EL CIELO HA GANADO UN ANGEL ( III )







Este es el tercer y último capítulo de esta nota del Dr. JUAN DE DIOS RAMÍREZ-HEREDIA. Sus puntos de vista no solo como Abogado y Periodista, sino como hombre comprometido con el Pueblo Gitano, al cual pertenece y ha consagrado su vida, en pos de un reconocimiento de esta etnia que desde sus orígenes nómades, llegó a la Europa del siglo X , en busca de la tan ansiada Paz .

Mi testimonio gitano


Un día Europa se propuso dar un paso decisivo para la construcción de la nueva unidad política, social y cultural que representaba el viejo continente. España y Portugal acababan de entrar en el cerrado club de entonces lo que me permitió participar en la elaboración del Acta Única Europea que modificaba el Tratado vigente con importantísimas aportaciones. España se incorporó a este nuevo Tratado mediante un instrumento de ratificación firmado el 3 de julio de 1987. En él se dice en su artículo 8-A “El mercado interior implicará un espacio sin fronteras interiores, en el que la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales estará garantizada de acuerdo con las disposiciones del presente Tratado.”    A esto hay que señalar que en 1990 se firmó el Acuerdo de Schengen para propiciar la eliminación definitiva de las fronteras.

Recuerdo el día en que el Parlamento Europeo votó la eliminación de las fronteras entre los Estados. Aquella fue una sesión solemnísima. La tribuna de invitados de la sede de Estrasburgo aparecía plagada de trípodes televisivos. Más de 50 cadenas de televisión querían transmitir el acto y el momento de la votación. Cuando el presidente de la Cámara declaró aprobado el texto todos los diputados puestos en pie prorrumpimos en un largo, muy largo aplauso de satisfacción.

A continuación se abrió el turno de palabra para que los Diputados y Diputadas presentes pudiésemos justificar el sentido de nuestro voto. No tengo a la mano el Diario de Sesiones, pero recuerdo muy bien que entre otras cosas dije lo siguiente:
Yo también me uno a la felicitación que todos estamos expresando aquí por el importantísimo momento que acabamos de protagonizar. Una vez más este Parlamento ha dado un paso irreversible hacia la eliminación de las barreras, culturales o físicas, que durante tanto tiempo han dividido, y siguen dividiendo, a los europeos. Pero hoy, señoras y señores Diputados, ante las muestras de alegría que Sus Señorías manifiestan, déjenme decirles, como gitano que soy, que este descubrimiento del que tanto nos enorgullecemos, ya lo habíamos descubierto los gitanos de todo el mundo desde el principio de los tiempos.
 Las fronteras son barreras artificiales cuya función principal es la de separarnos. Quienes se aferran a las fronteras tienen la mirada corta y son incapaces de ver que el mundo es mucho más hermoso cuando podemos circular por él libremente. Por eso yo les felicito y me felicito a mí mismo porque hoy, todos ustedes, sin saberlo, han aprendido una hermosa lección que el Pueblo Gitano siempre ha practicado: que las únicas fronteras son las naturales que imponen la altura de las cordilleras o la profundidad de los cauces de los ríos. Hoy, Señorías, Europa se ha vuelto un poco gitana”.

Esto es lo que, aproximadamente dije aquel día solemnísimo, y debo reconocer que, no sé si empujados por la euforia, los Diputados me obsequiaron con un cerrado aplauso.
¿Pero la solución está en encerrarnos a cal y canto? 
La familia entera de Aylan Kurdi salió de Kobane huyendo despavorida. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha manifestado que 174 civiles fueron asesinados a sangre fría por los fundamentalistas del Estado Islámico. Y fuentes sanitarias de la ciudad han declarado que varios centenares más de muertos y heridos han pasado por los semidestruidos hospitales.
Sabemos que hay malnacidos diputados que culpan a los padres de Aylan de su propia tragedia. Y mientras tanto nuestros gobernantes discuten como debe ser de grande el parche con el que aliviar la catarata de muertes que provocan las guerras racistas, la intolerancia religiosa o los nacionalismos fascistas y nazis de los que tan amarga experiencia tiene el  mundo.
Pero ese comentario me lo reservo para mañana. Hoy creo que debo seguir haciéndome daño contemplando la imagen de este ángel inocente que me recuerda la imagen de mis hijos pequeños cuando con ellos iba a jugar a la playa de la Victoria en Cádiz o en las hermosas playas de Barcelona.

Juan de Dios Ramírez-Heredia
Abogado y periodista
Presidente de Unión Romani Española

Ilustración: "Campamento  gitano cerca de  Arlés " , obra del pintor VINCEN VAN  GOGH. Fuente:  Wikipedia




Comentarios

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total