jueves, 9 de mayo de 2013

EUROPA EUROPA

Los europeos son, básicamente, una gran familia, puesto que todos tienen su origen en el mismo grupo de antepasados, ha revelado un estudio sobre el ADN de individuos de todo el continente, realizado por científicos de la Universidad de California en Davis. 
Desde Irlanda hasta los Balcanes, los europeos son, básicamente, una gran familia, puesto que han estado íntimamente relacionados entre sí en los últimos mil años, ha revelado un estudio sobre el ADN de individuos de todo el continente.  “
Descubrimiento genético : lo europeos conforman una sola gran familia “
Ralph P. Coop
Tendencias21.net / 8 / 05 / 2013


Un artículo que viene a confirmar lo que intuíamos hace mucho tiempo. Esta es una realidad genética. Ahora hay que aleccionar a los políticos europeos para que asimilen esta realidad, y la vuelquen de un modo mas rotundo y decisivo a la hora de tomar decisiones para sus respectivos países.
Hemos señalado en muchas ocasiones, lo importante que ha sido lograr una UNION EUROPEA, luego de años de ardua y hasta silenciosa labor, llevada a cabo por tantos líderes, apuntalando esa imperiosa necesidad de estar unidos y de ese modo crecer y fomentar el Estado de Bienestar, que fué logrado y disfrutado en todos los países que conforman la UE.


Ahora, por imperio de esta CRISIS desatada en el 2008 en WALL STREET, que arrasó las economías de los países de la UE, hemos ido derivando en que MILLONES DE PERSONAS han perdido su empleo, y las conquistas obtenidas con tanta lucha y tantos sacrificios por décadas para llegar al ESTADO DE BIENESTAR, están siendo eliminadas en cada uno de los países, a la vez que vemos con INDIGNACIÓN cómo tantos Presidentes y Primeros Ministros, se entregan a los dictados del sector bancario, al que han ayudado de modo superlativo, en desmedro de las clases populares.
Los resultados estan a la vista. Se han tomado en estos ultimos CINCO AÑOS medidas que no solo no nos llevan a superar LA CRISIS, sino que se ahonda de forma notoria. Al 27% de desocupados que tiene España,se debiera añadir los altos porcentajes de las empresas que han presentado quiebra.
Los desahucios se continúan produciendo, aunque la prensa se niegue a mostrar esta cruda realidad, y ya son cientos las personas que se han suicidado al ser desahuciadas de sus viviendas.
El actual Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, el finlandés Olli Rehn, ha expresado: “Las cosas no funcionan, con las riendas en manos de los capitales, las tomas de decisiones esta lejos de ser perfecta.”
También la actual conducción del BCE “ se sumó al toque de atención ,consciente de que algo tiene que cambiar para que la gestión de la Eurozona deje de acumular errores. “


Fuente: Claudi Perez / El País, versión digital.
Bruselas 9/05 /2013

P.S. : El diario EL PAÍS,edición digital del 10/05 /203, con la firma de ALVARO ROMERO, se da a conocer que "La banca  desalojó 2.405 familias de su casa mediante la fuerza pública y se produjeron 32.490 desahucios  en  2012."

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz. Hola a todos.

¡Hum! Ardua labor comentar esta entrada, querida amiga, por la cantidad de frentes que se abren --que tú misma abres en la redacción de tu relato-- en un tema tan amplio como este: Europa.

De la realidad genética, por citar el primero de los frentes, he de mostrar mi escepticismo y sorpresa, más allá del origen común, sino como especie, sí como "homo sapiens sapiens". De Cromagnon para acá todos somos parientes (quizá con algo de mezcla Neanderthal, si hemos de creer a los que últimamente afirman la posibilidad de hibridación entre ambos homínidos).
Más allá de esto, dudo mucho que se pueda considerar familia una amalgama tan dispar y tan tenaz en su conflictividad. Cuanto menos habremos de admitir que se trataría de una familia históricamente muy mal avenida. No me sirve como coartada, cuando, sin ir más lejos, durante el siglo XX los componentes de esta "familia" se diezmaron despiadadamente (no menos de 20 millones de muertos entre las dos grandes guerras).
Que de la 2ª Guerra Mundial para acá se ha hecho todo lo posible por conformar una gran familia europea, eso es evidente, y hasta creímos que sería posible. Hoy día, no es que lo dude, es que está en entredicho esa posibilidad.
Si los genes, según dicen estos sesudos investigadores, demuestran que somos una gran familia, está por ver que esa evidencia aflore desde el plano nonoinfinitesimal del código genético a la realidad macroscópica de las relaciones interpersonales, sociales e internacionales.

En cuanto al frente económico, ese que se empeña en poner a prueba esas relaciones de parentesco que no sólo a europeos, sino a gran parte de americanos (Norte-Sur) y australianos compete, vemos que el llamado estado de bienestar que amenazaba con convertirse en "paraiso recobrado", debía estar fundado en cimientos bienintencionados pero endebles.
Erigido --el estado de bienestar-- en supuestos ideológicos basados en nobles valores, y en un engañoso sistema piramidal truncado de ancha base, hemos descubierto, para nuestra sorpresa, cómo la pirámide perdía su carácter "truncado" y se iba afilando, apuntando su vértice cada vez más alto, cada vez más separado de su base. Al mismo tiempo, esa base se ha mostrado insuficiente para soportar el peso de la mole piramidal cada vez más afilada. Las relaciones de confiamza que dieran lugar al estado de bienestar, su sistema de valores, ha saltado por los aires, la economía ha sustituido a la ecología, el capital a la ideología, la plutocracia --cada vez más-- a la democracia, el egoísmo --cada vez más-- al humanismo, el "sólo hay salvación conjunta" --la solidaridad y la cooperación-- al "sálvese quien pueda" --individualismo y competencia.

En fin, que Europa vuelve a ser raptada, pero en esta ocasión no por Zeus, no por un dios, sino por un Gigante o un Titán, llamado Capital, cuyo voraz apetito y extrema crueldad no parará ante razones humanistas ni humanitarias. Forjada su encarnadura en números y cuenta de resultados, el ser humano no contará para él sino como medio para lograr sus objetivos: la rentabilidad (de los inversores, claro, quienes manejan los hilos y el cotarro).

Europa puede esperar... ¿O no?

Un abrazo a todos.