ALGO SOBRE MASCOTAS

FOBOS GATO PERSA EN ADOPCIÓN - MADRID





A raíz de que una de nuestras mascotas se puso malita  hace unos dias, una amiga muy querida nos estuvo hablando sobre el rol particular que cumplen nuestras mascotas en la diaria convivencia.

Se sabe que los mismos egipcios profesaban devoción por sus gatos. Prueba de ello es que se han hallado cientos de gatos embalsamados en tiempos del Imperio Egipcio. Si bien se los veneraba a causa de mantener los acopios de cereales libres de roedores, existían otros motivos de orden espiritual que tal vez los egipcios revelaron.

Debemos tener siempre presente que NADA en este Mundo sucede por “casualidad” . Las mascotas con las que compartimos la existencia han llegado de modos muy diversos. Lo cierto es que todas ellas se han adaptado a nuestros ritmos, y se han integrado a los sucesos que se van desarrollando en el día a día. Lo que todos podemos advertir - si les prestamos la debida atención a estas criaturas casi celestiales – es que ellos con su cercanía nos demuestran no solo una fidelidad, sino un estar pendientes de nosotros.

En especial los gatos, poseen percepciones que son innegables. Conozco personas que me cuentan que sus gatos perciben cuando padecen algún dolor en el cuerpo, porque, si ellos los admiten, el gato muy discretamente se acerca y comienza a practicar con las patitas delanteras una especie de tecleado exactamente en el lugar donde le duele. A los dos minutos, el dolor ha desaparecido.

¿Cómo percibe el gato nuestros dolores físicos? Misterio. Así como perciben las dolencias de orden físico, también ellos obran en nuestro entorno absorbiendo los climas negativos que – por las razones que sean – pueden suscitarse dentro del hogar. Por eso muchos aconsejan tener en una familia mas de un gato, para que esa negatividad que ellos absorben no les sea tan pesada.

Bien podría decirse que nuestras mascotas son lo mas cercano a los Angeles de la Guarda.

Los chinos dicen que los gatos hacen llegar al Dios Supremo un informe anual acerca del comportamiento de la familia donde residen, por lo cual los chinos guardan un respeto especial por estos seres a los que consideran miembros de la familia que aceptaron ser felinos para cuidar de ellos. Es así como se dice que los gatos tienen el don de actuar como escudos ante las maldiciones o los conjuros que se pretenda hacer contra los habitantes de la casa, porque nuestros gatos son capaces de inmolarse ellos antes que el Mal nos alcance.





Comentarios

Albada2 ha dicho que…
Los gatos son seres misteriosos. Tan a su aire parecen...pero captan, como pequeños rádares muchas cosas difíciles de detectar por medios convencionales.

Un cordial saludo.
Rodrigo ha dicho que…
Hola, Beatriz. Hola a todos.

Va de mascotas... ¡hum!
Cierto es que las mascotas juegan un importante rol en la sociedad moderna, preferentemente la desarrollada. No obstante no siempre fue así.
En principio las mascotas no eran tales, ni tan siquiera eran animales de compañía, sino más o menos fieles y leales colaboradores en el mantenimiento a raya de alimañas y sabandijas y todo tipo de bichos que pululaban alrededor de los asentamientos humanos.
Los perros, para cuidar el ganado y los gatos, para alejar los ratones, por citar a las dos mascotas, con mucho, más habituales en nuestras casas.
Cumplían, pues, una función de utilidad, y no esa otra función derivada que consiste en servir de armonizador o equilibrador emocional, tal como ocurre hoy en día.

Que tengan, los gatos, en su caso, más allá de ser depositarios de nuestras atenciones, un "poder" de absorción de energías negativas, es algo que no está comprobado; aunque así nos gusta pensar que sucede.
Quizás esa naturaleza suya, tan paradójica, de "depredador" reconvertido, mediante una simbiótica evolución, en, sino presa, sí colaborador, hace de él un catalizador de nuestra tranquilidad. Seguro que a nuestros antepasados les hubiera producido la misma sensación tranquilizadora sentir el hipnótico ronroneo de un "dientes de sable" en el regazo...
Más o menos yo creo que es aquí donde hay que buscar ese efecto benéfico de los gatos: su papel de peligro domesticado, de fatalidad inocua deambulando por alféizares y respaldos de sillones; de ferocidad amable y comedida (el que convive con gatos, sabe muy bien que éstos aún conservan en lo más profundo de su sistema límbico la actitud del felino deptredador que una vez fueron; algo que aflora en ocasiones a su mirada).

Nada de extrañar tiene que los animales domésticos acaben por ser sacralizados o tenidos por seres mágicos. ¿No hay algo de sacro y mágico en ese insospechado paso del salvajismo a la domesticación? Lo malo, a veces, de la costumbre es que nos impide ver la evolución real de las cosas y su arcano origen.

Sea como fuere, las mascotas de hoy día, virada su utilidad a la de animales de compañía y,en no pocas ocasiones, en sustitutos de relaciones interpersonales (el caso de Excalibur, el perro sacrificado de Teresa, la auxiliar de clínica española infectada con Ébola, es paradigmático).

Cada cual que ponga en ellas —las mascotas— aquello que necesite; su razón le asistirá mientras cumplan adecuadamente con su función (otra cosa será si esas mascotas —para unos— se convierten en incordio o fatalidad —para otros).

Espero que esa gata malita, se recuperase, Beatriz.
Un abrazo a todos.

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total