JUGOSO DINERO




Nuestra Abuela nos contaba de una congregación de monjitas que se presentaban ante el mundo, como HIJAS SIERVAS DE SAN JOSÉ. Se dedicaban a la atención de los enfermos. La Abuela las había conocido cuidando a los que en su juventud se aludían como “ enfermos del Pulmón” , pero la realidad era que aquellos eran enfermos de Tuberculosis. Una epidemia para la que en aquellos años , del primer cuarto del siglo veinte, no había medicamentos que erradicaran la enfermedad.

Pero por un, “quítame de aquí esa pajas “ , un buen día las monjitas con toda discreción hicieran sus maletas, y se fueron a residir al flamante Sanatorio del Dr. Walter Martinez, quizás ubicado en una solariega construcción de Montevideo , para la atención de enfermos psiquiátricos.

Como decía la Abuela : Locos eran los de antes ! Algunos, por que nó, los que llegaban de la otra orilla - del Buenos Aires elegante e intelectual - venían a curarse de sus intoxicaciones de opio . Había que proceder con mucho tacto , no fuera que trascendiera el nombre de alguna dama encumbrada de la alta sociedad. O de algun caballero con el peto del uniforme plagado de condecoraciones . El anonimato estaba garantido. En eso las monjitas eran unas maestras . Lo cual no les impedía recibir a los internos con sendos baños de agua caliente administrados por unos rusos fornidos capaces de amortiguar los desmanes del loco mas loco. Los dejaban planchados por las primeras 48 horas.

Marie Thornton, es una monja irlandesa , de la misma congregación de San José en la ciudad de Nueva York. Se desempeñaba como Directora financiera y en sus ratos de ocio, gustaba frecuentar las máquinas tragamonedas en las cuales perdía entre 2 mil y 5 mil dólares por tarde. Y así como una cosa arrastra a la otra, llegó a perder la bonita suma de OCHOCIENTOS CINCUENTA MIL DÓLARES pertenecientes a la Congregación.
No hay que impacientarse. Ya se han recuperado con holgura los varios fajos de verdes, gracias a que, la compañía aseguradora del convento, se avino a tan cristiana restitución.

La hermana Susie - como se la conoce en el ambiente religioso - ha logrado la benevolencia del Juez que actuó en la causa, y aunque pudo haberla condenado a 10 años de prisión , tan solo ordenó que esté recluída en un convento de Filadelfia sin goce de salidas por motivos de recreación en los casinos de Atlantic City.

“La Hermana Susie paga por su pecado”
Fuente:Sandro Pozzi - New York 23/ 11/ 2011
El País, versión digital.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Betriz:a Parece que la ludopatía alcanza también al clero,pero que sea una monja resulta muy curioso.Total que se dedican a la enfermedad mental y dentro tienen también problemas...
Necesitaría evadirse de los problemas para mejorar su estado de ánimo,digo yo.Muchos lo hacen por esta causa,aunque la ludopatía pertenezca a ese grupo de trastorno de los impulsos.Cuando se demuestra este trastorno los jueces suelen ser benevolentes la primera vez,esperemos que esté ya en algún tipo de tratamiento.Si tuviera familia esa ayuda debería ser con toda la familia,al igual que el alcoholismo afecta a todas las áreas de la vida,pero en este caso al estar casada con dios,me imagino que éste no está para psioterapias, o tal vez sí después de la que está cayendo en este mundo,quién sabe...
¿verdad?

Besos,
Reyes

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total