirado de la belleza de las piezas que ofrecen en venta, no podía llegar a descubrir cómo llegaban a cambiar de colores sin que se advirtiera nudosidad alguna en las finas prendas.

Los mismos sombreros que usan los hombres deben hacerlos ellos mismos y son diferentes los de los solteros a los casados. Si alguien quiere vivir en su comunidad lo aceptan SOLO si aprende a hacer su propio sombrero!

En la Isla Amantani, donde permanecieron los viajeros un par de días, fueron agasajados con una fiesta donde a cada uno de los huéspedes se le hizo vestir con los atuendos típicos de esta gente, tal como  puede apreciarse en la foto.  Al caer  la tarde, las niñas de la anfitriona fueron a buscar a los viajeros que habían recorrido la isla y les llevaban de la mano de retorno a la casa, donde ya se había preparado la fiesta .Mas allá del regocijo de los momentos pasados, el viajero vive en Perú las tradiciones del espléndido pasado de los pueblos de América, donde el visitante era agasajado como lo harían con quienes ellos denominaban “ los mismos dioses” .


Foto: www.adventure-life.com

Comentarios

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total