domingo, 26 de diciembre de 2010

LOS BALONES ERRÁTICOS






Ya sea por algún nuevo libro del físico Stephen Hawking, o por algún otro tema en que se involucra la materia del Universo, surgen en algunos portales comentarios cruzados entre ateos y creyentes dignos de ser leídos y hasta considerados como episodios de una saga .
La voz cantante siempre la llevan los estudiosos de las Ciencias, que con sus conocimientos van aportando lo mas positivo de las discusiones.
Empero, lo que dá los matices de espectáculo, son los modos de descalificar al “Otro “ que usan algunos foreros. Ahí es donde se pierde el objetivo del discurso, por mínimo que sea.

Siempre nos caemos , por donde tenemos nuestros agujeritos del orgullo, la vanidad,la soberbia. Ese considerar al “Otro” un ignorante, un corto de entendimiento, un poco instruído, por la sencilla razón que el “Otro” piensa diferente, ha encontrado otros caminos, ha abrevado en otras fuentes, etc. etc. Entonces le decimos con todo coraje – porque el medio nos lo soporta – que estudie biología, física cuántica, neurología, etc. etc.

Desde mi modesto punto de vista,pienso que , siempre debemos tener en cuenta quien es el “Otro”. Informarnos – al menos - mínimamente. Porque, detrás de toda letra, hay UNA PERSONA.
¿Por qué agredirla ? Por el solo hecho de que no acepta nuestros puntos de vista? Tan ególatras somos que no nos damos ni cuenta que algunas veces estamos ante seres que han sido Maestros de generaciones. Seres reconocidos por sus pares a niveles insospechables. Personas que vivieron y viven dedicadas a la investigación en diversos campos de la ciencia que eligieron. Siempre vamos a llevar en nuestro pensamiento mas incógnitas que conocimientos demostrables . Es bueno y legítimo compartir con LOS OTROS nuestras búsquedas e inquietudes, porque con toda seguridad, si somos honestos con nosotros mismos y nuestros prójimos, quizás podremos investigar en otros campos y enriquecer nuestro bagaje.


Alguno de estos foreros me hacen recordar a una famosa orfebre, que trabajando en las preciosidades de sus joyas, era molestada por el balón extraviado de unos niños vecinos. Esta mujer tenía la santa paciencia, de abandonar sus minuciosos detalles un par de minutos, para devolver a los niños el balón. Cuando estos crecieron y se enteraron quien era su vecina, no sabían cómo disculparse ante ella por el tiempo que le hicieron perder con sus pelotas erráticas.

Ninguno tenemos a LA VERDAD encerrada en nuestro puño.
(Así sea virtual ) .

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Beatriz:

Nadie tiene la verdad,es muy cierto,además todos vamos en busca de esas verdades que de por vida estará presente.Todos en un momento determinado nos erigimos en dioses sin ninguna humildad defendiendo nuestro criterio cueste lo que cueste,sin escuchar al otro,sin indagar que es lo que realmente nos quieren decir.Mala educación,asignatura que hay que revisar de vez en cuando.
Si ya hablamos sobre temas religiosos la cosa se pone en tono de "Fa" cuando el dogmatismo hace defender lo indefendible cuando la ciencia da contestaciones a muchos porqués.No quieren seguir aprendiendo,el dogma se lo impide ,la fe ciega y sobre todo el miedo a la libertad,a ser ellos mismos y utilizar la razón,la mente por ellos mismos.Se sienten cojos sin el dogma y con él ignorantes gritando y jugando a ganar.

Una entrada muy para seguir pensando.Gracias.

Muchos besos,abrazos,
Reyes

Anónimo dijo...

Reyes:No nos es fácil a los humanos mantenernos en terrenos neutrales.Es tanto lo que uno se enriquece leyendo los puntos de vista de los demás, que, aunque no se opine es un ejercicio de los mas constructivos.

Un abrazo.

Beatriz.

Anónimo dijo...

voy a robar tus posts y hacerlos pasar como mios gracias

Trasindependiente dijo...

El problema de la existencia del "otro" sigue siendo un tema central en nuestra existencia y, curiosamente, sin solucionar. Y es muy curioso que así sea porque la solución es evidente, aunque parezca un juego de palabras: ser consciente de que el otro es el yo para él y que yo soy el otro para el otro.

Gracias y saludos.

Rodrigo dijo...

Muy buen artículo, Beatriz, este sobre el Otro, los Otros, y los Yoes contrapuntísticos.

Trasindependiente apunta una solución que, si evidente, no es menos árdua de adoptar. Ese considerar al Otro como un Yo es lo que parece imposible de realizar/concebir.
Te apunto, de paso, querido amigo, que la existencia del Otro no es un "problema", sino una realidad; no hay problema en la existencia del Otro, el problema se produce cuando la afirmación de los Yoes entran en conflicto con los Otros, sin reparar, muchas veces, que es esa existencia de los Otros la que da sentido y cumplimiento a la realización del Yo.

Nadie posee "toda la verdad", Brisa, eso es cierto. Para arrogársela, se necesita un ejercicio de focalización: mirar a través de un catalejo y considerar verdad únicamente lo observado a través de él, dejando fuera todo lo demás (que es casi todo); el dogma es un catalejo, y, además, fijo, como esos que existen en los paseos marítimos, así pues...
Otra gran verdad que expresas, Brisa, es la causa para ser acólito del dogma o de la "verdad revelada": el miedo a la libertad; el vértigo ante la tesitura de resolver la cuestión por sí mismo, sin muletas, sin guías. Se necesita un coraje que no todo el mundo tiene para buscar y descubrir la verdad propia y para admitir la verdad de los otros proponiéndola como parte de nuestra verdad. Es más sencillo y cómodo apuntarse a las verdades ajenas (pero también más servil, pero eso, a lo que se ve, da igual).

Por último, decir al anónimo que propone el latrocinio como método para la apropiación de la verdad ajena y hacerla pasar como propia, que no es esto de lo que habla el post. Ese dicterio o comentario absurdo solo tiene cabida en un eslogan SGAEniano ante alguien que defiende la libertad de expresión y circulación del saber (que es único y universal, no personal). Así es que amigo mío, o especifica su comentario, o no arroje piedras sin sentido a donde no debe.

Gracias, Beatriz, por tus posts llenos de originalidad y actualidad. Es un valor siempre a reconocer que alguien se tome la molestia y el esfuerzo de aportar la propia visión de la vida, y, encima, lo haga con amenidad.

Un abrazo a todos, y...
¡¡¡ FELICES FIESTAS !!!

Rodrigo dijo...

Muy buen artículo, Beatriz, este sobre el Otro, los Otros, y los Yoes contrapuntísticos.
Trasindependiente apunta una solución que, si evidente, no es menos árdua de adoptar. Ese considerar al Otro como un Yo es lo que parece imposible de realizar/concebir.
Te apunto, de paso, querido amigo, que la existencia del Otro no es un "problema", sino una realidad; no hay problema en la existencia del Otro, el problema se produce cuando la afirmación de los Yoes entran en conflicto con los Otros, sin reparar, muchas veces, que es esa existencia de los Otros la que da sentido y cumplimiento a la realización del Yo.

Nadie posee "toda la verdad", Brisa, eso es cierto. Para arrogársela, se necesita un ejercicio de focalización: mirar a través de un catalejo y considerar verdad únicamente lo observado a través de él, dejando fuera todo lo demás (que es casi todo); el dogma es un catalejo, y, además, fijo, como esos que existen en los paseos marítimos, así pues...
Otra gran verdad que expresas, Brisa, es la causa para ser acólito del dogma o de la "verdad revelada": el miedo a la libertad; el vértigo ante la tesitura de resolver la cuestión por sí mismo, sin muletas, sin guías. Se necesita un coraje que no todo el mundo tiene para buscar y descubrir la verdad propia y para admitir la verdad de los otros proponiéndola como parte de nuestra verdad. Es más sencillo y cómodo apuntarse a las verdades ajenas (pero también más servil, pero eso, a lo que se ve, da igual).

(sigue...)

Rodrigo dijo...

Por último, decir al anónimo que propone el latrocinio como método para la apropiación de la verdad ajena y hacerla pasar como propia, que no es esto de lo que habla el post. Ese dicterio o comentario absurdo solo tiene cabida en un eslogan SGAEniano ante alguien que defiende la libertad de expresión y circulación del saber (que es único y universal, no personal). Así es que amigo mío, o especifica su comentario, o no arroje piedras sin sentido a donde no debe.

Gracias, Beatriz, por tus posts llenos de originalidad y actualidad. Es un valor siempre a reconocer que alguien se tome la molestia y el esfuerzo de aportar la propia visión de la vida, y, encima, lo haga con amenidad.

Un abrazo a todos, y...
¡¡¡ FELICES FIESTAS !!!

Anónimo dijo...

Atención !! Monsiuer Le Loup,hoy son los Santos Inocentes y alguno se ha colado por aquí por el anónimo,digo.

Un abrazo,siga siendo usted feliz por la estepa con polvorones y alfajores.

Bestriz ¡¡¡¡ busquemos al causante de la inocentada !!!!! JAJAJAJAJJAJAJA.

Besitos,
Reyes