LOS APOCALIPSIS

A raíz de haber leído “Apocalipsis Z” en alguna página del Facebook,nos salta a la memoria que alguna vez - hace 22 años! - escribimos también un cuento de esa índole .
Eramos tan jóvenes! Llevábamos la piel lacerada por tantas trapacerías de la historia, que de tanto en tanto depurábamos nuestros venenos con desbordes literarios.
Veintidos años es mucho tiempo. Aunque en el fondo seamos la misma persona, hemos acaso madurado. Tenemos otras ópticas , no se sabe si mejores o peores, pero diferentes. No vamos pues a publicar el cuento, porque ya fué publicado , pero os lo voy a narrar.
Era un científico de alta performance . Con capacidad para haber sido el Director General ,pero con una humildad tan lograda, que se las ingenió para ir pasando como desapercibido dentro de las tramas organizativas del Laboratorio , que precisamente funcionaba en un país enemigo del suyo. Por razones que solo él sabía se involucró con el movimiento patriotico de su pueblo de origen.
Digamos que a sus partisanos no les iba bien. Casi nunca lograban lo que se proponían. Iban de frustración en frustración , lo cual en general desagüa en planes letales de mayor grado .Algo para pensar.
Así es como su organización lo convence y él tras pensarlo a conciencia, se decide. Casi en las mismas narices de una colega rompe un termo y mientras la colega se moviliza para recoger los vidrios rotos, él esconde unas cepas mortales en la carcaza vacía y entre estornudos y ojos llorosos se retira del lugar.
En menos de veinticuatro horas él llega al aeropuerto de Amsterdam. Está todo magníficamente tranquilo. El sintoniza alternativamente la BBC y Radio Netherlands. Mira por las pantallas del gran Hall del aeropuerto una tira cómica de Popeye y Olivia.La BBC anuncia que la Primera Ministro, la señora Thatcher hablará a los súbditos del reino. Pero la señora Thatcher nunca llegará a hablar y la BBC enmudece.
Radio Netherlands irradia melodías de la Isla de Java , y las melodias se repiten sin solución de continuidad. De pronto irrumpen multitudes desesperadas por los pasillos y el científico se ve llevado y traído por la marea humana. El mismo va acusando síntomas en su propio cuerpo de los impactos de las cepas mortales. Se desespera por la sed. Llega a observar que la confitería del primer piso está desierta y lucha por llegar hasta allí, pero sus fuerzas lo van abandonando a volocidades siderales.
La marea humana adquiere incongruencias totales y fatales . En medio de esa desesperación humana observa a un anciana muy cerca suyo que llora y rie a la vez. Oye una corta frase de la anciana y descubre que habla gaélico. Con las últimas fuerzas que le restan le pregunta a la anciana por qué ríe y llora.
-Ay, hijito es que Londres agoniza! Los ingleses estan muriendo como cucarachas!

Comentarios

ANITA ha dicho que…
Con que ganas me quedé de leer mas.
Haces una descripción de lo que la historia y pinta muy bien.
Estas historias cuentos como se quieran llamar me llaman mucho la atención y me gustan. De momento son ciencia ficción, pero a veces si te pones a pensar parece que en cualquier momento se hacen realidad.
Hay cosas que las vemos como un cuento pero según se adelante en técnica y ciencia no se ven tan lejanas. Las historias las películas pueden parecer exageradas en algún punto,pero hay tanto que no sabemos del mal que se puede llegar a hacer, que igual un día no estamos preparados por si al final las historias nos comen. Me gusto mucho el resumen ahora si que tengo mucha mas curiosidad. Un abrazo
beatrizbasenji@gmail.com ha dicho que…
Anita: Ya ves que pasó 1987 y lo que relata el cuento no sucedió.Pero nunca hay que descartar que algun dia un loquito nos mande a todos a la estratósfera.Por eso hay que gozar cada dia de la Paz y prepararnos para disfrutar momentos hermosos !!
Cordiales saludos.

Entradas populares

Astronomy Picture of the Day

Páginas vistas en total