domingo, 30 de septiembre de 2012

BRONQUITIS

Cada tanto mi Mujer se pilla una de esas bronquitis que la llevan a la guardia de la Clínica y el galeno que la atiende, lo primerito le dice: “Señora usté se me va a su casa y hace reposo absoluto tres dias.” Ya mismo le extiendo el certificado para que lo presente cuando vuelva a retomar su trabajo habitual.

Aquella vez era al final de un verano tórrido, húmedo, de esos dias que la ropa se te pega al cuerpo y no hay modo de convencerla que nos deje de asfixiar, de incordiarnos ! Ahí está hecha una sopa adherida a la piel, fastidiando !

Se queda mi Manzanita en la casa, quietecita, descansando pa que sus bronquios entiendan de una buena vez que deben ponerse buenos , desinflamar y volver a funcionar como idóneos  conductores del aire que respiramos. Se había adormecido y de pronto la despiertan unas explosiones de esas que gracias a Dios, hace años no nos despiertan. ¿Qué son estas explosiones se pregunta? Y encamina sus pasos  para los fondos de la casa. No descubre nada raro y se regresa . En eso, ve por las ventanas reunidos unos vecinos que en la vereda de enfrente miran para lo alto de nuestra casa. Se acerca ella a la pequeña ventanita de la puerta y al verla, los vecinos cruzan y le dicen : ¿Señora que son esas chispas que se ven levantar desde su tejado ?

¿DESDE MI TEJADO? , exclama ella y así en bata sale a la calle y mira, y en efecto, saltan unas tremendas chispas ! Vuelve corriendo otra vez hacia los fondos, y comprueba que las chispas no saltan de nuestro tejado, sino de la parrilla del vecino, que no tuvo mejor idea que ponerse a quemar cosas viejas, y entre ellas, los cohetes que le sobraron del año 2000 , cuando la gente festejaba el Milenio.

No querráis saber, el olor de pólvora que se quedó impregnando el vecindario ! Me llama mi Mujer y me dice:
-No te asustes, me voy a poner un poco de oxígeno a la Clínica. Pásame luego a buscar.

Luego de un cuarto de hora de respirar oxígeno, le vuelven a mi Manzanita los buenos colores, que diría mi Madre. Tóos contentos y felices regresamos a nuestro hogar.
Al segundo día ya va comprobando las bondades del descanso. Le toma el gustito a esas sábanas de algodón con guardas portuguesas que tanto os gustan a las señoras lucirse en la cama . Pa endulzarle la tarde, la sorprendo enviándole una bandejita de masas de confitería, que sé que la vuelven mas dulce  que la  miel. 

Como a las 10 de la noche regreso a casa. Llueve a mas no poder. Al momento que llego veo una cosa negra en la ventana del dormitorio. Como tengo prisa por guardar el auto no presto atención.


Era la Mama Gata , que debía maullar y mi Mujer le abre la ventana para que entre. Entra! Con una tremenda rata a medio matar y se la tira delante de los pies a mi mujer, que le tiene pánico a los ratones !
Creedme , los gritos que lanzaba eran fatales . Corro hasta la habitación a ver que pasa. Y ahí, mi mujer y la niña subidas a la cama, abrazadas gritando:

    - Mata esa rata que esta mierda gata nos ha traído !!Por favor !!
Y cuando todo vuelve a la calma , lanzando un hondo suspiro dice la Manzanita:

- Estas son las cosas que pasan cuando tengo bronquitis.

No hay comentarios: