LAS HORMIGAS BÍPEDAS


“Aquí tenemos buenos ingenieros,buenos arquitectos, buenos capataces, buenos materiales y buena arena para construír. ¿Qué falló entonces?”
“MUCHA ARENA Y POCO CEMENTO”
Fragmento del reportaje de
F. Peregil – Puerto Principe 26/01/2010
El País , Versión digital.

Er periodista ha trevistao argunos profesionales der arte de Construír en Haití y entre las mushas consideraciones han lanzao esa frase que os trascribí ar comienzo.
¿Qué falló entonces ? Es como decia cierto empresario de Sao Paulo : Son las hormigas bípedas que trabajan toíta la noshe!
Se teníamo años ha, una vecina mú estudiada y ya mayorcita, que asistía a la gerencia de la que era entonces, la constructora más potente der lugá ande se viviamos de aqueya. Cercana a jubilarse como pa invertir sus ahorritos le pareció tené una güena oportunidá con una vieja casita bien ubicá, pa comprarla y reciclarla.
Era una desas casitas que no das diez pesos por ellas, pero erre que erre, a pesá de los consejos familiares y de amigos, la compró y se dió a la tarea de ponerla en valor.
Ta entonce, nuestra vecina, que habia estao rodeá de lo mas granao en la materia: los mejores ingenieros, los arquitectos mas de onda , etc. etc. se sabía ar dediyo tóo loque hay que saberse pa plantar una güena casa. Se compró lo mejó de lo mejó, y se dio a la tarea de contratarse un arbañil .Que no vamo a revelá la nacionalidá pa que no haya luego la sospecha que discriminamo. Ná.
Era ya un hombre mayó. Simpático, servicial, destos que se te ofrecen pa lo que sea. Y pim, pam, se empezó la obra. Bastante bien iba la cosa hasta que se yegaron a los cielorrasos. Ahí er arbañil le dijo:”Señorita, tiene que contratarse un yesero. Si Ud. quiere me tengo un conocío que basta que yo le yame, le pasará con gusto presupuesto”
Ansí nomás fué. Mi vecina los citó a ambos, les invitó sendas copas de güen vino, y se pusieron a rememorá los viejos tiempos a gusto y placer.
Cual era la nécdota ? Que ambos – arbañil y yesero – habian trabajao pal Jefe de mi vecina, y ahí se sacaron sus trapitos ar sol. Quel yesero se habia construido su propia casa con toíto lo que le habia afanao ar empresario , merodeando por las noshes en las grandes obras. ¿Que si había vigilador? Que sí los había!!
Decían yesero y arbañil:”Cincuenta edificios levantó! Pero si no le hubiésemo robao cuanto le robamos, este tío se construía lo menos cien!!
Pero eso sí, hasta er momento, ahí estan los edificios. Ninguno se ha derrumbao.

Comentarios

El caminante ha dicho que…
siiii. Es verdad. Eso ocurre en todos lados. Conozco casos de varias partes. Lo peor es que en los programas de gobierno hacen los mismo en carreteras, escuelas y demas. Y créelo que algunos ya han caído...
Saludos desde Yucatán.
Beatriz Basenji ha dicho que…
Gracias, Caminante! Soy una enamorada de la Civilización Maya.Mucho Bien para tu querido Pueblo y cordiales saludos.
Beatriz Basenji.
ANITA ha dicho que…
Si robar y vanagloriarse es orgullo, me lo expliquen.
Aunque esto se puede aplicar a muchas mas cosas.
Besos

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total