martes, 31 de enero de 2017

2017: EL AÑO DEL GALLO




El pasado sábado 28 de Enero China ha celebrado su Año Nuevo – el 4715 - coincidiendo con su calendario lunar.

Se espera que los Año del Gallo grandes empresas produzcan fusiones y que quienes se desarrollan en los campos científicos y tecnológicos tengan infinidad de buenas oportunidades para sus avances y logros.

Es un buen año para formar una sociedad con buenos amigos. Los negocios de orden familiar estarán especialmente favorecidos.
También advierten que se debe evitar formar sociedad en negocios donde exista una alta especulación, porque los Años de Gallo pueden traer muchas sorpresas.

Se dice que el Gallo propicia las buenas cosechas en el sector agrícola y será positivo para disminuir el hambre en el Mundo, y esto es así no por la sobrada abundancia, sino por ser el Gallo frugal en sus ingestas y porque come cualquier cosa comestible que halle en los suelos.

Las características del Gallo muestran a los nativos como “personas francas, espontáneas y egoístas . Dice lo que piensa, cómo lo piensa y sin rodeos” . Son capaces de prescindir de los sentimientos y la suceptibilidad de los demás. Por lo que las puertas de la diplomacia no se abren a su paso. “

Los Gallos son personas que gustan llamar la atención. No quieren pasar desapercibidos ante los demás.Son muy conservadores incluso en temas políticos. Opina de si mismo que siempre tiene razón y está persuadido que sabe muy bien lo que hace. No suele depositar confianza más que en si mismo ,pero su muy alta autoestima le hace dar consejos a los demás. No siempre hace lo que dice. Necesita trabajar para ganarse la vida y muchos Gallos logran mucho más que un buen status social y económico. No sabe ahorrar y muchas veces se halla en dificultades con respecto a su economía. Posee una mente amplia y deseosa de aprender. Los gallos son dueños de una sexualidad muy activa, pero no pueden evitar hacer sufrir a quien les ama.

Fuente: Asia Libre .


Ilustración:harmonia.

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz. Hola a todos:

No doy más crédito a las características astrológicas —sean occidentales u orientales— que las que procuran un poco de entretenimiento en momentos de ocio. Las estrellas, y lo que en y de ellas se deriva, sometido a leyes inescrutables desde el origen de los tiempos, puede estar interconectado (de hecho, de alguna forma que aún ignoramos, lo está), pero de ahí a sacar reglas precisas a cual o tal constelación por su posición en el firmamento, tal o cual influencia en relación al momento del nacimiento de cada ser, dependiendo del lugar donde venga al mundo... Y dar crédito a que tales suposiciones puedan ser mínimamente reales... me parece de una credulidad e ingenuidad supina.

Sí, yo también he leído alguna vez un horóscopo. Incluso he realizado la Carta Natal de unos pocos familiares y amigos. Mas lo hice como un juego. Creo en las influencias de las estrellas lo mismo que en Papá Noel o Los Reyes Magos. Me sirven como signos referenciales de una cultura (superada), pero nada más. Meros "entretiens" sin más importancia.

Es posible que la luna, con sus fases, sus reflejos crecientes o menguantes, y su innegable efecto sobre las mareas de nuestros océanos tengan, de la misma forma, una momentánea influencia en nuestra psique, en los fluidos de nuestro cuerpo (incluidos los que conforman nuestro cerebro), pero de ahí a pensar que en las noches de luna llena los licántropos toman su aspecto más feroz... hay un buen trecho.

Los chinos llevan la delantera en esto de los horóscopos. Ya poseían los suyos antes de que los caldeos volvieran la vista al cielo. Los chinos parecen haber sido los primeros en casi todo. En esto por supuesto. Les ha dado tiempo a corroborar sus presupuestos, a confirmar sus especulaciones astrales,... y a creer en dragones mientras tanto. Son grandes soñadores, poseen una gran imaginación, y, al mismo tiempo, están tremendamente apegados a la tierra, a sus bines materiales. En nada serán, no los dueños del mundo, pero sí sus administradores.

¿Que según su calendario entramos en el año del Gallo? Pues bien, sea. Por lo que describes, amiga Beatriz, que eso supone, parece que no andan descaminados. Comienzan a cacarear y tomar posiciones todos los gallos de los distintos corrales que en el mundo son, comenzando con el más gallito, el cacareador "Trumpo", que quiere establecer hasta un nuevo orden en su gallinero, primero, para cacarear más fuerte en el resto del corra, después. En resonancia (¿o en consonancia?) un coro de cacareos y cantos estridentes se dejan oír aquí y allá, incluso el de alguna gallina metida a crestona dirigente.

Muchas de las características que apuntas, Beatriz, de este Gallo astrológico, pueden muy bien asociarse a la figura de estos gallitos de ocasión.
Esperemos que el sol fuerte del mediodía haga que estos gallos de pelea acaben arrumbados en el fondo de sus gallineros, de donde nunca debían haber salido. Así sea.

Un abrazo a todos.