domingo, 3 de junio de 2012

JAQUE MATE II


Hay personas que estan diseñando planes para superar la actual crisis que padecemos los españoles, en particular, y los europeos en general. Planes que hagan menos cruento este ataque masivo a nuestro desarrollo y economía personal. Uno de ellos consiste en imprimir unos 260 mil millones de euros, como respaldo intocable para rescatar a todos los bancos en situación crítica o deteriorada por las circunstancias.

.Si este plan se lo propusieran a los alemanes, suecos, noruegos, seguro les daba resultado.Nosotros por lo que dia tras dia descubrimos de las cuentas de ciertas entidades,no creo que haya sistema que nos redima.El mal radica en que estamos inmersos en una CORRUPCIÓN QUE LO REBASA TODO.Como dicen los chinos,hasta que no se vuelque el CALDERO,y se ponga PATAS ARRIBA,para que salga la SUCIEDAD INCRUSTADA EN EL FONDO Y LAS PAREDES,difícil será que haya soluciones.Mientras las mentiras y las medias verdades sigan intercambiándose entre la clase política dirigente,no habrá salida de la crisis.Fijáos que aquí estan ENFERMAS todas las INSTITUCIONES,desde la monarquía,pasando por el PoderJudicial,la Iglesia,las Autonomías y el gobierno en si.Allá donde miremos hay podredumbre.Eso es lo que perciben de nosotros en el resto del Mundo.

Sería importante y constructivo extender una mirada neutral hacia toda la sociedad. Tenemos unos cuantos millones de INDIGNADOS, muchos de ellos jóvenes recien graduados que no han logrado pasar a desempeñarse en los distintos estamentos del Estado. En la mayoría de los países los así llamados EMPLEADOS PÚBLICOS no gozan de muchas simpatías. Sin duda alguna, la mayoría quizás sean personas que se desempeñan con la mayor de las eficiencias, pero, tenemos una amplia gama de aquellos que pasan sus horas dialogando en los pasillos con sus colegas o bebiendo pocillo tras pocillo de café. En resumidas cuentas, estan percibiendo salarios pero no estan cumpliendo a ojos del GRAN PÚBLICO con los cometidos para los cuales fueron designados. Así es como multitud de expedientes en las diferentes reparticiones públicas del Estado duermen en el limbo de los escritorios o de las gavetas destinadas a contenerlos. Por lo cual tenemos un ESTADO INEFICIENTE.

Ahí es donde surgen los famosos gestores. Estos personajes hacen honor a sus desempeños. Se mueven con celeridad y los trámites de los ciudadanos avanzan a sus metas. De ahí que estos GESTORES perciban honorarios suculentos para favorecer la buena marcha de los expedientes. Es decir, que ante la nula actividad de los empleados públicos, cuadrillas de particulares hacen el trabajo . ES decir que los CIUDADANOS pagamos DOS VECES. Una, a través de nuestros Impuestos y gravámenes, y otra a los Gestores.

Pero esto no es lo peor. Lo peor sucede cuando en unos y otros Ministerios se aprueban esas obras que de tan monumentales son FARAÓNICAS, y demandan para su construcción miles de millones de euros. Luego, cuando estas obras han finalizado, nos enteramos, como el caso de los AEROPUERTOS, que NO SON OPERABLES por equis causas.
Se han dilapidado fortunas que no traen BENEFICIOS PARA NADIE. Y de ese modo, cómo podemos siquiera pensar, que nuestros socios en la UE puedan confiar en nuestra redención económica ? Y lo mismo ha sucedido con los eventos deportivos de alto rango, que solo han traído BENEFICIOS a IÑAKI URDANGARIN Y SU SOCIO . Las Comunidades lastradas por sus déficits ,sin otras soluciones que la de AUMENTAR LOS IMPUESTOS, recortar los salarios, aplicar nuevos  gravámenes tributarios, etc. etc. a los exhaustos ciudadanos.
Y si estaríamos seguros de que nos íbamos a recuperar, hasta contribuiríamos con esperanza. Pero ni esa mínima esperanza nos queda. Porque quienes implementan estas medidas NO SABEN LO QUE ES PROCEDER CON ÉTICA, ni tampoco dar EJEMPLO DE MORALIDAD.Siempre tendrán unas contabilidades sin sanear, unas facturas impagas por unos cuantos millones a causa de sus AMIGUITOS DEL ALMA !!

Foto:  Proyecto  de  la Ciudadde la Cultura  de  Santiago de  Compostela. 

Beatriz Basenji


1 comentario:

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz (extensivo).

Vaya, vaya. ¿Qué tenemos aquí? ¿Un culebrón? ¿Una saga?... Noooo... un cabreo monumental de nuestra querida amiga, que le duelen las entretelas hispánicas, como deben de dolerle a todo español de bien, ante lo que está pasando. ¿Y qué es lo que está pasando? (no, no es una pregunta retórica, es un pellizcar por ver si "esto" no es más que un sueño -o su versión terribile, vulgo pesadilla).
Está pasando que el caldero está volcado (no patas arriba, eso no), y, al volcarse, se han derramado parte de los posos que colmataban el fondo: material sedimentario de trapacería y "chanchullaje"; mais... pas beaucoup.

Hay más, como bien dices, Beatriz, y ese más es el que temen todos en Europa: que el mal que nos aqueja no sea coyuntural, sino consustancial, hereditario, parte de la idiosincrasia hispana (mediterránea, por extensión -ya saben formamos parte del selecto Club de Los PIGS).

De todas formas, creo que estás demasiado pesimista. Ya lo dije en un comentario anterior: el hispano es, básicamente, un espécimen anarcoide tendente a la picaresca, en el mejor de los casos; en el peor, suele ser reaccionario, ultraconservador (de uno u otro signo) y adorador de su propio ombligo (en todos los signos). Con estas mimbres... estos cestos.

No todo está tan corrupto, querida amiga, estimo yo, pero cabe hacerse un ramillete de reflexiones que, siendo como somos, además, un país tendente a las alergias florales, muy posiblemente muy pocos hagan, y menos aún los que las lleven a buen fin dando oportuna solución a males atávicos.

Aquí te dicen que hay fiesta, y nadie pregunta el por qué, o el cómo, nada de eso; como pueblo festivo y festero que somos, primero nos apuntamos a la fiesta y solo después, si ésta no se desarrolla como esperábamos (o nos encontramos con un duelo o velatorio), entonces, nos quejamos. Eso sí, nos quejamos entre nosotros (somos también un pueblo más proclive a las invectivas de taberna que al compromiso social). O nos quejamos, cada cuatro años, con nuestro voto en una urna, donde allí queda: cautivo y encerrado, propiedad de quien lo gane.

En fin. Que sí, que sacarán billions de euros de la chistera, apuntalarán el sistema financiero español (sí o sí, esto son lentejas, Mariano), quedaremos cautivos unos cuantos añitos (por lo menos), y mientras, los amiguetes, dándose golpes de pecho (con nudillos acolchados), alzarán al cielo sus ojos y sus plegarias para que al final todo salga bien, el capital rescate a los suyos (algo de ello nos llegará a todos, no os preocupéis, aunque no más sean los huesos y las migajas), y las cosas sigan como hasta ahora, pero peor (para los de siempre).

Gracias, Beatriz, por la nueva oportunidad.
Ánimo que ya queda menos...