jueves, 2 de abril de 2015

PADRES POR ADOPCIÓN










Un periódico de amplia trascendencia en el mundo hispano, ha publicado hoy la noticia de la detención en Valencia, de una pareja de extranjeros que había pactado la venta de su bebé por 5 mil euros.
Estos hechos se producen a menudo, y muy difícilmente recaen en las áreas de la Justicia, por la sencilla razón que tanto la o los progenitores, como los padres adoptantes guardan silencio  para que estas circunstancias no se conozcan.
En principio este tipo de adopciones no legales suceden porque las leyes de Adopción de los países obran con tal lentitud, que aquellas parejas que desean adoptar prefieren la clandestinidad.
Se sabe que hay zonas de los llamados “países en vías en desarrollo “, donde es posible contactar con “alguien” que establecerá contactos positivos con alguna madrecita que se halla en la situación de dar a su bebé a unos padres que habrán de brindarle ese  hogar  al que todo niño tiene derecho .
No solo se trata de lo que con gran eufemismo se escribe “jóvenes en problemas”, sino que hacemos referencia de madres que, carentes de respaldo familiar, de protección gubernamental, de una institución que pueda brindarles un marco de verdadera protección humana y desinteresada , no ven otra alternativa para esa vida en gestación que la de hallar unos auténticos padres que velen por la vida de esa criatura.
Hace unos años, un familiar decidió adoptar un bebé. Consultó a un pariente médico ginecólogo, y le explicó su decisión. Fue una simple conversación.
Paso un largo año, hasta que una mañana el pariente médico le llamó para darle aviso de la posibilidad de que su sueño se hiciera realidad. Viajaron nuestros familiares, 1800 kms, hasta el lugar donde residía el médico. El bebé estaba a punto de nacer y la madre deseaba conocer personalmente al matrimonio adoptante. Se conocieron y quedaron todos felizmente integrados. Pero, por alguna infidencia cometida por alguien, llegó a los oídos de un pastor de la religión protestante, y se opuso con todas sus razones a que esta joven madre diera su bebé en adopción.
No podemos dejar de señalar que la madre de este bebé vivía en una zona de muy difícil acceso, no precisamente en medio de la civilización. Ella estaba absolutamente segura que, de pretender retener a su bebé junto a ella, no llegaría a cumplir siquiera un año de vida. Moriría mucho antes por la desnutrición, y la carencia de personal sanitario, farmacia, hospital, sala de primeros auxilios, donde pudiera ser atendido un bebé por cualesquier enfermedad . Porque allí no había absolutamente nada.
Se frustró la adopción. El pastor que intervino no se hizo cargo de la criatura. Y la vida siguió andando.
Tres años mas tarde - y varios intentos de adopción fallidos - finalmente estos familiares encontraron a su hijo. Y de haberlo podido afrontar, al tiempo que lograron este bebé, les ofrecían otras madrecitas, los suyos propios aún no nacidos. Tal era la desesperación de estas madres por lograr unos padres amorosos para sus hijitos.
No fue una adopción ilegal, dado que la progenitora firmó de propia voluntad los documentos que dan marco legal a dichas adopciones. La madre no vendió al bebé . La suya fue un decisión meditada, pensada a conciencia, dado que lo único que pretendía era lo que obtuvo: unos padres que podrían brindarle lo que ella jamás hubiera podido siquiera imaginar.









2 comentarios:

Albada Dos dijo...

Ser madre no parir, aunque lo sea biológicamente, sino desear un hijo para brindarle todo el amor del mundo. Los adoptantes son padres por desear serlo. Estas donantes, son madres porque quieren lo mejor para el neonato. Ambas posturas son personales y nadie debiera interferir en el amor.

Un beso.

Beatriz Basenji dijo...

Albada Dos: Pienso lo mismo. En la Vida cada milagro que se realiza, tiene su punto de inicio en un encuentro. Y ninguno es casual. Doy fe de ello!

Beatriz