domingo, 12 de junio de 2011

BELLEZAS INFANTILES





" Los concursos de belleza infantiles en Estados Unidos tienen miles de seguidores y también los programas de reality shows (como el mencionado) en los que se sigue la vida diaria de niñas que participan en ellos desde edades tan tempranas como los dos años y medio. Los padres justifican la participación de sus hijas alegando que les gusta y que refuerza su autoestima. Pero asociaciones de pediatras en diferentes Estados de la Unión cuestionan el hecho de que se estésexualizando a las más pequeñas desde cada vez más tempranas edades.El caso más dramático en los últimos tiempos levantó una inmensa polémica en EE UU. Los servicios de protección el menor de la ciudad de San Francisco le retiraron la custodia a Kerry Campbell por inyectar botox a Britney, su hija de ocho años. "Solo quiero lo mejor para mi hija en la vida, así que cuanto antes empiece a ser una superestrella mucho mejor", declaró la madre. Campbell acudió a todos los programas de las mañanas televisivas de EE UU mostrando las bondades de que el rostro de su hija estuviera libre de arrugas -y de pelo, las depilaciones en el cuerpo de Britney eran sistemáticas- desde tan joven. "Es muy afortunada y va a ser famosa por todo lo que le estoy dando desde tan pronto", declaró la progenitora. "Cuando sea una estrella y gane muchos millones siempre estará agradecida a su madre por lo que hizo por ella".

“Para el “cumple” botox de regalo “

Yolanda Monge – 123/06 / 2011
El País – versión digital

Quien mas quien menos, hemos visto por la tele alguno de estos concursos de belleza para niñitas muy pequeñas. Nos ha llamado la atención la actitud de las madres .

Recuerdo que en una oportunidad, acudí a una gran tienda de telas en busca de una de ellas para realizar a nuestra hija un disfraz para lucir en Carnaval. Tras admirar unas cuantas piezas de tela, mientras el vendedor empuñaba la tijera para cortar la elegida , le salió del alma esta frase :
- Ya no sabe cómo vestir a su “muñeca” !!

Aunque sonó divertido, realmente no me hizo gracia alguna. Primero, porque desde que nació, he considerado a la niña UNA PERSONA. Segundo, porque la intención era que la nena se divirtiera con su disfraz, así como a mi vez, me divertí yo misma cuando mi Mamá me regaló un disfraz de Hada. Se trataba de una especie de ritual familiar.

Qué niño no fué feliz disfrazado de pirata, pinocho o ciruja ?
Qué niña no brincó, bailó, giró alborozada con unas faldas sevillanas o de patinadora ? Felices que fuimos con nuestro disfraz de Bichito Bucki, aldeana holandesa o bahiana ! Nos dormimos con nuestros disfraces , para poder despertar aún con esas identidades tan encantadoras. Tan de niños .
En los mismos Jardines de Infantes, se estimula a los niños para que elijan disfraces , o busquen elementos con los cuales crear personajes imaginarios o que estimulan su imaginación. Eso es positivo, porque es parte del juego de los niños , de su plan cotidiano de actividades.

Ahora vemos en la televisión de algunos países , los procesos , los pasos previos para elegir la Belleza Infantil. Hay quienes opinan y con razón, que estos concursos son ABOMINABLES .
Criaturas maquilladamente hermosas, por imperio de sus mamás. Nos dejan ver los entretelones de estos concursos, con niñitas que de pronto ruegan a su Mamá que no les tironee más del cabello, o que deje de pasarle la “planchita” , o sujetar tanto moño !

Luego, cuando finalmente quedan elegidas las tres finalistas, hay un caerse del pedestal de la magia de las otras veinte o treinta concursantes, con sus respectivas madres, que lo entran a padecer por el lado peor de sus egos.

No se puede vivir de la preferencia de los jurados, ya sea que exhibamos a nuestras hijas o nuestros perros. No es bueno ni para nosotros ni para nuestras indefensas víctimas. ¿Sabemos acaso como asumirán el resto de sus vidas, esa derrota, estas niñas sometidas a estos concursos de Belleza Infantil?

Hoy vemos estos Certámenes en países con los que precisamente no nos identificamos. Sin embargo, las cadenas de indumentaria para niños van reproduciendo patrones universales que van creando mas que un vestir, un exhibir . Una intención que excede el abrigar al cuerpo, o mantenerlo a un nivel de frescura.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Beatriz:

Una niña no es una muñeca,es un ser humano en su principio de desarrollo.Estos asquerosos concursos ,basados en las gilimemeces de aburridos ciudadanos de EEUU,deberían tomar medidas,hay que proteger a la infancia.Puede afectar el desarrollo psicológico de las niñas,pero no sólo por esto,sino por los gilememos de sus padres.
Concursos de este tipo no se deberían de permitir,y a esos padres los ponía en cuarentena antes de seguir en su función e padres.
Si son los concursos de mises de adultas y me ponen enferma esa imagen que quieren dar de la belleza!,pues con más razón una niña que no tiene capacidad de elección.
Muy de acuerdo contigo Beatriz,
Un abrazo,
Reyes

Anónimo dijo...

Reyes:Me escuece ver a estas niñas llevadas y traídas de concurso en concurso.Me comentaba mi hija que a casi todas le aplican botox en los labios.
Que "madres" !!

Un abrazo.

Beatriz.