jueves, 14 de octubre de 2010

MIREYA MAYOR , ANTROPÓLOGA



Compaginar la maternidad y el trabajo ha sido complicado. "Pero nunca he pensado renunciar, explorar no es solo lo que hago sino lo que soy. No tengo ningún sentimiento de culpa, en el fondo trabajo para dejar un mundo mejor para mis hijas. Ellas saben que mamá se va unos meses y vuelve con historias y regalos de la selva". A la mayor, Emma, la llevó a Madagascar con 10 meses. "Me pasó algo muy cómico, cogí una pitón en una calle para evitar que la atropellaran pero la niña no quiso que la dejara a ella en el suelo, así que cargaba con las dos cuando vi que la gente nos señalaba sorprendida: Emma se había metido en la boca la cola de la serpiente como si fuera su mordedor de goma".
Mayor, autora del libro en inglés Botas rosas y un machete: mi viaje de animadora de la NFL a exploradora de National Geographic, que ya es título pero que tiene prólogo de Jane Goodall, lo ha pasado realmente mal: sufrió una grave septicemia y una vez volvió de Tanzania tan llena de parásitos que el médico le preguntó "si había estado lamiendo retretes en África".

“Me persiguió un gorila sin suerte con las hembras”
Jacinto Antón 14 /10/2010
EL PAÍS, versión digital.

Caramba ! Poquisimas veces encontramos en las páginas de los diarios una nota tan simpática , dedicada a una mujer científica. Antropóloga , que realiza campañas de su especialidad allá donde surja la propuesta o la oportunidad de acrecentar conocimientos.
En su biografía podemos leer: “Desde aquella primera aventura, Mireya Mayor ha dormido en selvas lejanas entre víboras venenosas, asaltada por gorilas, perseguida por elefantes, manoseada por leopardos, escalando montañas y nadando con grandes tiburones blancos, sin detenerse ni para respirar “ . Recientemente y por obra del azar, descubrió al Microcebus mittermeieri , así nominada esta especie de lémur ratón, en homenaje al primatólogo norteamericano Russel Mittermeier.

Aunque amamos profundamente la Naturaleza , nunca podríamos llevar a cabo las campañas que protagoniza Mireya Mayor. Entre otras, porque padecemos una marcada fobia hacia los insectos . Ni que decir si nos encontramos con una pitón ! Paralizados quedaremos con la sola presencia de estas bichas.
De los gorilas tampoco me puedo definir inclinado a simpatizar con su compañía. La vez que me encontré de frente con dos de ellos, huí a la mayor velocidad que mis piernas me aportaban. Y de la corrida, me quedé sin aliento y lo peor, en una aldea de la que se mentaba su antropofagia.
No más fué llegar y sentarme en la primera piedra que encontré, se fueron acercando primero unos chiquillos, luego algun abuelo de los chiquillos, pero lo peor fué cuando un par de señoras de tamaño imponente y decidido, se plantaron ante mí como para calcular mi peso. Como si de cualquier res se tratara !
Menos mal que me localizaron mediante el GPS mis compañeros de ruta, porque de lo contrario, habríamos terminado con nuestros huesos en la marmita del pueblo.

Lo mío son los felinos. Venga un león, un leopardo, guepardo, puma, lince ibérico, yagüareté, panteras negras o rosadas, yo ahí tranquilo, sobándoles el lomo, si me lo permiten, claro !
Por eso llevo una rendida admiración por estas féminas, capaces de cargar en un brazo con su hijita y en el otro, la pitón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJAJA ¡¡¡qué bueno!! JAJAJAJAJAJJAJA. Te ha faltado decir Beatriz ;y el marido detrás.
Siendo serios,cada día hay más mujeres que lo llevan todo y bien hecho.Así están más de un machito...mmmmm...inquietos JAJAJAJAJAJAJAJA.

Abrazos.Me gustó mucho.¡¡Buen humor!!
Arrayán

Beatriz Basenji dijo...

Arrayán:Un artículo encantador de Antón,aparecido en EL PAÍS, de hoy.Si tuviera en mi casa uno de esos ejemplares de lémur ratón, pues no te quepa la menor duda,no haría mas que contemplarlo y jugar con él!
Una vez me preguntaron que sería lo que mas me gustaría hacer. ACARICIAR ANIMALES , respondí.

Cordiales saludos.