lunes, 24 de enero de 2011

EQUILIBRISTA




Era un hombrón que el pobre no hallaba sastre que le vistiera. Así que cuando en los bazares se comenzó a vender ropa deportiva, dió el hombre un salto y se pudo vestir a la moda . Con sus 140 kilogramos de peso, alardeaba de ser equilibrista, de esos que caminan de vereda a vereda por un cable de metal trenzado.
Oyéndole, uno de mis amigos, no quiso ser menos.
Si es por equilibrista, yo también soy equis librista. Voy mirando con atención los escaparates de los libreros, y cuando detecto una equis en la tapa de cualquier libro, pues entro y lo compro. Eso sí, no me vengan a preguntar de que tratan los tales libros, porque leer, lo que se dice leer, no leo ninguno. Así como abro cualquier página, y me encuentro con una catarata de letras , me causa vértigos , y ahi mismo , me tengo que tumbar en la tumbona, por supuesto.
-Chufla, chufla! - repetía el parroquiano de la última mesa. Mi amigo continuó :
Esto de comprar libros, es un asunto muy serio. Pero que mucho ! Desde que me he dedicado a hacerlo, los dueños de librerias me tienen por cliente, y me envían vuelta a vuelta sus catálogos de nuevas impresiones. Vamos, que hasta el cartero me ha hecho el cartel de intelectual. Me preocupé mucho . Que miércoles será un intelectual ? Mi Mujer opinó que debería ser cosa contagiosa . Un virus , un sarampión de los de antes de las vacunas. Ostias, que casi muero en el curso de un sarampión, y si no he muerto, fué por mi Padre, el pobre, que justo vendiera su coche sport por unos malos cálculos, y se portaba entonces en bicicleta. A las dos de la madrugada iba de farmacia en farmacia ,haber donde quedaba una de Turno. Como a las dos horas, halló una, con tan buena suerte, que el boticario le vendió cuatro dosis de Penicilina, lo cual era - según mi Padre - para hacerle un monumento mayor que el de la entrada de Nueva York.
Al fin, dimos con un Diccionario de la Real Academia y nos quitamos las dudas. Lo que no nos quedó claro, ni a mi Mujer ni a mí, que a dónde se iba con el intelecto. Vamos, que total no es una brújula. Pero a alguna parte te lleva, como cualquier autobús. Los libreros, ellos sí, firmes, como soldados. Me hacían la reverencia a la francesa al pisar sus salones. Tanto, que mi Mujer me aconsejó no salir de casa sin mi buen traje sastre, de corte italiano. Porque el corte inglés pasó de moda.

Mi amigo se mandó un buen trago de cerveza por la garganta y continuó :
Como os dije, los libreros, firmes como soldados de una comandancia. Ya vestido de traje, mis acciones intelectuales subieron . Ya me pedían opinión , por este autor y por el otro, del mes pasado.
Entonces yo les miraba trazando un eje imaginario de uno a otro de sus lagrimales, daba un fuerte respiro, componía la corbata , y luego daba alguna de estas respuestas, previamente anotadas en mi libreta de apuntes:
Investigador de fuste. Sus búsquedas exceden las espectativas de cualquier lector.

Para la segunda inquisición de mis libreros, la frase elegida fué :
Años que busqué este tema. Años! Lo estoy degustando. No es ni tan salado ni tan dulce. Se tolera.

Y como os dije, mi amigo, nunca había leído los tales libros, y peor aún, ni los había mirado. Así que no estaba preparado para cuando uno de sus proveedores de libros , tomándole muy suavemente del brazo le espetó:

-Don Ruperto, que a estas alturas debe ser Ud. todo un experto en la materia ! - y le guiñó un ojito de complicidad.
Mi amigo giró lentamente la cabeza a derecha e izquierda, como si temiera que alguien fuese a oír su respuesta.
-Nunca se es un experto...Lo digo con humildad.
-Pero no me negará que es un gran cocinero !
Cocinero ? De donde barrunta Ud. que soy cocinero ?
_No se haga el modesto. Porque al fin y al cabo los únicos libros que Ud. compra aquí son “Platos exquisitos de la Cocina tal... “ o cualquier libro dedicado al sexo. De los mas explícitos a los mas sofisticados .

2 comentarios:

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJA,el tío!!!,no sabía ni lo que compraba,de que tipo eran los libros..JAJAJJAJAJAJAJAJAJJAJA.
Cocinero,Cocinero...enciende bien la candela !!!! JAJAJAJJAJA.

El equilibrista amo de la pista..JAJAJAJAJJAJAJ,

AY!,gracias Beatriz
Besitos,Reyes

Anónimo dijo...

Ya ves , Reyes, una nueva especie de compradores de libros. Equis libristas!

Besitos.

Beatriz.