jueves, 12 de enero de 2017

SALA DE PROYECCIONES (II ) El Magnate

Imagen relacionada
  


El hombre  casi  giraba sobre  los talones. Estaba  solo en la  inmensa  casa  de  dos plantas.

 Al fin había logrado convencer a A.B. dejarse llevar a los lindes del paraíso.

A.B. además de bella era exuberante. Verla tan solo le motivaba todos los sentidos, y como se confesaba a si mismo, le inspiraba las más encantadoras guarrerías.

Se encontraron en la unión de dos calles dulcificadas por jardines y por veredas por donde paseaban perros de las marcas mas raras llevados por las manos firmes de sus dueños o dueñas.

A.B. era además de bella y exuberante, discreta. Emprendieron la fuga a uno de aquellos hoteles de lujo para anónimos enamorados y fueron desfilando por un sendero interior adornado de plantas tropicales. Retozó como los mismos críos, bebió un par de buenos vasos de whisky, y con la mayor discreción se mandó garganta abajo una pastilla azul-celeste, de la que esperaba al menos un par de milagros.

A.B. estaba eufórica. Ella había sido compañera de estudios y trabajo de la mujer del potentado que tenía allí mismo, entronizado en el lecho y le contaba unas anécdotas más que deliciosas.

Algo de lo que A.B. le hizo partícipe le provocó una risa colosal. Rió lo menos largos cinco o quizá ocho minutos sin poder parar la risa.
Inesperadamente cayó sobre las almohadas y almohadones . Se puso pálido y unos raros sonidos hicieron  cesar  la risa.

Así quedó. Inerte. A.B. se dio cuenta que algo grave pasaba. Llamó a la conserjería y pidió un médico. No había médico. Rogó que llamaran una ambulancia con la mayor urgencia ,pero llegar hasta aquél lugar iba a demorar al menos una hora le anticiparon. En medio de su propia desesperación trató de hacerle respiración boca a boca. Le dió significativos golpes en el pecho, como lo había visto hacer en un programa de T.V., pero el hombre no reaccionó.

Estaba muerto, irremediablemente muerto. Cuando llegó la ambulancia se fue con los enfermeros y lo hizo llevar a la clínica donde ella sabía era atendido. Apenas los camilleros lo ingresaron A.B. desapareció.

Esa noche no había ningún médico de guardia conocido del difunto. Pasaron horas hasta que alguien lo identificó y dieron aviso a la familia. Su mujer estaba de viaje en un país limítrofe. Su cuñado no creyó que el marido de su hermana hubiera muerto de forma repentina y no se dignó llegar a la clínica.

Ahora el hombre comparecía ante el Guía. Había recobrado la euforia. “Chiquillo te haré un monumento!!” le decía al Guía mientras le palmeaba la espalda. “ Le pediré a mi amigo Fernando Botero un monumento de puro bronce . Te hará un poco gordito, seguro, pero tan angelical... “ le vociferaba al Guía. No tomó asiento. Lo sentaron y acto seguido le proyectaron la película.

Mira,ese soy yo con mi primera mujer! Era guapa y tan dulce, pero vivía pendiente de un método de un tal Ogino y llevaba un calendario de no se que fechas, y al llegar a la mitad de cada mes no comparecía en el lecho ni prometiéndole el diamante Koh -i-noor. Era no y no.Cuando le anuncié nuestro divorcio respiró aliviada. Por fin me quitaría de encima. Tuvimos un buen divorcio, con fiesta de Divorciados e invitados especiales , y al final le obsequié un viaje a San Petersburgo, con el que ella soñaba. La compensé tal como le correspondía y quedamos en paz. Y no me paséis la parte de mi segunda mujer, porque era guapísima, pero había que pedir audiencia para que aceptara franquear las puertas de nuestro tálamo matrimonial. Eso es lo que tienen las damas: en el noviazgo son unas leonas y apenas firmamos las actas del Registro Civil, se vuelven icebergs.”
Tuvo una reminiscencia de reflexión y dirigiéndose de lleno al Guía dijo:

Oiga, diga, por qué me viene a mostrar mis aventuras ? ¿Qué está buscando de mí ? ¿Chantajearme acaso? No se moleste, mi mujer sabe que soy un marido infiel pero ella ni se molesta en sacarme a relucir el tema.La tía ésta sabe muy bien que junto a mí vale millones. Sin mí tendría que ponerse a vender cigarrillos en un estanco.”

-Oh, no, nada de eso. Aquí cumplimos nuestro sacro deber mostrando las filmaciones. Eso es todo.

-Mire Don, aquí entre nosotros que al fin y al cabo estamos entre hombres, de lo único que me enorgullezco es haber follado al mejor de los estilos ! Con Arte, con pasión, como Dios manda! Y no quiera saber la cantidad de mujeres que hice felices, dichosas, que las elevé a las mismas categorías de las diosas !”


El guía sonrió con su cara de angelote y le mostró la puerta por la que debía dejar la sala.

Y unos segundos antes que traspusiera la puerta, el Guía le dijo:

- La Ley te está marcando que no has amado a ninguna de esas mujeres. Para ti fueron simples transacciones, como todos tus negocios.-

Foto:www.decoist.com


1 comentario:

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz. Hola a todos.

Un nuevo "relato de la otra esfera" nos ofrece nuestra clarividente observadora del transmundo. Un relato en dos partes en el que se nos ofrece la visión de lo que pudiera suceder al realizar el saldo de nuestra vida, una vez tengamos que presentarnos ante el Alto Tribunal, que no sentenciará sino lo que nosotros mismos hayamos proyectado. Maquinaria (nos dice nuestra autora) inexorable e infalible, sobre la que no se puede actuar, pues funciona en el tiempo real que va conformando, a cada instante, la concatenación ineludible de lo eterno.

Allí será el llanto y el crujir de dientes (Lucas dixit), y muchos, quizás, no se reconocerán en lo que vean que han sido, en lo que han hecho, en lo que han omitido. Pero el Guía les mostrará que "eso" que están contemplando es, ni más ni menos, la proyección de su vida, filmada para la posteridad por la infalible Maquinaria, que sólo obedece a las leyes inexorables de su propio e infinito mecanismo.

Nada ni nadie puede interferir. El libre albedrío es una entelequia. Sólo ignorarlo nos salva y nos hace sentir una parodia de libertad. Aquel que mediante el Conocimiento es capaz de descubrirlo, de asumir que estamos sometidos a lo condicional de un complejo mecanismo que sólo puede ser "intuido", mas no demostrado, serán quienes más se acerquen a experimentar esta libertad condicionada. Es el "saberlo" lo que nos hará verdaderamente libres.
Quien cree ser víctima de un complot que le intenta despojar de su libre voluntad —por virtud de la cual cree ser dueño de su destino—, antes o después recibirá de la Maquinaria Inexorable la respuesta a su falacia. Y éstos son los que más se extrañarán ante la "proyección" de sus vidas, no reconociéndose en ellas, creyéndolas falseadas, manipuladas, por agentes ajenos a "su verdad" —que creen "la Verdad".

Beatriz nos describe con acierto, esa su visión de "lo que sucede" en la otra esfera, esa que nos contiene, pero que, habitualmente, permanece oculta a nuestros ojos y nuestra conciencia.

Gracias, Beatriz, como siempre por proponer y estimular.
Un abrazo a todos.