CRIATURAS DE CINCO AÑOS


“Tengo una sobrina que cuando tenía 3 añitos sus padres la dejaron a mi cuidado un par de dias. En ese tiempo venía a mi casa una asistenta que, cuando realizaba tareas de planchado se quitaba todas las pulseras conque se adornaba y las dejaba sobre una mesilla. La nena atraída por las pulseras, primero las observó una por una y luego comenzó a jugar con ellas .Así jugando las llevó hasta la sala, pero en el momento que la asistenta dijo: "Señora ya terminé, me voy", la niña vino casi corriendo con las pulseras y se las dió en la mano a su dueña. No hubo necesidad de reclamárselas.
Esta pequeña narración la dejé como colaboración al artículo publicado por Yaiza Martinez en TENDENCIAS 21.net: ”Un estudio del cerebro demuestra que el hombre es naturalmente honesto”
Mi sobrinita es ahora una joven que está realizando sus prácticas pedagógicas en la especialidad de Dibujo y Pintura , y como tal se desempeña en un colegio privado, no religioso.
Hace unos dias me vino a visitar y me comentó algo que la dejó muy consternada.
Tiene a su cargo grupos de niños de entre 5 y 7 años. Uno de estos pequeños grupos está formado por tres niñitas de cinco años. CINCO AÑOS. Dos de ellas son muy amigas, muy compinches y con la tercera ya se sabe. Los terceros como que no encajan dentro de la amistad. Una de ellas – de las dos muy amigas – cumplía años. Al entrar en la clase de Dibujo se dirige a la niñita nº 3 y le entrega un sobre muy paquete con la invitación para concurrir a la fiestita de cumpleaños. La niñita lo agradece y lo deja sobre el pupitre. Luego todas se dedican a abrir sus bloques y controlar lápices y crayones.
En determinado momento, mi sobrina observa que cae una cajita de lápices y mientras la niña nº 3 se dedica a recuperarla, la niña del cumpleaños toma el sobre que anteriormente le había dado y lo esconde. Transcurre la clase y al momento de retirarse, la niña nº 3 observa que no tiene la invitación donde la dejara. Y ahí, rápida como un rayo, la pequeña anfitriona le dice:
-Que pena que no encuentres tu invitación. Así no vas a poder ir, porque no sabes ni el lugar ni la hora donde será mi fiesta.
- Bah! No es tan importante – responde la nº 3. Y se vá.
Como todavía no saben subirse las cremalleras de sus abrigos, al momento de pedir a mi sobrina que lo haga, esta le pregunta a la niña del cumpleaños:
-No tienes que devolver algo? (Porque hasta ese momento mi sobrina pensaba que se trataba de una broma )
-Nó.
Fué toda la respuesta que dió y se fué.
Una se queda pensando: cómo será la familia de esta criatura, para que con solo 5 años obre del modo que lo hace. ¿Que valores éticos imperan en ese hogar ?
Saquen Uds. sus conclusiones .

Comentarios

ANITA ha dicho que…
Me parece bastante fuerte el comportamiento de la niña.
Parece mentira que con esa edad no sepa abrocharse un abrigo pero si tenga la capacidad dañina que es como lo veo.
Desde luego mi sincera opinión es que en su casa no la inculcan valores humanos y de convivencia.
Los niños a esa edad no saben aún diferenciar según que o donde estas cosas. Si lo ven cotidianamente o no son corregidos por sus padres, para ellos que aprenden como loritos es normal.
Crecerá y si no la corrigen no creo llegue a ser la amiga compañera que todo el mundo espera.
Si desde pequeño no se inculcan las cosas buenas no aprenderá a rectificar y luego será tarde.
Es una pena. Un abrazo
beatrizbasenji@gmail.com ha dicho que…
Anita:Es lo que impactó a mi sobrina.Y a mí por supuesto.Jamás vimos una actitud semejante ni en niños,ni jóvenes ni adultos.Los niños son el reflejo de la familia.Cordiales saludos.

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total