PERROS Y CERDOS PISOTEAN MUERTOS








Los perros de Málaga ya no podrán dejar sus excrementos en el Parque canino de San Rafael.

Sin embargo, una granja de cerdos , en Lety , en el sur de Bohemia, permite a los cerdos vagar libremente en el lugar donde los nazis crearon un campo de concentración para personas Romani.


La noticia de que Ayuntamiento de Málaga ha ordenado el cierre del parque donde los perros hacían sus necesidades , es algo digno de aplaudir.   Rectificación es el trabajo de los sabios.   Era impensable que las autoridades locales en Málaga podían mantener un lugar donde los excrementos de animales se depositaban sobre las tumbas de los asesinados por el franquismo durante la Guerra Civil española. 
Esto trae a la mente una batalla que los gitanos europeos han estado sosteniendo contra el gobierno de Checa durante años, sobre el realojamiento de una granja de cerdos establecido en 1973 en Lety, Bohemia del Sur.   En 2005, el Parlamento Europeo pidió la demolición de la granja.   Sin embargo, hoy dicho criadero de cerdos está todavía en pleno funcionamiento. 
Durante la Segunda Guerra Mundial fue cuando los nazis tomaron ese territorio que se transformó de un campo de trabajo forzado a un lugar de castigo y sufrimiento: un campo de concentración para los gitanos.   Más de 1.300 hombres gitanos, mujeres y niños fueron enviados allí desde 1 de agosto de 1942 hasta su cierre el 8 de agosto de 1943.

De acuerdo con los registros del censo de la época, llevadas a cabo en el territorio dependiente de Bohemia y Moravia, sabemos que en 1942 6.500 gitanos vivían en la zona.   Sin embargo, los registros oficiales muestran que para el final de la guerra los nazis habían exterminado el 90% de la población gitana.

Existe un consenso general de que el Gobierno checo debe demoler la granja de cerdos de Lety.  El vicepresidente del Senado, Miluše Horská, incluso ha expresado que esta tierra debe ser un lugar para conocer, recordar y servir como una advertencia de lo que sucedió durante el Holocausto; un lugar para la reconciliación.   Horská reconoció que la granja de cerdos atenta contra la dignidad del sitio.

Gitanos de Checa, con los que estamos unidos con firmeza, lo condenan. Miroslav Broz, un miembro de la organización gitana 'Konexe', dijo: "No hay absolutamente ningún compromiso político real para comprar y derribar la finca.   Promesas del pasado sólo sirvieron para apaciguar a la comunidad internacional de los derechos humanos. 
Vamos a propiciar, y vamos a solicitar oficialmente que la Comisión Europea y los miembros del Parlamento Europeo revisen los subsidios agrícolas que esta región recibe y que de una vez por todas se traslade la ubicación de la granja de cerdos y que permiten a los cientos de los hombres gitanas, mujeres, ancianos y niños que fueron torturados hasta la muerte en la misma planta donde los cerdos ahora trotan libremente, para finalmente descansar en paz. 
Esta es la justicia y la dignidad que nuestro pueblo demanda. 

Juan de Dios Ramírez-Heredia
Abogado y periodista
Presidente de Unión Española Romani

Comentarios

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total