PALABRAS DE OBISPO



Leyendo el blog MUJERES , que se publica en el diario El País, en su último post del pasado 14 de mayo de 2015, nos hemos encontrado con :”El obispo Munilla, el sexo y las mujeres “cíclicas” “, que firma Juan G. Bedoya, a quien Luis Fernando Perez Bustamante, editor de Infocatólica define como “El responsable de la información religiosa del diario del grupo Prisa.. “.

El post de Juan G. Bedoya publicado en  MUJERES  surge a raíz de la presentación del libro “Sexo con alma y cuerpo” cuyo autor es el Obispo de San Sebastián , José Ignacio Munilla,del cual reproducimos dos fragmentos:
“ El último ejemplo es el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla. No solo ha escrito un libro con el título Sexo con alma y cuerpo, que firma junto a la especialista en educación sexual, Begoña Ruiz Pereda (editorial Freshbook), sino que no ha resistido la tentación de entrar en campaña para aclarar o rectificar a los políticos. “Se equivoca Pablo Iglesias en su análisis. Eso que él dice de que su generación prefiere follar forma parte de la estrategia del poder para seguir sometiéndonos”, ha replicado al líder de Podemos. “
El obispo Munilla (San Sebastián, 1961) repite en el libro, a lo largo de 168 páginas, las teorías clásicas de su confesión sobre las mujeres: “Una persona, por el hecho de ser mujer, va a ser cíclica, y tendrá unos procesos hormonales concretos en relación a su fertilidad. Pueden estar más sensibles o susceptibles, a algunas les da por la actividad o por la limpieza, se sienten más o menos vitales “
Lo primero que señalamos al Obispo Munilla con todo respeto, que las mujeres no somos "cíclicas" . Cíclicas son las hembras del reino animal, a las cuales la Naturaleza dotó de esos "ciclos" para perpetuar la especie, y ni siquiera ellas, se acoplan con compañeros que no les sean de su agrado, es decir que son selectivas.
No se puede escribir de lo que se desconoce - aunque tengamos el apoyo de toda una especialista en Educación sexual - porque, lejos de contribuir al mejor conocimiento entre las personas, o de servir nuestros pensamientos para iluminar, está provocando rechazo. Es obvio que el Obispo Munilla no conoce a fondo la esencia femenina, por más que haya recibido las confesiones de multitudes de ellas a lo largo de su carrera sacerdotal.
Lo esencial de los Seres humanos, no son la nómina de los “pecados veniales o mortales “ que hayan cometido según la doctrina que difunde el Catolicismo desde hace mas de un milenio, porque los Seres además de cometer errores en el diario vivir, también pensamos, amamos, tenemos capacidad de ser solidarios, comprensivos, tolerantes, etc. etc. que con seguridad, las personas que acuden a confesarse no lo puntualizan , porque de lo que se trata mediante la Confesión, es obtener el “perdón de los pecados” .
Lo que también deseamos destacar al Obispo Munilla es su concepción de “Alma y cuerpo” que va incluido en la mismo título de su libro. (Sexo con alma y cuerpo )
Las personas no somos “un cuerpo y un alma”. Somos unidades íntegras, totales desde el mismo momento de la concepción.No tenemos una frontera que establezca :”Hasta aquí llega nuestro cuerpo “ , el resto , lo adyacente, es el Alma. Nuestro ser espiritual no es un apéndice del “cuerpo” , es la Totalidad que somos y nos impulsa a a Vida.
Es penoso para un creyente comprobar cómo nada menos que un Obispo señala “actos impuros” cuando lo que debiera es señalar la necesidad de Amar - como nos dijo Jesús de Nazareth - los unos a los otros.
Cuanto suceda entre un hombre y una mujer, no es más que la íntima entrega para ser UNO SOLO , que es como debe expresarse la unión entre las personas.
El único pecado que podemos cometer es el de NO AMAR, no vibrar en Amor. Darnos, brindarnos en tiempo, en cuidados , en comprensión hacia los seres que nos rodean. Lamentamos que este Obispo no haya tomado consciencia de su propia Realidad espiritual. Cuánto tiempo ha perdido !
Luego , debemos aceptar las personas tal como son, porque así, tal como son, son amadas por la Divinidad. Las vidas que cada ser experimenta, permanecen en el mas profundo de los Arcanos y no nos corresponde a nosotros, juzgarlos. Ninguno sabemos porque padecemos, cuál es la causa del dolor que existe en nuestras vidas, pero sí reconocemos o creemos reconocer las causas de nuestros gozos y momentos placenteros porque son una vocación superior que a TODOS nos comprende.

Comentarios

Adelina ha dicho que…
Muy bueno.La verdadera vida es la vida espiritual, el cuerpo humano es el instrumento del Espíritu y los dos forman un Todo.Es una obra de Bién acercarle conocimiento Espiritual a nuestros hermanos.

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total