jueves, 13 de junio de 2013

FRANCIA Y SU NUEVA INTOLERANCIA

 “ La derecha parlamentaria ha experimentado una radicalización antes y después de su derrota electoral. Pero la tramitación de las bodas gais ha removido a la ultraderecha ultracatólica y han aflorado las fobias clásicas. Dos manifestaciones de más de 300.000 personas. Cerca de 250 detenidos. Un fotógrafo apaleado. Los Inválidos y los Campos Elíseos convertidos en campos de batalla. Millones de euros gastados en fletes, globos, banderas, camisetas, pancartas, luz y sonido, daños y desperfectos. Más de 5.000 antidisturbios movilizados. Rezos callejeros de integristas católicos. El grupo neofascista Bloque Identitario ocupando la sede del Partido Socialista para pedir la dimisión del presidente de la República. “

Este es, a grandes rasgos, el balance de la tramitación de la Ley Matrimonio para Todos o Ley Taubira, llamada así en honor de la ministra de Justicia, Christine Taubira. Culta, serena y tan dotada para la ironía como para la oratoria, Tuabira ha replicado a los insultos de la Iglesia, la derecha y la extrema derecha recitando versos de Antonio Machado y citando de memoria textos jurídicos para tratar de explicar lo obvio: que el matrimonio homosexual es un derecho republicano más.”
Fobia en el país de la fraternidad”
Miguel Mora – Junio 8 de 2013
El País, versión digital



La Francia que conocimos - uno de los países mas bellos de Europa – con su profunda vertiente cultural que se ha ido extendiendo por todo el Planeta, con sus grandes héroes nacionales, controvertidos sí, pero sólidos como las formaciones graníticas - Charles De Gaulle - han alimentado las admiraciones de muchas jóvenes generaciones, incluyendo a la cual pertenezco.

Quien mas, quien menos, todos soñamos con conocer Francia, con instalarnos en París. Cuando lo hicimos, descubrimos que nuestros ahorros apenas nos permitían vivir seis escasos dias en esa urbe tan encantadora, para la que no alcanzan un mes, ni un año , para llegarla a conocer.
En esos seis dias fuimos muy bien tratados. Observamos una ciudad limpia, prolija, donde no llegamos a ver un solo automóvil impactado por una colisión, pese a existir grandes avenidas que desembocan en lo menos cinco arterias, en pleno corazón de ese París pleno de movimientos.
Acaso lo que mas nos admiró fué la cantidad de ricos africanos circulando por sus calles con sus atavíos típicos las señoras y los hombres con unos trajes sastres del mejor taller.

A lo que vamos: De los franceses plenos de mundanidad, de amplios criterios, demócratas hasta la muerte,capaces de amar y discutir con sus mejores amigos en incontables horas, luchadores por los derechos humanos, tolerantes, probos, nos encontramos con esta embestida de los derechones franceses contra las uniones homosexuales. Nos preguntamos: ¿Qué ha quedado de su larga larga tradición literaria de las mas vanguardistas del Orbe?. Con autores venerados por sus compatriotas - desde los pasados siglos - que fueron ellos mismos personas que vivieron su intimidad con discreción o sin ella, pero a todos se les ha respetado.No se comprende este retroceso ,esta crispación e intolerancia ante las inclinaciones o preferencias personales, máxime en temas que hacen a la intimidad de las personas. ¿A quien vulnera que su vecino sea gay ? El hace lo que hace con su propio cuerpo. No nos viene a pedir un pene prestado !

Sinceramente no se comprende cómo estas nuevas generaciones de franceses católicos desatan estas furias en la misma calle.
No podemos negar que hay personas preocupadas por el aumento de parejas gays. En algunos países mucha gente se inclina a acusar a MONSANTO por haber manipulado por mas de 50 años las semillas de los cereales mas consumidos, y ser éstos LOS CAUSANTES de que tantas personas fabriquen en sus organismos unos miligramos en menos o en mas de estrógenos, progesterona o la misma testosterona en cuerpos equivocados.

Vamos a decir las cosas como son : es creciente el número de varones que optan por la homosexualidad. A este paso, es obvio que las mujeres quedarán sin compañeros para compartir la vida. Las familias estamos igual de preocupadas, pero es LO QUE HAY. Por eso llegamos a pensar que vamos hacia una CIVILIZACIÓN DE LAS ABEJAS, donde las mujeres deberán optar por ser inseminadas artificialmente para ser madres. Vamos a tener así una Humanidad con altos grados de consanguinidad, porque quien sabe CUÁNTOS SERES serán hijos de un mismo padre?


2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz. Hola a todos.

Compleja es la cuestión. Y compleja en tu presentación. Por partes.

Puede que en un primer momento sorprenda esta homofobia en un país tradicionalmente tolerante y "méchant". Pero no nos equivoquemos: es el país de Europa con una ultraderecha tan potente: el Frente Nacional de Le Pen (ahora, hija) concita gran cantidad de votantes, probablemente muchos de los que llenaron las calles de París son votantes de esta formación. Luego, nada de extraño. Además, recuerdo, para el flaco de memoria, que Francia, la revolucionaria Francia, la atea Francia, pese a su Revolución y su ateísmo, pese a ser germen de la Ilustración y cuna de los "asesinos de Dios", en lo católico, no sólo no le va a la zaga a España, sino que es más fundamentalista aún (hasta hace nada, el pío y retrógrado Lefèvre, se empeñaba en oficiar las misas según el rito latino --en latín- y de espaldas a los feligreses). O sea que en Francia, en la gran y moderna Francia, ha seguido perviviendo una facción ultracatólica, amén de ultraderechista y xenófoba.
No olvidemos tampoco, que en nuestra admirada y soñada Francia se acuñó la figura del "maldito", referida a los escritores más vanguardistas y díscolos, más incómodos e irreverentes, y que en el arte, sus grandes figuras desde el Impresionismo en adelante, debieron concitarse en un salón aparte del academicismo oficial.

Por otra lado, en cuanto al "fenómeno homo". Éste, querida Beatriz, no es una opción: el homosexual nace, no opta. El homosexual, pese a los genitales externos que lo pueden ubicar en uno u otro sexo, emocionalmente nace englobado en un sexo que a veces no coincide con el fisiológico.
No creo que Monsanto tenga nada que ver ene ello, eso sería tanto como acercar la homosexualidad al terreno de la patología, y no es así. El homosexual NACE homosexual, no se vuelve homosexual por una experiencia traumática o determinada, es un fenómeno ,mucho más profundo, quizá implique la psique, pero no de otra forma que al heterosexual. Ceñirse al sexo anatómico, en lo tocando a lo humano, es "animalizar" al ser humano, hacerlo reo de su anatomía. Y eso se contradice con lo que los que defienden la patología dicen que el hombre es, y dónde radica su diferencia evolutiva.
Debemos tenerlo claro de una vez: el homosexual no es producto de una educación determinada, sino de una constitución personal, de una estructura psico-física (que obvia una fatalidad unidireccional de los genitales).

Y por último: no, el ser humano no corre peligro, mi querida amiga. No hay cuidado. Esa es otra falacia que esgrime la homofobia (incluso la encubierta). La Grecia clásica no perdió su hegemonía porque sus grandes hombres practicasen la bisexualidad con toda naturalidad. Aquiles, Alejandro, Hércules, héroes y modelos de virilidad, tenían su vertiente homosexual y no por eso dejaron de engendrar, y no por eso fueron menos hombres.
Hay que acabar ya de una vez con los equívocos: o se es tolerante o intolerante, o se comprende algo que es natural, o no se lo comprende. Los términos medios, en este caso no son admisibles.
Ah, y la homosexualidad no es contagiosa, como creen algunos. Ya es hora de que se le reconozca al ser humano que lo es, que una de sus diferencias es que ya trascendió la animalidad que lo condenaba al fatalismo del sí o sí.

Gracias, Beatriz, por hacerte eco, una vez más, de un tema candente.
Un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Rodrigo: Para eso estan los blogs. Para opinar libremente. Gracias por tu importante colaboración.Es bueno esclarecer, aportar nuestros personales puntos de vista.
Cordiales saludos. Beatriz.