EL BAÑO

De todos los ambientes de nuestro hogar, hay uno en especial que es el que contiene los rasgos mas sobresalientes de nuestra identidad : EL BAÑO. Debiéramos reconocer que la nuestra, ha sido sin lugar a dudas, la época histórica que ha permitido masivamente a esta Humanidad, acceder a la posesión de un cuarto de baño en cada unidad habitacional.


Alguien amablemente nos ha enviado lo que pretende ser un reflejo de cómo se vivía hace poco mas de 200 años y toma para ello el famoso Palacio de Versailles. Es verdad que el Palacio carece de baños, y el mismo Rey Sol la pasó muy mal cuando - invitando a los cortesanos a vivir en Versailles - debió soportar los malos olores que pululaban por entre tanta riqueza y exuberancia. Se cuenta que, era todo un espectáculo ver en horas tempranas, una larga fila de sirvientes portando cada uno las bacinillas de sus amos, para volcar las heces en un pozo ciego de las inmediaciones. No es verdad que los cortesanos arrojaran por las ventanas sus propios excrementos, porque eran gentes muy refinadas,y para ellos lo mas natural era que sus asistentes se ocuparan de los menesteres ya mencionados.

Este grave problema de los malos olores palaciegos fué lo que impulsó al rey de Francia a convocar los mejores perfumistas y pedirles que lograran aromas que disiparan la espesa atmósfera que pululaba por los salones.Así es como nació la gran industria de la perfumería francesa.

El aseo personal ha sido desde la antigüedad muy variado. Desde Aspasia de Mileto – enamorada de Pericles - que se bañaba en leche, a ciertos filósofos griegos que sometían cada día su cuerpo a una escrupulosa limpieza mediante la aplicación de ungüentos aromáticos, a aquellos que eran capaces de desafiar el frío y entrar en las aguas del mar, de ríos o lagos, nuestros antepasados se sometieron a cuanto les proporcionara la maravillosa sensación de sentirse limpios. El mismo Homero nos cuenta que los anfitriones, ante la llegada de un viajero a su casa, le ofrecían los elementos adecuados para proceder a su higiene personal y aún nos cuenta que le eran ofrecidos aceites aromáticos y hermosas prendas para cubrir su cuerpo.


En LAS MIL Y UNA NOCHES hay episodios donde se narra que las doncellas elegidas por un príncipe o alto dignatario, eran sometidas largo tiempo al embellecimiento de su piel con diferentes ungüentos.Tenemos allí también un episodio que transcurre en un baño público para mujeres, que era regenteado por una hermosa mujer cuya desdichada historia de amor la impulsaba a querer conocer las angustias de otras mujeres. (El macho cabrío y la hija del rey)

El Imperio Romano a la par que conquistó grandes áreas territoriales, fue aprovechando los sitios donde existian aguas termales para la construcción de baños públicos para uso de sus legionarios y de la gente del lugar , algunos de los cuales aún están en uso, aggiornados a nuestro tiempo. Tenemos como testimonio de los baños públicos, las Termas de Caracalla - actualmente en ruinas - una obra colosal con instalaciones donde era calentada el agua para los baños a diferentes temperaturas, destinadas a satisfacer las necesidades de los habitantes de Roma.
En la Isla de Creta – cuna del dios Zeus – fueron hallados en las inmediaciones del Palacio del mítico rey Minos,una batería de baños con inodoros construídos en piedra y con tapa, también de piedra, que giraba sobre un gozne, y cuando fueron descubiertos y se limpiaron esas instalaciones, aún funcionaban mediante un sistema de cañerías de cerámica que les proveía de agua.
Lo verdaderamente extraño es que, entre la caída del Imperio Romano y la construcción del Palacio de Versailles, nuestros antepasados perdieron los rudimentos para realizar los baños adecuados a las necesidades tanto de las multitudes como de las viviendas en particular. Aún así, existían tinas de materiales diversos, predominando las de granito y mármol , que en la edad media comenzaron a ser realizadas con diversos metales - como el cobre - por encargo de los clientes. Es posible que muchas de ellas fueran hechas en fundición, porque existíeron importantes talleres metalúrgicos donde se realizaron las obras de arte de los grandes maestros.
Es de todos conocidos que hasta bien entrado el siglo XX en muchos dormitorios se hallaban un aguamanil reposando dentro de una jofaina, casi todos ellos de hermosas manufacturas de loza, que hoy mismo es posible hallar en los mercados de pulgas .


Conclusión : la Humanidad ha sabido ingeniarse desde los albores de la Civilización para proceder al cuidado de su cuerpo, y entregarse al  agua tal como el Arte mismo nos lo muestra a través de la Afrodita que nace de las aguas, una identidad alojada permanentemente en el elemento primordial. 

Comentarios

Adelina ha dicho que…
DEJÉ COMENTARIO Y NO LO POBLICAN.
Elba (ACCION org) ha dicho que…
Qué bueno sería que el placer del cuerpo limpio se ampliara a la mente y al alma, no? estaríamos pasándonos recetas de aceites perfumados.
Elba

Entradas populares

Páginas vistas en total