EL FULANITO


Al final del verano del 2003, medio en broma medio en serio, le dije a mi esposo que tenía una historia – o quizá una historieta- para contar . Y él, con todo su optimismo me impulsó a crearla. “Hazlo!” me dijo y a partir de aquella tarde, le fui leyendo capítulo tras capítulo.

 En menos de 15 dias había escrito tal cantidad de páginas, que ya resultaba imposible abandonar el relato.
No obstante aquél entusiasmo inicial, y de pensar que había contado toda la historieta, nos sucede que comenzamos a reflexionar y analizar cada uno de los episodios y nos habíamos dispersado en demasía. Entonces aparcamos y dejamos que el Tiempo transcurriera.


No fuimos ociosos. La retomamos con fervor .La volvimos a bajar al subsuelo. La volvimos a subir, seguimos trabajando. Y recién ahora, 14 años después, le hemos colocado el punto final.

De “EL FULANITO” no podemos decir que sea un impostor. Es alguien que busca una ventana social desde la cual asomarse. El junto a su Mamma se integran a Mar del Plata igual que los miles de extranjeros que allí se radicaron en la post-guerra.


El Fulanito es un pagano que va descubriendo esta bella metrópolis surgida allí donde se encuentra el Cabo Corrientes. Nos va revelando - mientras dialoga con un Abuelo – que no es su abuelo – su propio avatar junto con una visión personal de una urbe que ha logrado atraparle. Y como ya se pueden imaginar, lleva adheridas algunas pinceladas de humor. 

Pueden adquirir su copia eBook aquí
http://www.lulu.com/shop/beatriz-basenji/el-fulanito/ebook/product-23136063.html

Ilustración:  Rocío  Cuelli  


Comentarios

Rodrigo ha dicho que…
Hola, Beatriz. Hola a todos:

Y por fin alumbrose la criatura...
Como nuestra amiga —quizás sin saberlo—, en esas regiones del alma donde habitan los sueños, heredó al igual que Gautama una anterior vida elefantina, este, el más querido de sus sueños, no podía sino cumplir el preceptivo periodo de gestación, que, como se sabe, en los elefantes se alarga mucho más allá que en los humanos.

Y no ya los entre 18 y 22 meses que anda la meticulosa elefanta pergeñando la futura nueva vida, sino que en el alma se cuenta no ya por meses sino por años el tiempo en alumbrar un sueño. Así pues...
En nuestra amiga han sido 14 años, catorce años como catorce soles que anduvo trajinando, poniendo y quitando ideas, conceptos, giros y tirabuzones, matices y colorido, todo para que lo alumbrado tuviera todo lo que precisan los sueños paridos: ilusión satisfecha.

Espero que esta nueva criatura, tan deseada como querida, cumpla con su cometido, que no es otro que dar cumplida satisfacción a su demiurgo: nuestra querida Beatriz.

Larga y venturosa vida a EL FULANITO, y su empeño.
Un abrazo a todos... y anímense, anímense a adquirir la novelita; merece la pena.

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total