viernes, 17 de marzo de 2017

LA SALIDA

Mao Tse Tung tuvo que salir de los Infiernos por mediación de un francés que llevaba muchos siglos congraciándose con el Maligno, a causa que en reiteradas ocasiones dejaba ganar al dueño de casa partidas de ajedrez.

Cuando traspuso la gatera infernal, se lo vio a Mao muy alto y de porte atlético, recuperado de las dolencias y la edad senil que le habían llevado al óbito.

Lo primero que advirtió fue que su retrato había desaparecido de todos los muros y columnas de propaganda y las fotos de Teng Hsiao Ping reemplazando a las suyas se apreciaban en alto relieve y resplandecían aún en la noche y bajo la lluvia.

Quedó estupefacto ante los puestos de venta de periódicos. Allí la gente se reunía sin apuro a leer los titulares y a comentar jocosamente la nueva ley de matrimonio. Mao, olvidándose que era un fantasma tomó al azar algunos ejemplares.

Inesperadamente se encontró siendo tomado levemente por el brazo izquierdo por un polaco que había conocido en los Infiernos: Rostik Kaneruk, que en los ratos de ocio zurcía las caudas de los demonios y en horas comunes trabajaba de espía del Maligno.El mismo Mao sabía de muy buenas fuentes que el Secretario General lo tenía apuntado en la lista de los miembros destacados, por lo que al ex jerarca chino se le contrajeron los humores.
¿De servicio?, preguntó Mao a Kaneruk.”Visita de Turismo” , respondió el aludido.Mao pensó:: “Si dijo turismo es porque debe haber algo gordo”

El Vaticano, quizás ? ,preguntó Mao.
Acabo de enterarme que hay un polaco en el sitial de Pedro, el Apóstol”
Lo felicito, camarada Kaneruk: Ud. Siempre bien informado.


El delegado del Infierno rió con una risita socarronay llevándose las yemas de los dedos unidas hasta sus labios enviaba besos al aire con gesto divertido.
Mao – comenzó diciendo Kaneruk – el Jefe le ha tomado verdadera estima y desea que Ud. Progrese en la Carrera.
Honradísimo – murmuró el ex Premier.”Ud. Sabe que en la Carrera los servicios son todos iguales. Ninguno goza de mayor o menor jerarquía.

Me está dorando la píldora” , pensó Mao y quiso distraerse admirando una nave surta en el espigón más cercano.
El ex premier se dobló para tomar un objeto cilíndrico que yacía en un cúmulo de basuras a un costado de la dársena.Lo hizo girar hasta que lanzó un grito:

¡Coca Cola ! ¡Coca Cola envase de latón!!
Mao estaba tan rojo y doblegado por la elevada estatura,que le hacía recordar a Kaneruk una cacerola abollada en la que su madre cocinaba el borsch.

-Belcebú ha dicho que no hay inconvenientes en que abra usted una feria de novedades en París...
Mao dejaba escurrir unas  lágrimas sentado sobre un adoquín relamido por desechos de petróleo.
-Su labor estará concentrada en la compra y venta. Podrá viajar. Correr mundo y … quien sabe - le animaba el polaco.


Mao compórtese. Por mucho Jefe de Estado que Ud. Haya sido, por líder, todo eso ya pasó. Debe reconocer que la China de Mao ya no existe. Teng y los que sucedan a Teng pasarán y China seguirá siendo China. Este mundo está cambiando aceleradamente. Pronto sucederá un colapso internacional. Todos los países quedarán enterados que Fort Knox está vacío y que las reservas de oro se quemaron en las guerras perdidas, en carrera armamentista, en espionaje, sobornos y gobiernos títeres. Hasta nosotros dejaremos de usar nuestras anacrónicas colas archi-remendadas con similes de mono y adoptaremos rabos de dacrón. Imagine la inmensa población actual de los Infiernos va a septuplicarse en la próxima década. Belcebú en persona ha tenido que visitar a los directivos de la Casio para interesarles en una supercomputadora y banco de datos que pueda mantener nuestros archivos al día. No es fácil. Siempre se nos desliza algun internado, tal como usted mismo lo ha logrado.”

De inmediato se oyeron disparos de pistola. Hombres favorecidos por las sombras huyeron en bicicletas hacia el bosque cercano y como impulsadas por la misma mano endebles luces se encendieron en las cercanías. Desde la rada se dejó oir una sirena de alarma y algunos barcos, entre ellos el yankee, se iluminaron de proa a popa. Una gran manguera de incendios fue corriendo por uno de los muelles y a medida que los disparos se multiplicaban, el aire se iba llenando de signos de peligro que se azuzaban y perdían en torno al bosque. Finalmente un jeep de la Prefectura apareció gastando los faros con el “encendido a giorno”. Los militares aparecieron blandiendo con soberbia sus itaka.
Los cuatro militares bajaron del jeep, corrieron en diagonal, caminaron con sigilo junto a un muro que los visitantes del Infierno no habían advertido,dos de ellos estuvieron a punto de matarse chocando espalda contra espalda,pero nadie vio a Rostk Kaneruk dialogando con Mao Tse Tung ,sentados a horcajadas sobre la pared.
Tampoco escucharon el breve diálogo que ambos sostenían:

Es muy dura esta posición – decía el ex Premier achicando la eminencia de su voz.
Es excesivamente dura hasta para unos pobres diablos como nosotros “ , dijo el polaco.
-Permita que regrese a los Infiernos – rogó Mao y algunos lagrimones se le corrieron de los ojos.
Imposible. Belcebú lo ha confinado a la feria de novedades de París”

Rostik se sintió alcanzado por un estado de creciente euforia que le hizo sudar azufre, sin embargo dejó que el evadido masticara la negativa y luego dejó caer su respuesta:

Unicamente que pactemos una permuta. “¿Cuál?” exclamó Mao con ansiedad.
-Yo me haré cargo de la feria y Ud. Irá de zurcidor de las diablas caudas.

Mao pensó: “Polaco reaccionario” , pero antes de que el espía se arrepintiera de la oferta respondió: Que sea !!



1 comentario:

Adelina. dijo...

MUY BUENO BEATRÍZ.ADELINA.