lunes, 14 de marzo de 2016

LA MEJOR MAESTRA DEL MUNDO 2016





La maestra palestina Hanan Al Hroub ha sido galardonada mediante un video , por el Papa Francisco, y con los auspicios de la Fundación VARKEY , patrocinada por el Emir de Dubai, con el “Global Teacher Prize” , o como la señalan en todas partes, “ la mejor Maestra del Mundo de 2016 .

El lema de esta Maestra palestina, es NO A LA VIOLENCIA . Ella misma dice:

Trabajar duro para liberar las mentes de los niños de la violencia convertirlo en diálogos de belleza” , al momento de recibir el premio y recordar las dificultades que sus propios hijos vivieron mientras cursaban sus años escolares debido a los tiroteos en esa zona.

Ella rememora “ el sufrimiento en los ojos de nuestros estudiantes y profesores causados por los puestos de control de la ocupación militar israelí. Queremos que nuestros hijos vivan en libertad y paz como el resto de niños en todo el mundo", afirmó Al Hroub, que propone que el 2016 "sea declarado el año del profesor palestino para dar esperanzas a nuestros hijos".

Sin duda alguna, un gran reconocimiento que también destaca la labor de la Fundación VARKEY, que remarca un verdadero apoyo al “mensaje de diálogo y paz” , que va logrando esta maestra palestina ,” que nació y creció en el campo de refugiados de Deheishe, en la zona de Belén, imparte clases en la escuela primaria Samiha Jalil en la localidad de Al Bireh, cerca de Ramala.

Una excelente noticia que alienta las esperanzas de PAZ para esa conflictiva zona de Medio Oriente.

Fuente: Sal Emergui ,  Ramala - 14 / 03 / 2016
Diario  El Mundo.es

Foto:Hanan  Al  Hroub / www.dw.com

3 comentarios:

Albada Dos dijo...

En verdad hay que ser una mujer muy inteligente y con amor por la paz para mantener ese lema. Ayer leía de esta noticia, y lo que me alegra, es que haya personas como ellas. Mientras existan, hay un resquicio para la esperanza en una paz. Particularmente creo imposible que ese conflicto enquistado pueda resolverse. pero ya tocaría acabar con décadas de dolor

un abrazo

Rodrigo dijo...

Hola, Beatriz. Hola a todos.

Pues sí, mira, está bien que estos premios del mundo del petrodólar recaigan en personajes del ultra mundo (el de los olvidados), y más si estos personajes pertenecen a los sectores más desfavorecidos o débiles de la infra sociedad como es el colectivo femenino. Curioso cuanto menos, que los patrocinadores, dirigentes de un gobierno árabe cuya moralidad está fundada sobre postulados eminentemente machistas, hayan elegido a una mujer. Como si con ello quisieran lavarse la cara de modo propagandístico. No quiero se injusto, admitiendo que algo se mueve en aquellas sociedades, en orden a una inclusión de la mujer en ámbitos hasta ahora reservados exclusivamente al varón. Pero más parecen maniobras de cosmética política que otra cosa. Bueno, va, menos es nada...

En cuanto a la susodicha profesora, posiblemente no sea mejor que otras muchas (y otros muchos) que diariamente ejercen su labor, aún en más penosas condiciones, pero es el valor del ejemplo, el reconocimiento del hecho, lo que importa. La visibilidad es importante. Pero, lo siento, no creo que con este hecho (todos los años se suceden algunos más) la esperanza de paz aumente. Simplemente se mantiene en una inopia que, periódicamente, sea retroalimenta con estas "píldoras" de buenismo propagandístico.
Pese a todo, como no puede ser de otra forma, me congratulo con ello. Aunque más me alegraría una apertura realmente igualitaria en esos ricos países machistamente autoritarios.

Un abrazo a todos.

Rodrigo dijo...

Addenda:

Por otra parte, es obvia la oportunidad, por parte de un gobierno árabe, de meter el dedo en el ojo israelí. Está claro que lo que se ha querido con este premio es realizar una maniobra envolvente al conflicto, es decir, encallarlo un poco más, pues el gobierno israelí verá en este premio una bofetada a sus políticas de ocupación de territorios y ninguneo de los palestinos.
Una jugada más, vamos, en esta partida de ajedrez que se viene jugando desde 1948, año de la creación del Estado de Israel, y aun antes, desde los tiempos bíblicos.
Me reafirmo, no obstante: esperanzas de paz, las mismas (es decir, las mínimas).