viernes, 2 de septiembre de 2016

LAS MONJAS DE NOGOYÁ

Resultado de imagen para CILICIOS  Y  FUSTAS


 “ Autoridades judiciales y policiales allanaron al amanecer de ayer el convento de monjas Carmelitas Descalzas de ciudad de Nogoyá, Entre Ríos, en una acción de oficio a partir de una denuncia periodística de la revista Análisis, donde se da cuenta de que religiosas allí internadas eran víctimas de torturas y abusos físicos y psicológicos. El fiscal Federico Uriburu, que encabezó el operativo, afirmó que el procedimiento "se motiva en la investigación periodística donde se detallan ciertos elementos de tortura o autoflagelación y hasta el momento se encontraron cilicios y látigos por lo cual, en un principio, hablamos de un allanamiento con resultado positivo". Si bien fue cauteloso, el funcionario señaló que  la investigación comenzó de oficio, y en caso de acreditarse el delito puede ser de privación ilegítima de la libertad agravada, o aplicación de tormentos".
"Las carmelitas descalzas del convento de Nogoyá sufren torturas físicas y psicológicas, aunque nadie de la Iglesia lo quiere reconocer. La información fue corroborada tras una investigación periodística que se extendió por casi dos años y que comprendió a ex religiosas, familiares de estos y profesionales de la salud de la mencionada localidad", afirma el trabajo del reconocido periodista paranaense Daniel Enz, publicada en la revista Análisis.”
Diario La Capital (Rosario, Argentina 26/ 08 /2016 )
Nos hemos sorprendido con esta noticia muy mucho. ¿Quién en su sano juicio puede imaginar que en un Monasterio de Carmelitas descalzas, monjas de clausura, se practiquen autoflagelaciones y uso del cilicio en pleno siglo XXI?
Es inconcebible que una Institución milenaria que dice defender los valores morales y espirituales insinúe a quienes dicen tener vocación religiosa que la modalidad de su Orden es autoflagelarse y usar el cilicio, que es un cinturón con púas que suelen llevar directamente sobre la piel a la altura de la cintura.
Solo en mentes enfermas, muy enfermas, caben este tipo de prácticas, las cuales NADA tienen que ver con las Enseñanzas de Jesús de Nazareth el cual dio un solo Mandamiento a sus discípulos: AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS.
Y quienes intentamos seguir sus Enseñanzas, sabemos cuán difícil es poner cada día en práctica ese Amor perenne, permanente, con el que quisiéramos abrazar a toda la Humanidad. Es un camino muy difícil, porque en primer término debemos esforzarnos en superar nuestros aspectos negativos : celos , envidia, soberbia, vanidad, y sobre todo vencer el AMOR PROPIO, que todos padecemos de mil maneras . Un día parece que cortamos las Mil cabezas del Amor Propio, y al día siguiente vuelven a brotar... Pero jamás de los jamases se nos ocurriría torturarnos, flagelarnos, castigar nuestro cuerpo por las imperfecciones de nuestra Alma o nuestro Espíritu.
Muchas veces a lo largo de los últimos veinte años nos hemos preguntado cómo la Humanidad se halla vibratoriamente tan pobre, tan destruida en sus valores morales , al punto que los ANIMALES - seres que solo poseen Alma Grupal- en la actualidad sean la gran FUENTE DE AMOR de los Humanos ? Ved cómo nuestras mascotas nos aman hasta mas allá de la Muerte.
¿Y nosotros? ¿Cómo amamos? Amamos en general a quienes nos aman. Igual que damos aquello que nos sobra, lo cual no es dar. Damos cuando brindamos al Otro, a los Otros algo que hicimos con nuestro esfuerzo, deseando para sus receptores el mayor de los Bienes. Y si no brindamos la labor de nuestras manos, debemos brindar lo que sea, con todo el Amor de que seamos capaces para Bien de quien lo reciba. Y también debemos nosotros aceptar aquello que los demás nos brinden, con el mismo espíritu de Amor y Fraternidad.
Creedme, si multiplicamos ese Amor que va en nosotros, llegará el día que esta Humanidad convertirá este Planeta en un auténtico Paraíso. Pero jamás será logrado por la tortura a que se les obliga a un grupo de monjas, víctimas eso sí, no nos caben dudas de mentes perversas, desviadas del verdadero Amor de Cristo.
No se puede admitir ni permitir en un mundo civilizado que una entidad religiosa – sea la que sea - continúe con unas prácticas medievales que no tienen nada de cristianas, porque están dañando la misma Obra del Creador, que nos Creó perfectos y ningún ser tiene derecho a dañar esa Obra. Ni siquiera de pensamiento.

Ilustración: esturuta.blogspot.com

No hay comentarios: